Noticias SER
Logo SER

Belén, una potencialidad turística

Enviado el 05/07/2017

Al oeste de la ciudad de Ayacucho, se ubica Belén, un antiguo barrio de gran potencialidad económica. Es comarca de los legendarios artesanos, un foco que une la tradición cristiana, una suculenta gastronomía y un folklore auténtico.  Su origen data desde las primeras décadas del siglo XVII, en pleno crecimiento demográfico de la ciudad de Huamanga, y estuvo poblado por los indígenas originarios y forasteros, yanaconas y mitimaes, dedicados a la pluri-producción artesanal más sobresaliente de la época virreinal.[1]

En la actualidad, el antiguo barrio de Belén se constituye de siete sectores: Quinuapata, Pilacucho, Cuchipampa, Río Seco, Wari, Arenales y Yuraq Yuraq, y sus habitantes mantienen la esencia de su actividad productiva, la artesanía. En el encontramos a los más notables retablistas, tejedores, talladores de piedra, peleteros, hojalateros, talabarteros y artesanos de quipo.

Según el padrón de los últimos años son 82 artesanos lo que -día a día- expresan su brillante genialidad, su capacidad imaginativa y su prodigioso arte, trabajado con la lana multicolor, la piedra de Huamanga, el cuero pétreo, cuyos productos son adquiridos por propios y extraños, tanto en los mercados regionales como nacionales e internacionales.[2]  

El barrio se engalana por haber tenido y tener grandes artistas. Hace menos de dos meses falleció Don Manuel Gómez Sauñe, nacido el 1 de enero de 1919, quien fuera el principal maestro en el arte del tejido en telar y continuador de un portento conocimiento que se fue formando a través de las generaciones. Entre 1961 y 1963 fue maestro en el Centro Artesanal de Ayacucho y es auténtico por la maestría en el estilo Kimranpa que se caracteriza por expresar paisajes, rostros, iglesias coloniales, entre otros. Máximo Laura, natural del sector de Yuraq Yuraq es el artista textil más distinguido por su formación autodidacta, consultor, diseñador, conferencista de arte y diseño textil andino contemporáneo, logrando desarrollar 79 exposiciones individuales de sus trabajos, con los que ha ganado los más altos premios de América y el mundo. 

En su expresión religiosa, se distingue la Iglesia de Belén y la Iglesia Señor de Quinuapata, que es Patrimonio Cultural de la Nación. La Iglesia de Belén es la más antigua de la zona, construída en 1648. Su conjunto monumental, arquitectónico y religioso es virreinal, con muros de piedra de una sola nave, techo abovedado y con fachada de estilo barroco. A pesar de su deterioro, cada 29, 30 y 31 de agosto sus feligreses asisten y veneran a la Virgen de Natividad  “Señora del Silencio, Señora de la Esperanza Serena” y a San José de Belén “Bienaventurado Santo de los Peligros”. A fines de cada año, el 24 y 25 de diciembre festejan al Niño Jesús y el 6 de enero del año siguiente continúan con la Bajada de Reyes. Por otro lado, la Iglesia Señor de Quinuapata es republicana. Fue construida aproximadamente en el año 1855 y remodelada en el año 1940. En Huamanga y la región de Ayacucho es la Meca de la cristiandad: todos los viernes centenares de fieles acuden a venerar al Señor Jesucristo Crucificado y entre el 13 y el 16 de setiembre de cada año se realiza la festividad de la Exaltación del Señor de Quinuapata siendo acompañada con la difusión de la artesanía, danzas, exposiciones, corridas de toros y venta de comidas típicas, principalmente el adobo tradicional del antiguo barrio de Belén. La Iglesia de Quinuapata fue declarada Santuario Arquidiocesano de Ayacucho y Monumento Integrante  del Patrimonio Cultural de la Nación.[3]

Asimismo, el antiguo barrio de Belén  tiene una rica tradición folclórica. En la plazoleta de la Iglesia de Belén existe una piedra alaymosca y según los pobladores es testigo del amor frustrado del apuesto joven Eladio Asto que no pudo casarse con el amor de su vida, Rita Luyo por ser pobre. Los vecinos aún cantan: “Belén patapi, alaymosca rumi, ama qina kaspa waqaykaysillaway”. Las letras recuerdan los llantos de Asto, quien sentado noche tras noche y día tras día sufría viendo a su amada casada con un hombre adinerado.

El vetusto barrio de Belén es cultura viva: tierra de los más singulares artistas, la meca de la cristiandad y cuna de la tradición popular huamanguina reconocida como una zona turística artesanal de “artistas populares para el mundo”. He aquí una nueva potencialidad económica para el bien de nuestra región que tanto requiere. 




[1]
                     Véase: Huertas Vallejos, Lorenzo. Poblaciones indígenas en Huamanga colonial. En: Etnohistoria y antropología andina. Lima, 1981, p. 139.

[2]                     Memorial presentado por el Consejo Directivo del Comité Central del Antiguo Barrio de Belén a la Municipalidad de Huamanga, 2016.

[3]                     Mediante Resolución Suprema Nº 2900-72-ED; 28/12/1972. 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Siempre he admirado a SER, por su capacidad crítica, su nivel de visión de la realidad, pero esto no es lo que hemos leído en los diarios. Se ha querido ningunear a los docentes. Por eso hoy al ver su publicación me emociona, pues no todos los peruanos y peruanas piensan con mentalidad de CLASE A. Hay AMIGOS Y AMIGAS HA SIDO MUY DURA LA LUCHA, los maestros son gente de nuestros pueblos empobrecidos o de nuestros barrios periféricos, no se reconoce al maestro como un profesional, sufre el ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto
</