Noticias SER
Logo SER

Razones para una renuncia

Enviado el 03/01/2018

Es 3 de enero y hace más de una semana que el Presidente no aparece en medios. Apenas un mensaje en twitter el día de ayer, para lamentar el terrible accidente en Pasamayo. Ni siquiera un saludo de año nuevo. Ni aparece ni hay expectativa. El liderazgo sobre quien recae la dirección del país ha quedado seriamente marcado por el descrédito.

Pues, ¿qué podría decirle a quiénes falló, a quienes aseguró que no indultaría al ex presidente, apenas 72 horas antes y lo apoyaron para librarlo de la vacancia? ¿Cómo mirar a los ojos, no sólo a personas como Pedro Cateriano o Rosa María Palacios, sino a los miles de jóvenes que salieron a defenderlo –muchos sin empatía hacia él- con fervor republicano-?

Pero no es sólo a ellos. Una mayoría ciudadana (63%) a quien parece eludir el Presidente, según la última encuesta de IPSOS, cree que la razón del indulto no fue otra que un arreglo, una negociación para salvar su gobierno.  Una certeza confirmada con informaciones filtradas después, como la participación de un médico del propio Fujimori en la Junta Médica que evaluó su situación. Por otro lado, es mayor el porcentaje de encuestados que cree que este indulto no contribuirá a la reconciliación nacional que aquellos que sí lo creen (47% frente a 45%).

Tampoco será fácil para el Presidente pedir otro voto de confianza a aquellos políticos que aceptaron (algunos a regañadientes) salvarlo de la vacancia. Sólo le quedan los votos de la bancada mayoritaria opositora, el fujimorismo. Y el silencio de sus principales líderes, empezando por Keiko - a quien tampoco se le ha visto últimamente- no parece augurar una tregua indefinida. Apenas un respiro, para guardar las formas, y hasta nuevo aviso. Este es, entonces, un respiro temporal.

Si ya era débil la situación de un gobierno con una mayoría opositora, actualmente el escenario es más incierto. Si realmente ambicionaba hacer cambios sustantivos de cara al Bicentenario, resulta claro que ello no será posible. Cada paso será sólo para obtener unos días o semanas de “vida política”.

En su reemplazo, la Premier Mercedes Araoz ha salido dando como argumento la “reconciliación nacional”. Esto no ha hecho sino indignar aún más a quienes, por convicción democrática se oponían al indulto. Y mucho más a los familiares de las víctimas de la represión durante el fujimorismo, que nunca fueron recibidas en Palacio de Gobierno y a las que, sin mediar diálogo, ni acercamiento, ni empatía alguna, les habla de “pasar la página”. La “reconciliación” es una construcción entre las partes, contraria a una aceptación irrespetuosa de “hechos consumados”. No es casual que varios de los que se muestran a favor del indulto empiecen nuevamente a lanzar insultos (“terrucos”, entre otros) contra los opositores. En ese contexto, un “gobierno de reconciliación” como propone la Premier no contará con esa mitad de la población a la que ha decidido dar la espalda. Con estos gestos,  Mercedes Aráoz puede estar convocando ese viejo fantasma, el de los hechos de Bagua. Su discurso no logra “apaciguar”, ni menos suplir el silencio del Presidente. 

¿Quiénes aceptarían sumarse al gabinete? Es seguro que más de un profesional de prestigio ha rechazado la invitación a formar parte de dicho equipo. A la larga, el escenario de gobernabilidad, efímero por cierto, sería el hipotecarse al fujimorismo.  Una situación que sólo polarizaría más al país. Por lo demás, es probable que Keiko, tarde o temprano, busque un pretexto para cobrarle ese “enroque” de indulto x no vacancia y acelerar así cualquier posibilidad de que su hermano, apoyado por su padre, le quite la sucesión dinástica.

Aunque a Kuczynski las críticas dentro del país quizás no le importen demasiado, es difícil que sea indiferente a aquellos que tienen eco en medios internacionales, como Mario Vargas Llosa. Quizás en el futuro se lamente no haber terminado como el presidente vacado por el fujimorismo, en vez de acabar con la imagen de alguien que traicionó sus promesas, incluyendo la de respetar a la justicia y el dolor de miles de víctimas, tras el indulto express. A estas alturas, está claro que el argumento de la “reconciliación” no convencerá, ni dentro ni fuera, y debe estar viendo    –ya sin tanta frialdad- que su prestigio viene siendo dañado seriamente.

Una multitud de jóvenes indignados prometen seguir en las calles. Y una mayoría siente que ha perdido respeto al Presidente y mira sin ánimo ni esperanza el futuro inmediato.

Entonces, ¿qué hacemos con el país? A cualquier ciudadano o ciudadana que se le pregunte, estos 3 años que quedan le parecerá una inmensidad de tiempo. A la incertidumbre se agrega ese vacío, con un presidente que se aferra a “aguantar” unos días, hasta la llegada del Papa. Y así, reptando, coyuntura tras coyuntura. En ese “modo sobrevivencia” el país perderá tiempo y oportunidades. Adiós reformas, adiós transformaciones. No es que el vicepresidente Vizcarra, de asumir tras la renuncia de Kuczynski, esté libre de obstáculos, pero sólo con ese cambio podría promoverse un mínimo de consensos. Entre ellos, un adelanto de elecciones, pero con una reforma inclusiva.

La renuncia cae por sí sola. Está en manos del Presidente tener ese último –o único- acto de desprendimiento. 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Plenamente en consonancia con los contenidos y denuncia del artículo. Un artículo que actualiza una vez más el olvido e incompetencia del estado y políticas públicas con relación a un sector -si cabe- el más importante del Perú: el comunitario Personalmente reflexiono y trabajo en la dirección de que es este valor precisamente: el comunitario, el que requerimos desarrollar, acrecentar y visibilizar para alcanzar las metas trazadas en el Acuerdo Nacional hace casi 20 años. Mas allá de ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)