Noticias SER
Logo SER

Los Rendidos: Sobre el don de perdonar

Enviado el 02/09/2015

José Carlos Agüero, el autor de este libro[1], es hijo de padre y madre senderistas. Sufrió, en su niñez y adolescencia,ese estigma, esa “culpa”, pero no acepta victimizarse. Demanda comprensión, en el marco de los procesos sociales-políticos. No reivindica a sus padres. Dice: “Creo que debo recuperar mi herencia sin mitificar a Sendero Luminoso, tampoco humanizándolo, reconstruyendo su herencia compleja”. Empero, demanda que los ex presos senderistas tengan derecho a ser escuchados en espacios públicos, para así comprender las complejidades de la guerra y las diversas motivaciones para su militancia.

A través de las páginas de su libro, José Carlos Agüero nos dice: “Lo personal es el recurso desde el cual hoy encuentro que es más sencillo y legítimo abrir estos temas al público (...)no para perdonarlos, sino con ese fin, comprender sin más”.

Luego continúa, tratando de explicar porqué habla de los vencidos y expresa:“Formo parte de una comunidad amorfa que sería la de los vencidos. ¿Que tendría que rendir? (..) quizá esta necesidad de rendirme, de entregarme, es una forma de perdón… (…) porque imagino, torpe e ingenuamente, que eso puede ayudar a la paz”. Y agrega: “Perdonar no significa impunidad, como la que quieren los militares”. Separa el aspecto ético del perdón del aspecto legal de la necesidad de la justicia, porque los hechos no desaparecen.

Compartimos con José Carlos el hecho de que hay necesidad de comprender la lógica de la conducta de los militantes senderistas y sus acciones y darles un espacio para expresarse, pero para que expliquen y pidan perdón a los familiares de las víctimas de sus acciones. (Como lo hicieron Feliciano de SL y dirigentes del MRTA, como Gálvez Olaechea). Abimael Guzmán y la dirigencia senderista no aceptaron pedir perdón, cuando la CVR les pidió hacerlo, y hasta hoy no dan signos de una voluntad en tal sentido.

Luego del horror vivido durante el período de la violencia política (69 mil víctimas mortales, en su absoluta mayoría campesinos quechuahablantes), consideramos que es una responsabilidad del Estado y de la sociedad civil educar a la niñez y la juventud en las reglas básicas de los derechos humanos universales; es decir, aplicables para todos, sin discriminación de clase, etnia, género o fe religiosa, e incorporar en la enseñanza escolar, el tratamiento del tema del conflicto armado interno, con un enfoque de pedagogía en derechos humanos, revisando lo que nunca debe hacerse en una sociedad contemporánea (¡nunca más¡), sobre la base dela consideración de que la persona humana es el fin supremo de cualquier proyecto político, nunca un medio desechable, con criterio de clase o “razones” de Estado.




[1]
[1]José Carlos AGÜERO SOLÓRZANO. Los Rendidos. Sobre el don de perdonar. IEP, 2015.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
José Coronel Aguirre
Lecturas