Noticias SER
Logo SER

Ceder para ganar ¿acaso es tan difícil?

Enviado el 03/04/2012

José Luis López Follegatti

La imagen que la enorme mayoría de peruanos quisiéramos ver en relación al conflicto de Conga son las manos estrechadas del Presidente Ollanta Humala con el Presidente Regional Gregorio Santos, anunciando el ansiado acuerdo. ¿Qué tan difícil es que ello ocurra? ¿Y cuál debería ser el sentido del acuerdo?

Estamos a  escasas semanas del desenlace del principal problema que preocupa al país y la incertidumbre continúa. No sabemos qué pasará ni de cuanta alegría, alivio, dolor o indignación nos inundaremos una vez que ello ocurra. En estos momentos los señores que dominan los  extremos se preparan para el asalto final:

-    Necesitamos orden ahora para evitar conflictos parecidos mañana. Es la expresión que resuena con grave convicción.
-    Resistiremos hasta las últimas consecuencias  y la victoria será nuestra. Es la  otra que busca insuflar de valor a sus seguidores.

¿Qué hacer frente a esto? ¿Acaso solo esperar?

Hay quienes se resisten entrar a la resbaladera del final inevitable y no desean ser  espectadores de una confrontación anunciada. Voces al interior de cada sector en pugna han comenzado a demandar una salida diferente: Una que empiece con tender un único puente, por donde transiten con pasos valientes y heroicos el uno y el otro, para encontrarse  y decirse: Podemos dialogar debemos hacerlo, pongámonos de acuerdo, por el bien de Cajamarca, del país y de nosotros.

Tres miembros del Tribunal Constitucional incluido su Presidente recomiendan que el Gobierno Nacional y Gobierno Regional de Cajamarca se reúnan para encontrar una solución dialogada el conflicto. Alcaldes de los distritos de Huasmín, Sorochuco y la Encañada que conforman el área de influencia directa del Proyecto, realizan acciones y emiten mensajes  para que se retome el diálogo entre las partes confrontadas. Discrepancias hechas públicas, al interior del frente liderado por el Gobierno Regional, ponen de manifiesto la postura de quienes no  desean una escalada de violencia auspiciada por posiciones extremas.

Han pasado varios meses del inicio de  un conflicto que dividió y conmocionó a la sociedad. A pesar de todo lo ocurrido, queda la sensación que más allá de toda la crisis manifestada en protestas,  desplantes, renuncias y rechazos, la mayoría de los ciudadanos -  sea cual fuere la posición  adoptada -, desean que continúen las inversiones y  que el país siga creciendo pero que al mismo tiempo se proteja el ambiente y  se preserve el agua.   Ciudadanos que no desean bajo ninguna circunstancia  la  violencia entre los peruanos.
Este es el momento entonces de cara a este clamor, de responder para ponerse de acuerdo con el oponente. ¿Qué tanta grandeza, sentido común,  humildad  se alberga para tomar decisiones heroicas? Se trata de ceder sí, y  de ganar por ello.

Si Santos, el Presidente Regional, decidiera empezar una negociación con la propuesta de que Conga va pero con condiciones, las mismas podrían ser de tal envergadura y consistencia que otorgarían verdaderas certezas en los ajustes, fondos de garantía, vigilancia y monitoreo ambiental del  proyecto.

El momento indica que es hora de ser razonables alejándose de los extremos (como en las posturas políticas). Lo descubierto en el proyecto son riesgos ambientales: en la recarga de los acuíferos, la disposición de agua superficial, en la estabilidad de las presas, la impermeabilidad de los desmontes etc. Son intervenciones humanas en la gestión de un determinado territorio: Si fueran afectaciones ambientales inmanejables, ello lo haría inviable y nadie podría negarlo. Seamos realistas a estas alturas ello no podría ocultarse y es una cuestión de sentido común para cualquier peritaje.

Los riesgos ambientales a consecuencia de las intervenciones humanas, se manejan se controlan  y  se enfrentan. Robert Morán – el autor del peritaje alternativo -lo describe con detalle y destaca debilidades institucionales en la elaboración del Estudio de Impacto Ambiental (EIA). El problema es que él no cree que los peruanos podamos  corregir y manejar aceptablemente estos riesgos, por ello no brinda ninguna alternativa que lo haga posible, parece más bien considerar que la minería a gran escala no procede en los países del hemisferio sur. ¿Entonces que se hace? Pues, se detiene la gran minería en el Perú

Es demasiado drástico e irreal afirmar que mientras no existan suficientes capacidades institucionales no deben existir más proyectos mineros, ello no va, al menos con este gobierno y la mayoritaria opinión ciudadana. Entonces, esta es la oportunidad para darse cuenta que la fuerza y respaldo logrado por los actores en el cuestionamiento al presente proyecto le han permitido acumular suficientes capacidades institucionales para manejar estos riesgos. De esta manera Conga y sus opositores razonables se podrían convertir  en los protagonistas de la nueva minería con una relación distinta, con un ajuste de competencias entre el gobierno nacional y los gobiernos regionales, con nuevos procedimientos en la aprobación de los EIA y la gestión del agua. Y desde luego con la participación  en la más grande inversión  anunciada en región alguna: 5,000 millones de soles en toda Cajamarca.

Una mala minería desde luego que afecta y en el Perú existe. Tenemos aquella de inicios del siglo pasado y la de hace 50 años. Pero es irreal afirmar que los pueblos que tienen esta minería no tienen futuro y están devastados. Solo miremos Arequipa, Tacna y Moquegua, con proyectos mineros iniciados en los años 60 y 70. No son pueblos inviables, es más, ocupan los primeros lugares en el Indice de desarrollo humano. Cierto, sufrieron los efectos de una minería tradicional, ahí tenemos el caso  de Ilo, que vivió 35 años con humos en su atmósfera, relaves en el mar y escoria en sus playas, pero quién puede negar que hoy es el puerto más próspero, ordenado y  saludable del Perú.  Es decir,  son las personas y sus capacidades para  revertir o prevenir las peores situaciones lo que hace la diferencia para transformar impactos y aprovechar oportunidades. Y Cajamarca  y sus líderes tienen el suficiente potencial y capacidad para ello, solo es cuestión de mirarse asimismo y creer en ello.

Estos pueblos  del sur, no creen tampoco que la minería no requiere de vigilancia. Hoy,  están debatiendo la pertinencia de nuevos proyectos mineros (Ampliacion de Cerro Verde en Arequipa, Quellaveco en Moquegua, Ampliacion de Toquepala en Tacna) generando discusiones profundas con mesas de diálogo y autoridades regionales que están logrando verdaderos cambios en estos proyectos, reformando los EIA y asegurando el agua, y advirtiendo desde luego que si no hay acuerdo, estas inversiones se tienen que detener hasta encontrar la mejor alternativa técnica, ambiental y social.

Cajamarca y sus líderes tienen hoy mucha más fuerza y autoridad que sus anteriores gobernantes, mérito indudable de los que se atrevieron a decir que los proyectos mineros ya no pueden ser resueltos desde Lima. Es innegable que  luego de Conga las inversiones mineras en el Perú ya no serán las mismas. Posiblemente, se desaceleren, y ello será necesario para asegurar la nueva minería ofrecida. El peritaje dirá cuánto tiempo más deberá esperar y cuanta inversión deberá hacer Conga para realizar los ajustes, cambios y garantías demandadas.

Sin embargo, al ceder cada uno, todos habrán ganado, la protesta se habrá justificado, la deuda hacia Cajamarca empezará a ser saldada y los riesgos ambientales enfrentados. Eso es lo que quieren profundamente la mayoría de los peruanos. Solo es cuestión de tomar nota y tener el valor para actuar en ese sentido.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
El acondicionamiento de una sala de operaciones en el Hospital Hipólito Unanue estaba contemplado en el Plan de Emergencia 2015 - 2017. El 2015 se tuvo el presupuesto pero se perdió porque autoridades de hospital presentaron como inversión y no como un acondicionamiento, que es un procedimiento administrativo más corto que una nueva inversión. Pero si se desea tener sostenibilifadad, el SIS debería financiar ello pero también entró en crisis. Además la ministra GARCIA no tuvo la ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto