Noticias SER
Logo SER

Virgen de la Candelaria al 2021

Enviado el 01/02/2017

Ya estamos en medio de la Festividad de la Virgen de la Candelaria (FVC) 2017. La primera gran expresión cultural, y de fe de quechuas, aymaras y mestizos puneños y puneñistas. Desde el 2014 ha sido reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y en el marco de ella, un plan de resguardo para garantizar su permanencia y crecimiento que aún no se está cumpliendo.

Esta Fiesta desde mi punto de vista vive tres momentos.

El primero: De los Preparativos. Los primeros actores en proyectarse para la próxima festividad son indudablemente los mascareros, artesanos bordadores, músicos, y otros que en silencio, luego de los carnavales de Oruro y de otras fiestas patronales empiezan a diseñar, rediseñar y proponer innovaciones a las nuevas máscaras, trajes y melodías de la próxima Festividad de la Candelaria. Los segundos serán los presidentes y alferados de los conjuntos autóctonos y de trajes de luces, que empiezan a organizarse y financiarse con él único objetivo de salir campeones, y por supuesto de participar de la Federación Regional de Folklore y Cultura Puno (FRFCP), el gremio donde muchos experimentados volverán con la esperanza de modificar sus estatutos para mejorar su participación. Por último las autoridades municipales, hacia noviembre presentarán pomposamente a la Comisión Organizadora de la Festividad, lmientras que la prensa y la sociedad renovará su esperanza en que la seguridad ciudadana, la limpieza y la organización de la ruta de la parada esta vez sí sea buena, pero por lo vivido, las probabilidades de que mejoren son mínimas. En concreto, la ausencia del Estado no solamente se expresa en las zonas más alejadas sino también en los momentos más relevantes de su historia.

El Segundo momento: Del gozo de la fe o el goce de la lujuria.Es el momento de la fiesta, el día central, la octava y la parada, del paroxismo de la festividad. La Iglesia Católica a través de su Obispo y sus sacerdotes cuestionaran a viva voz el pecado de la carne y la bebida, y reclamaran su hegemonía de poder colonial cuestionando por ejemplo la talla de las polleras de las bailarinas, o tal vez nuevamente negándoles la comunión por esa falta a la moral según los clérigos puneños, pero también exigirán a cada conjunto una buena paga y colaboración por las eucaristías, con el argumento de que es “para la mamita”. Al otro lado, otro actor no menos “importante” presidirá todos los actos protocolares, buscando la cámara y “el milagrito” de que la gobernabilidad no esté en su contra, para eso, como ya lse anunció para este año, el alcalde regalará mil soles para cada conjunto. Y en la sombra, la empresa que tiene el monopolio de la cerveza en el Perú, espera romper todos los records de venta en la historia peruana. Mientras tanto, los danzarines, directivos de los conjuntos y de la FRFCP, los artesanos, músicos y demás estarán concentrados y ensimismados en dar todo su esfuerzo por la Mamita de la Candelaria, aunque luego, seguramente los brindis y las oportunidades para el libre albedrío atrapen a una gran mayoría de hombres y mujeres de fe.

El Tercer momento: De las evaluaciones.Los mascareros, artesanos bordadores, músicos, y otros volverán a sus rutinas, agradecidos a la Virgencita de la Candelaria por los frutos de su trabajo. Los presidentes y alferados de los conjuntos autóctonos y de trajes de luces volverán a respirar con tranquilidad y también le agradecerán a la Mamacha de la Candelaria por haberles ayudado a pasar tremendo cargo. La FRFCP a preparar el informe para sus agremiados, donde seguramente resaltarán como problemas centrales; la desorganización y descordinación con la autoridad municipal. Mientras que la autoridad municipal se quedará en silencio esperando que pase la ola de críticas que la prensa local resaltará sobre la inseguridad, suciedad, desorganización, improvisación, etc. Nuevamente volveremos a escuchar el mismo libreto, y se notará la incapacidad de gobernar una ciudad con un gran potencial cultural y ahora económico.

Como puneño noto la existencia de lo planteado líneas arriba desde muchos años atrás, desde que se empezó a manipular las rutas de la Parada, desde que se mercantilizó en demasía con los auspiciadores (cerveceras) de la festividad, desde que la autoridad política priorizó el negocio antes que la tradición.

Lo irónico de esta historia la protagoniza el alcalde puneño. Él ha ordenado actualizar el Plan de Desarrollo Concertado Provincial alineado a los lineamientos del CEPLAN, un proceso que se lleva adelante desde el año pasado, y cuya visión aún no fue elaborada, y que le ha permitido consultar “participativamente” con todos sus distritos. Un proceso que no le permite ver lo que tiene en la punta de sus narices, el gran potencial cultural y económico de la FVC.

La falta se agrava, porque la FVC ahora es patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad y para que se mantenga así, es necesario implementar un plan de salvaguardia, compromiso asumido ante la UNESCO, ahora olvidado por las principales autoridades locales y del Ministerio de Cultura, pese a la suscripción de un convenio interinstitucional. Los proyectos de este plan están en nada, sin financiamiento, ni interés político.

La ausencia de un enfoque de desarrollo basado en la cultura no es nueva, ya en 1996 Javier Pérez de Cuellar (una de las más grandes personalidades peruanas en el mundo) presidió la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, y emitió el primer informe mundial “Nuestra Diversidad Creativa” y nos dijo “El desafío que tiene ante sí la humanidad es adoptar nuevas formas de pensar, actuar y organizarse en sociedad; en resumen, nuevas formas de vivir. El desafío consiste también en promover vías de desarrollo diferentes, informadas por el reconocimiento de como los factores culturales modelan la manera en que las sociedades conciben sus propios futuros y eligen los medios para alcanzarlos”. Los factores culturales que tiene nuestra FVC es inmensamente rica, ampliamente diversa, y sobretodo profundamente plural. Son factores no solo ancestrales también sincretizadas y modernizadas en cada nueva versión. El problema está en la concepción que nuestras autoridades tienen sobre desarrollo, su actuación ni siquiera se acerca al desarrollo humano, siguen siendo tan economicistas que lo único que buscan es dinero para infraestructura, para grandes obras que lleven en sus placas sus egos, alejándolos incluso de sus propios orígenes rurales y culturales.

Necesitamos replantearnos las rutas. Para ello propongo un Plan Regional Festividad Virgen de la Candelaria al 2021, antes que la actualización de un Plan Provincial Concertado Puno al 2021, por dos razones: 1) Los planes que nos propone el CEPLAN son homogeneizadoras y centralistas, 2) Necesitamos un plan con un enfoque de desarrollo cuya base sea nuestras culturas (Aymaras, Quechuas y Mestizas) y el valor intercultural que tenemos. Es decir que responda a nuestra realidad diversa y plural.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Comentario Destacado
Muy claro Jefrey, lo lamentable es que amplios sectores de la sociedad ayacuchana no muestra organizacion alguna, cosa que si hacen los que se benefician de la corrupcion. Entonces "a robar que el mundo se va a acabar" parece ser el modelo de la conducta social actual y futura Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto