Noticias SER
Logo SER

La brecha entre la ley y la realidad

Enviado el 03/10/2012

Patricia Quiñones

La semana pasada Noticias SER emitió un informe sobre  la transferencia de la Dirección de Gobierno Interior a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).El  informe me dejo algunas reflexiones y preguntas no solo referidas a dicho replanteamiento institucional sino sobre el verdadero conocimiento de la figura del teniente gobernador o tenienta gobernadora en la práctica, considerando las diferentes realidades de nuestro país, y sobre qué tan viable es lograr los objetivos que persiguen tanto el gobierno como los medios de comunicación -preocupados por las conductas “poco éticas” de algunas de estas autoridades- en los espacios locales. Este artículo es el resultado de dichas reflexiones, partiendo principalmente  del nivel micro político y de mi experiencia en las zonas rurales de Puno y Cajamarca.

• ¿Quiénes son los tenientes y las tenientas?

Según el D.S Nº006-2008-IN  son las autoridades políticas que “representan al Presidente de la República y al Poder Ejecutivo en el ámbito de su jurisdicción y velan por la ejecución de la política del gobierno”. Además“están encargadas de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes, y velar por el orden interno con el apoyo de la Policía Nacional del Perú en su circunscripción”. Desde el ámbito formal tienen entre sus funciones principales: informar en forma permanente a los gobernadores sobre los acontecimientos políticos y sociales de su jurisdicción, apoyar al Gobernador distrital en velar por la correcta prestación de servicios públicos, canalizar las denuncias de la ciudadanía sobre presuntos atentados contra los derechos humanos, apoyar en la promoción y difusión de los programas sociales y acciones del Estado, entre otros. Por otra parte, el cargo formalmente es designado por el gobernador distrital, quien puede removerlos del mismo.

Ahora bien, como es costumbre, una cosa es lo estipulado y otra como funciona en la práctica política concreta. En muchos casos los tenientes no se guían únicamente por lo establecidoen la ley sino por el contexto y las demandas de la población (1). En realidad,  esta figura política es bastante ambigua en muchas zonas del país  pues es vista no tanto como el representante del gobierno sino más bien de sus localidades y de los intereses de sus miembros, los cuales pueden ir incluso en contra de aquel. Por ello, por ejemplo, estas autoridades pueden estar en contra del proyecto Conga y manifestarlo así pese a que, en tanto representantes del Presidente de la República, deberían adoptar la misma postura.

Esto también está relacionado a cómo es definido quien ejerce el cargo de teniente o tenienta, respondiendo antes que a una designación de “arriba hacia abajo” a una elección de “abajo hacia arriba”, muy parecida a una elección comunal, donde no prevalecen la línea partidaria o política sino los criterios de la población, en tanto es percibido no solo como el vínculo con el gobierno central sino como un  representante de la población que juega un rol articulador con el espacio político externo. Es esta la razón, por la que estas autoridades, adoptan en las zonas rurales y más alejadas, una importancia significativa que muchas veces no es comprendida.

Ahora bien, si vamos más allá y nos preguntamos cuántos tenientes o tenientas gobernadoras existen en el país, constataremos que es algo complejo de responder  pues la información existente solo está en función del número de gobernadores hasta el nivel distrital.  Si bien se debe contar con la información en todos los distritos o provincias no es visible una fuente que articule toda la información a nivel nacional y que sea de fácil acceso (2). Esto parece algo contradictorio cuando se ha señalado la relevancia que pueden tener en los espacios rurales.

• Implicancias de la transferencia

La transferencia de la Dirección Nacional de Gobierno Interior, fue anunciada en un contexto de crítica y denuncia de ciertos medios de comunicación por presuntas irregularidades en la selección de gobernadores y tenientes con antecedentes penales o vinculados a acciones violentas. Ahora bien, estas denuncias antes que mostrar  únicamente la “irregularidad” -vista desde el ámbito formal- mostraron la regularidad de las formas de selección de estas autoridades en diversas partes del país. Las denuncias no solo indicaron la incapacidad del Ministerio del Interior para monitorear estos cargos sino que llamó la atención sobre cómo funcionan en realidad estos cargos. Ahora bien, si es conocido que  estas autoridades son una suerte de “híbrido” entre representante del gobierno y de sus localidades, no resulta descabellado que sean de una línea partidaria opuesta, por lo que algunas de las denuncias  hechas por los medios parecen no ser en realidad tan novedosas.

Si bien la mayoría de los tenientes y tenientas del país pueden estar  de acuerdo con el objetivo principal del traspaso a la PCM -que es dignificar a estas autoridades asegurándoles una mejor situación de las gobernaciones en términos logísticos y presupuestales-  y están de acuerdo con el gobierno en el cambio, es difícil creer que dicha aceptación  se va a traducir  necesariamente en una alineación (casi) completa  y efectiva con el gobierno. Tal vez en ciertos temas como salud, educación no surjan mayores tensiones pero no creo que  desaparezcan las visiones  u opiniones opuestas en lo referido al tema minero por ejemplo, debido a que la lealtad principal de estas autoridades en ciertas zonas es con la población local.

Por otro lado, se debe ser consciente de que las mejoras puntuales orientadas  a las gobernaciones no son fórmulas mágicas; es decir, que comprendiendo la naturaleza y características  de los cargos de teniente o tenienta no se puede asumir que la representación del gobierno será efectiva en todo el territorio  porque se realicen cambios institucionales o administrativos vinculados a  ellos. Además a esto se suma  la inexistencia de un aparato partidario y político suficientemente sólido que sustente el gobierno en todo el territorio nacional  y  que pueda asegurar o monitorear dicha representación.

• Reflexiones finales

La transferencia puede ser una oportunidad que plantee cambios que contribuyan a  la gobernabilidad local. Sin embargo, para ello, debe de existir un horizonte claro y  sobre todo información básica accesible.

El caso de los tenientes y tenientas muestra una vez más la persistencia del desconocimiento sobre la realidad política local sobre todo en zonas rurales y la necesidad de poner en evidencia y comprender cómo se  desarrollan  los cargos e instituciones más allá del aspecto formal en dichas zonas.

Si se busca que efectivamente los tenientes y tenientas sean piezas claves en el gobierno -ya sea siendo parte del Sistema Nacional de Alerta Temprana anunciado por Alto Comisionado de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad, de la Presidencia del Consejo de Ministros, Vladimiro Huároc o en otros aspectos- se debe comprender cuál es su rol e identificar sus potencialidades en función de las diversas realidades sociales.

Notas:

1) Ver artículo: http://www.noticiasser.pe/28/10/2009/nacional/tenientes-gobernadores-en-...
2) En realidad el tema de información referida a las zonas rurales siempre es bastante desarticulada e incipiente, lo que acaba influyendo la toma de decisiones y la planificación.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Sin duda un buen recuento de los principales hitos administrativos que son conocidos documentalmente. Pero todo ello esta construido sobre una realidad física, territorial y ambiental que es más permanente y ciertamente anterior a los documentos. Es una cuenca bien definida con varias zonas ecológicas, sobre la que han forjado varias culturas, naciones y entidades políticas, algunas de las cuales, se sabe, se derramaron por encima de los límites de la cuenca como fueron los Tiwanacu, o ... Leer más >><