Noticias SER
Logo SER

Salud “para pobres”

Enviado el 02/11/2016

¿Por qué les pagamos a los congresistas de la república un seguro privado si ellos ya cuentan con Seguro Social de Salud-EsSalud? ¿Por qué se puede contar con un seguro privado y ESSALUD, y no se puede ser parte del Seguro Integral de Salud- SIS contributivo (SIS Independiente)  y a la vez pagar un seguro privado? ¿Por qué hay horarios de visitas en los hospitales públicos y no en las clínicas privadas?

Las posibles respuestas que ensayemos a estas preguntas van a estar sin duda relacionadas a  la lógica que prevalece en nuestro sistema de salud: el sistema de salud público es para pobres.  Esta lógica, que muchas veces no criticamos, es perversa, pues no sólo hace que nos parezca normal pagarle un seguro privado a funcionarios públicos; también crea y alimenta una serie de problemas y perversiones en el sistema de salud; se justifica por ejemplo largas colas de espera, horarios de atención desde las 6 de la mañana, horarios de visita,  y hasta falta de insumos, porque en principio se entiende que los servicios “son un beneficio” o simplemente un favor. 

El SIS no es un favor, es un programa que permite brindar protección en salud a aquellas personas que por diferentes razones no están en planilla, y por lo tanto no son cubiertos por EsSalud.  Pero el SIS no es gratuito, se paga con impuestos, es decir todos los residentes en el Perú de alguna manera contribuimos con el SIS.  El SIS no es un regalo.

A diferencia de EsSalud, el SIS tiene afiliados que nunca han hecho aportes directos.  Algunas de estas personas están en el SIS por estar en situación de pobreza, otras porque han recibido el SIS como parte de una reparación del estado (por ejemplo las víctimas de la violencia política), y otras por tener una condición especial de salud (por ejemplo las personas con tuberculosis).  Estas personas están bajo el  SIS subsidiado. Otros afiliados al SIS, los que están en el SIS independiente,  pagan una cuota mensual. 

A diferencia del EsSalud para trabajadores independientes (EsSalud seguro potestativo), el SIS independiente exige que las personas no cuenten con otro seguro de salud.   Nuestro sistema de salud está tan fraccionado, nuestra sociedad está tan fraccionada, que esto nos parece normal, pues el “SIS es para pobres” y no hay que aprovecharse, cuando en realidad no tiene sentido que el propio sistema de salud segregue los servicios entre servicios para pobres y no tan pobres, expulsando a aquellos que cuentan con un poco más de recursos que podrían ser usados en el sistema público. Si en realidad quisiéramos un sistema de salud solidario, deberíamos permitir que todas aquellas personas que quieran contribuir al SIS lo puedan hacer, independientemente de si cuentan con un seguro privado.  El único requisito debería ser no contar con otro seguro público, es decir EsSalud.

La principal razón para esto es que la población necesita tener acceso a un sistema de salud que brinde una buena cobertura de servicios.  La cobertura que (en teoría) brindan  el SIS o EsSalud es mayor a la que brindan la mayoría de los seguros privados en nuestro país.  Esto es muy claro en enfermedades como el cáncer.  Para la gran mayoría de familias peruanas el tratamiento de cáncer es casi imposible de pagar, ya que la cobertura que ofrecen la mayoría de los seguros privados es muy limitada. Acceder a un programa como el Plan Esperanza debería ser un derecho de todos los peruanos.  

Pero también pasa con la tuberculosis, tanto así que las personas con esta enfermedad tienen derecho a que el SIS les cubra además del tratamiento, todos los exámenes y medicamentos que requiera, independientemente de si cuenta con un seguro de salud privado.

La segunda razón más simbólica, y podría tener un enorme efecto en la calidad de los servicios. Si más gente de clase media o media alta utilizara los servicios públicos, quién sabe si se quitaría la etiqueta de “regalo” de los servicios públicos y se mejorarían los servicios.  Además, si las personas que diseñan las políticas de salud usaran los servicios que ellas mismas diseñan, quién sabe propondrían otras soluciones,  y no aquellas que idean “para gente pobre” como horarios de atención a las 6 de la mañana, u horarios de visitas de familiares.

El SIS sigue siendo, y será el principal asegurador del país.   Hay que evitar que se abuse de este seguro, que los que tienen que pagar por su afiliación paguen, pero  tenemos de dejar de ver al SIS y a EsSalud como seguros para pobres, y a los hospitales públicos como la última pesadilla por la que quisiéramos pasar.

Comentarios (1)

Felicitaciones por este

Felicitaciones por este comentario, así como el sobre Salud de Pobres tiene razón la carga en caso de TBC lo lleva la persona enferma y el estado da leyes que lo criminalizan.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género. Vivencias llenas de contradicciones y malestares. Creo que necesitamos cambios domésticos para construir cambios culturales, donde no solo cambiemos la letra de lo que decimos, sino también la melodía afectiva con la que nos acercamos a los demás y a nuestras necesidades, que creo que eso facilitaría que transitemos distintos ritmos en la convivencia entre géneros. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto