Noticias SER
Logo SER

¿Contribuyen las redes sociales a una mayor participación ciudadana?

Enviado el 04/01/2018

Vivimos en un mundo globalizado en el cual gracias al desarrollo de las tecnologías de la información, es posible contar con espacios de comunicación abiertos y de fácil acceso como las redes sociales. Estas a su vez, se vienen utilizando con mayor frecuencia con fines informativos y participativos, considerando que tienen un alcance masivo e inmediato.

Las redes sociales constituyen un nuevo ecosistema informativo el cual permite la interacción entre diversos actores, tales como políticos, empresas, instituciones, medios de comunicación y usuarios particulares. Como ejemplo se puede encontrar en Facebook o Twitter a distintos ministerios y universidades, los cuales hacen uso de estos medios para comunicar sus actividades, noticias, políticas, novedades, entre otros.

Asimismo, los medios de comunicación denominados tradicionales o convencionales ya no son el medio exclusivo, a veces ni siquiera el principal, para que la ciudadanía se informe o participe (Tufekci, 2013; Van Dyk y Van de Poel, 2015).

Gracias a las redes sociales, la manera de informar y ser informados ha ido cambiando. Las nuevas tecnologías han convertido en receptores activos de información y en emisores de contenidos a gran parte de los ciudadanos (García, Fernández, Del Hoyo, 2017).

Un buen ejemplo es el caso del movimiento colectivo “Ni Una Menos”, el cual busca colocar la violencia de género en el debate público y a través del cual se han organizado diversas marchas para pedir el cese de la violencia contra las mujeres. Estas movilizaciones han convocado a miles de personas a las calles, permitiéndoles realizar una reflexión social y política sobre el tema.

Entonces, la pregunta es ¿cuáles son las condiciones que garantizan la participación de los usuarios de las redes sociales?

Al respecto, cabe destacar que la movilidad y la interconectividad de la sociedad en la que vivimos permiten que la información sea conocida por un mayor número de personas en menos tiempo, por lo cual las redes sociales ocupan un lugar prioritario como medio para estar informado y movilizarse online y offline (García et al, 2016).

Igualmente, es importante considerar el concepto de ciudadanía digital, el cual está vinculado a la creación de normas de convivencia en entornos virtuales para garantizar los derechos de los individuos que interactúan en ellos (Ponz, 2015).

Por lo cual, en tanto se promueva la interconectividad a lo largo del territorio nacional, la información podrá llegar a un mayor número de personas en un menor tiempo. Asimismo, en cuanto más se avance en relación a las normas de convivencia en entornos virtuales se podrá utilizar y canalizar mejor la información que circule en dichos entornos.

Natal et al. (2014) menciona cómo las características de los nue­vos medios están construyendo efectivamente más participación y nuevas formas de ejercer la ciudadanía. En ese sentido, afirman que “las personas que intentan ejercer la ciudadanía digital tienen que contar con nuevas capacidades como: a) involucrar a una mayor masa crítica de ciudadanos que genere acción política distribuida y abierta a más sectores de la población; b) crear opinión pública en otros ciudadanos; c) realizar reflexión social y política que realmente sustente un cambio” (p. 269).

Para involucrar una mayor masa crítica, es importante por un lado tener identificado el problema, contar con objetivos claros y con un manejo eficaz de la información,  así como con una buena transmisión de la misma a los distintos grupos de interés. Además, fortalecer la empatía y solidaridad de los ciudadanos, a fin de contar con su capacidad de identificarse con el suceso y/o causa y la capacidad de brindar apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, respectivamente.

En estos últimos meses se han encontrado diversos comentarios en las redes sociales sobre el acontecer político del país. Al respecto, es importante mencionar que los temas políticos suelen ser muy controversiales, por lo cual, hace falta mucha tolerancia, a fin de respetar las opiniones y/o ideas de los demás, coincidan o no con las propias.  

Hoy en día existen muchos medios que utilizan su poder para manipular a las personas, por lo cual es muy necesario conocer distintas perspectivas, revisar diversas fuentes para asegurar su validez. Finalmente, es muy importante desarrollar un “pensamiento crítico”, a fin de poder discernir entre la información que recibimos, crear una opinión propia y realizar una reflexión que sustente el cambio.

En síntesis, para fomentar una mayor participación ciudadana, en un contexto de un crecimiento de las herramientas digitales, es necesario involucrar a una mayor masa crítica, reflexionar y entender la información concerniente a los temas de interés nacional, promover el debate de esta entre los ciudadanos, crear una opinión pública y promover la solución a los problemas identificados a través de las redes sociales, así como inculcar en la población diversos valores como la empatía, tolerancia, solidaridad y respeto que permitan avanzar hacia una mejor ciudadanía digital.

Esta semana la columna de Comadres cuenta con la colaboración especial de Roxana Caballero. La Plataforma Comadres es un espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.

Bibliografía

(García, M.C., Fernandez, C y del Hoyo, M).  Informed citizenship, participative citizenship. The mobilization of young people in the digital environment. Ciudadanía Digital y Open data access. Prisma Social N°18 (124-143)

 

García, M.C., del Hoyo, M., y del Olmo, J. (2016). Social Networks in Spain: Twitter and Facebook During ‘La Crisis’. International Journal of Hispanic Media, Vol. 9

Natal, A., Benítez, B. y Ortiz, G. (2014). Ciudadanía Digital. México: UAM

Ponz, M. (2015). Hacia una ciudadanía digital. Puertas Abiertas (11). En Memoria Académica. Disponible en: http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.6952/pr.6952.pdf

Tufekci, Z. (2013). "Not This One": Social Movements, the Attention Economy, and Micro­celebrity Networked Activism. American Behavioral Scientist, 57(7), 848-870. https://doi. org/10.1177/0002764213479369

Van Dyk, T. y Van de Poel, K. (2013). Towards a responsible agenda for academic literacy development: considerations that will benefit students and society. Journal for Language Teaching, Vol. 47, núm. 2, pp. 43 – 69. https://doi.org/10.4314/jlt.v47i2.3

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Roxana Caballero
Comadres
    Comentario Destacado
    Plenamente en consonancia con los contenidos y denuncia del artículo. Un artículo que actualiza una vez más el olvido e incompetencia del estado y políticas públicas con relación a un sector -si cabe- el más importante del Perú: el comunitario Personalmente reflexiono y trabajo en la dirección de que es este valor precisamente: el comunitario, el que requerimos desarrollar, acrecentar y visibilizar para alcanzar las metas trazadas en el Acuerdo Nacional hace casi 20 años. Mas allá de ... Leer más >>
    El Video de la semana
    Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
    Enlaces
    texto