Noticias SER
Logo SER

¿Y si el agresor acepta su responsabilidad?

Enviado el 05/03/2014

Camila Gianella

Pablo Secada no es el primer político peruano acusado de maltratar a su pareja.  En 1994, cuando era presidente, Alberto Fujimori fue denunciado por su entonces esposa Susana Higuchi  por maltratos.  La respuesta contra las denuncias fue la de orquestar una campaña para desacreditarla, creando  la imagen de una Susana Higuchi emocionalmente inestable, con una enfermedad mental.  En el 2002, los oficiales destacados a la residencia presidencial, el general Alberto Ríos Rueda y el coronel Walter Jibaja Alcalde, confirmaron ante la Comisión Townsend los maltratos sufridos por Higuchi en Palacio. Pese a estas evidencias, políticos como Alejandro Aguinaga no han retirado su apoyo a Alberto Fujimori.

Si bien no podemos negar que es probable que exista un interés político detrás de las denuncias por violencia de género hechas contra Pablo Secada por sus ex parejas y una policía, tampoco podemos negar que hay denuncias por violencia y que esto es serio. En nuestro país, de acuerdo a la encuesta Demográfica y de Salud (ENDES), el 37.2% de las mujeres peruanas entre los 15 y 49 años de edad han sido alguna vez víctimas de violencia física y/o sexual por sus parejas. Este tipo de violencia no es algo que pase exclusivamente a mujeres mayores, o  con relaciones de años, es también común en relaciones de adolescentes. El 27.2% de las encuestadas entre 15 y 19 años manifestó haber sido víctima del mismo tipo de violencia por sus parejas. Y el 70.4%, de situaciones en las que su pareja ejerció alguna forma de control sobre ellas como celos, insistir  en saber adónde va, prohibirle ver a amigos.

Los argumentos usados por Pablo Secada para explicar las denuncias en su contra reflejan lo que muchas personas, perpetradores, o no, víctimas o no, piensan sobre la violencia de género. Primero, que no es algo tan serio burlarse de su pareja, que humillarla o gritarle no es violencia. Hasta Lourdes Flores Nano salió a declarar que es necesario diferenciar entre enormes situaciones de violencia y penosos incidentes. Sería bueno que explicara mejor a qué se refiere ¿Qué niveles de violencia son los que debemos aceptar como normales?

Segundo, que la víctima es responsable de hechos aislados en los que el agresor pierde el control. La víctima crea la situación por contestar como no debe, por no ser sumisa (lo que denominan ‘tener mal carácter’) y, encima, cometen el error de ir fuera del hogar a denunciar los hechos por arrebato. La persona que denuncia no piensa bien lo que hace. Es más, no ama a su pareja, argumentan. 

Tercero, que la violencia de género es un problema de otros y que esos otros son personas con poca educación y probablemente pobres. Una persona con estudios y recursos económicos no es violenta y no se deja maltratar. Si esto fuera así, ¿cómo explicamos el 30.3% de las mujeres peruanas con educación superior victimas de violencia física y/o sexual por parte de sus parejas reportadas en la  ENDES?

Si no rechazamos estos argumentos, lo que estamos haciendo es seguir alimentado la pasividad social frente a la violencia de género; y lo que es aún más peligroso, fomentando la impunidad. Le estamos diciendo a las víctimas: “No denuncies, no te van a creer”, “No denuncies, no seas mala, le vas a  hacer daño”, “Tú tienes estudios, no puedes ser víctima de violencia”. Acusar a las víctimas sigue siendo lo más común. Las respuestas de Pablo Secada y algunos políticos que lo apoyan lamentablemente siguen siendo lo habitual en nuestro país.

Excepcional hubiese sido si Pablo Secada, en lugar de colocar la responsabilidad en su pareja, hubiera declarado que su pareja hizo bien en ir a denunciarlo así hayan sido hechos que él considera como aislados. Podría haber salido a decir que no es necesario en una relación llegar a extremo del intento de asesinato para buscar ayuda. Un poco de reflexión y aceptar su responsabilidad en estas denuncias hubieran marcado la diferencia. Pero para eso es necesario reconocer qué es la violencia de género y cómo podemos estar reproduciendo patrones de violencia.   Menos flores, menos piropos y más respeto es lo que necesitamos.  
 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
La presidenta de la Comisión de la Mujer y Familia dice "háblale bonito" a tu marido porque si no te mata. La ministra de la Mujer ¿esta fortaleciendo los niveles locales para la defensa de la mujer? ¿O quiere atender a todos los casos que ocurren con su viceministra?. Eso no es serio. Tener cámara es para crear conciencia y favorecer condiciones en todo el país. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto