Noticias SER
Logo SER

Es irrelevante si la ministra Martens se va o se queda

Enviado el 06/09/2017
Por: 
Omar Rosel

Tras más de dos meses y medio de huelga, los docentes de 14 regiones han depuesto su medida de protesta, pero la decisión del magisterio no es fruto de un acuerdo con el gobierno sobre su plataforma de demandas, sino consecuencia de un conflicto que puso en evidencia la incapacidad de negociación del gobierno y la crisis del SUTEP. Para profundizar en el análisis sobre este hecho y sus repercusiones, Noticias SER conversó con Nicolás Lynch Gamero, Docente de sociología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y ex ministro de Educación (2001-2002).


¿Quiénes ganaron con la huelga de maestros que culminó hace algunos días?

Ha ganado el movimiento social magisterial que hacía mucho tiempo, diría desde el 2003, no se expresaba masivamente en el país reclamando una mejora, no sólo del salario y las condiciones materiales de vida, sino del servicio de educación pública. Creo que esa es una ganancia enorme para el movimiento social magisterial, más allá de las siglas sindicales, y para el Perú en su conjunto, porque se vuelve a poner sobre la mesa la tragedia educativa.

¿Y quiénes perdieron con esta medida de protesta?

Creo que ha sido el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, con su táctica de liquidar la huelga en torno al muñeco que armó Carlos Basombrío sobre el terrorismo, y con toda esta negativa persistencia de negociar usando las tácticas de la patronal dirigidas a liquidar un movimiento social, que me parecen prácticas suicidas; que aunque han traído como resultado que la huelga terminé, no han solucionado el problema.

Lo cual implicará que en cualquier momento los docentes retomaran la huelga…

Claro. Lo más probable es que en pocos meses o el próximo año, el tema vuelva a reventar, porque no ha dejado de hervir el problema.

¿Cómo calificaría el desempeño del gobierno y de las bancadas congresales entorno a lo que fue la huelga docente?

El desempeño del gobierno ha sido claramente deficiente y el del parlamento ha sido oportunista, porque es un parlamento copado por la derecha, donde unos y otros buscaban sacar una tajada, más que solucionar el problema. Este ha sido, más o menos, el signo de la actuación, tanto de la bancada oficialista como el fujimorismo. Y la debilitada representación de izquierda ha tenido un pobre desempeño. Hubo alguna intención de participar, pero su visibilidad fue casi marginal.

¿Considera que la huelga no se levantó porque los docentes pretendían traerse abajo la ley de reforma magisterial y las evaluaciones?

La plataforma de lucha contenía esos puntos desde un primer momento. Particularmente soy un convencido que debe haber carrera docente y evaluación docente, porque yo empecé con la evaluación de acceso a la carrera en el año 2001 cuando estuve en el Ministro de Educación. Sin embargo creo que la experiencia de los últimos 15 años de evaluación y las dos leyes de carrera pública magisterial que se han dado, merecen una reflexión. A partir del ministro Antonio Chang y de Jaime Saavedra, que en mi concepto es uno de los peores Ministros de Educación que ha tenido el país, se ha tomado la carrera como una forma de abaratar la mano de obra magisterial, porque Saavedra recibió 30 mil maestros contratados y dejó 160 mil y, tuvo 180 mil plazas para nombrar y sólo nombró 8 mil. Y lo que se ha buscado es tener un maestro barato que es el resultado de lo que empezó Chang. Entonces está huelga tiene la firma de Chang y Saavedra con toda claridad.

¿Cuál es su opinión con respecto a la interpelación de la Ministra de Educación?

Es parte de la dinámica del movimiento social, porque se sienten con fuerza y los maestros dicen que van a asistir a la plaza Bolívar este viernes. Y el Congreso, lo mínimo que puede hacer es pedirle cuentas a ésta señora que está reprobada en su gestión y no hay que ser un observador muy agudo para darse cuenta de ello.

En su opinión, ¿ya debió renunciar la Ministra de Educación?

Es irrelevante si la ministra Martens se va o se queda. Lo importante es el cambio de política educativa, porque la que tenemos es un fiasco. La evaluación a los maestros debe darse, pero debe replantearse y debe trabajarse con la participación de los maestros. Seguramente, eso alarga el proceso, pero no hay evaluación exitosa en el mundo si se excluye del proceso al magisterio. Hay que ponerse de acuerdo, en algún nivel, con los maestros. Hay que evaluar, pero evaluar a cualquier precio no es bueno. Yo he evaluado, no soy una persona que está afuera, y, lo que se ha aprendido es que hay que sentarnos a discutir con los maestros para ver cómo se desarrolla este proceso.

A partir de la huelga ¿cree que ha ingresado a la agenda política la necesidad de modificar la política educativa?

Yo creo que está en la agenda política, el problema es que la élite política, mediática y económica cree lo contrario, porque tiene el poder. Para que haya un debate serio, me temo que tiene que haber una modificación de la correlación general de fuerzas, porque si no es difícil poner un tema en agenda. Y esto le hace mal al país, pero no creo que esta élite suelte fácilmente un consenso que en la práctica es una mentira que han difundido entre la población, que en los últimos 10 años hay reforma educativa. Pelear contra un consenso hegemónico es difícil

¿Es real la presencia de MOVADEF, Pukallaqta y otros movimientos radicales en la dirigencia sindical del magisterio?

Seguramente hay influencia, pero yo no creo que la huelga sea un invento ni de Sendero ni de Pukallaqta. La huelga es un movimiento social real que tiene reclamos justos. El tema es que los partidos democráticos de izquierda y derecha deben prender motores y ganar en la cancha la dirección de los movimientos sociales. Querer hacerlo desprestigiando o difamando no tiene mucho sentido. El problema básico no es que pueda haber influencia radical, el problema básico es que hay que atender el problema del magisterio como un plan de reforma educativa real y disputar la dirección política del gremio en la lucha, de eso se trata y el problema no es policial.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Cavilando

Atención! Nos están matando

Mirtha Vasquez

Cruce de caminos

¿Democracias en recesión?

Jairo Rivas Belloso

Visiones del desarrollo

¿Dónde hablamos de desarrollo?

Fabiola Yeckting Vilela

Historia

Recordemos al “Doctor” Montesinos en 1990

Nicanor Domínguez Faura

Comadres

El síndrome de la caja negra

Karla Zavala

Escrito al margen

Enemigos íntimos

Jorge Frisancho

Otrosí digo

Gabinete Aráoz: un nuevo error de PPK

Ana María Vidal

Comentario Destacado
E INDUDABLE QUE MENDOZA NUNCA HA APORTADO NADA AL SISTEMA DE ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, NADIE ENTENDIO PORQUE EL CNM LO NOMBRO SI NO TENIA NI APTITUD ACADEMICA NI CAPACIDAD SOLVENTE PARA SER MAGISTRADO, SIN EMBARGO SE LE NOMBRÓ MAGISTRADO SUPREMO Y NUNCA A PODIDO REALIZAR UNA GESTION IMPERECEDERA, ES UN LASTRE QUE SE LE HAYA DESIGNADO MINISTRO DE JUSTICIA Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto