Noticias SER
Logo SER

Argentina: ¿Reforma y re-reelección?

Enviado el 08/08/2012

Por Ezequiel Giletta*

Luego del histórico triunfo del año pasado, el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner no ha tenido un buen comienzo este 2012. Una tragedia de trenes, un vicepresidente investigado por corrupción y un cepo cambiario combinado con inflación han hecho caer la imagen y confianza en el gobierno. Sin embargo, el kirchnerismo siempre sacó lo mejor de sí cuando estuvo contra las cuerdas logrando dominar el debate de la última década. Mientras algunos sectores anuncian el ocaso de una época, otros promueven una posible reforma constitucional con la que el gobierno buscará dominar la agenda de cara a las elecciones del año próximo y las presidenciales de 2015.

La reelección en América Latina

En nuestra región, 14 países regulan la posibilidad de reelección. Algunos establecen la posibilidad tras mediar un mandato, favoreciendo la alternancia política. Otros, en cambio, como Argentina, la permiten de manera consecutiva. La discusión sobre las ventajas o desventajas de la misma, bajo argumentos de más o mejor democracia, no está saldada. Sin embargo, los países que limitan la reelección han mostrado mejores resultados relativos en términos de consensos y diálogo político.

En Argentina, el debate sobre la reforma constitucional se encuentra abierto nuevamente. La actual presidenta asumió su primer mandato en 2007 con un discurso que promovía la calidad institucional. Las personas que la conocen suelen declarar que ella cree firmemente en su discurso y que respetará lo que establece la Constitución. Sin embargo, hoy la realidad política parece ir en otro sentido.

Los números en Argentina

Cristina Kirchner obtuvo su reelección en octubre del 2011 con el 54% de los votos. En los últimos meses, las encuestas de las principales consultoras del país muestran que la aprobación de la gestión e imagen de la presidenta, que se ubicaban en torno al 70% el año pasado, ha bajado al 45%.

Una serie de hechos, de mayor o menor relevancia política y social, han llevado a que eso suceda. En primer lugar, la tragedia de trenes de Once en febrero, donde murieron más de 50 personas y que puso al descubierto el manejo de subsidios en el sector de transporte -área que cuenta con un ex secretario imputado por corrupción y enriquecimiento-. Otro caso sobresaliente es la situación del vicepresidente, investigado por favorecer a la empresa que imprime los billetes nacionales y por enriquecimiento ilícito.

A su vez, la caída en los saldos positivos de la balanza comercial y las cuentas fiscales, junto a los altos pagos de deuda externa que el país afronta este año, llevaron al gobierno a tomar medidas tales como una fuerte restricción de importaciones y a la compra de moneda extranjera, todo ello en el marco de una creciente inflación que ronda el 25% anual.

El frente político

En este contexto de una pérdida relativa de fortaleza, un grupo de actores ha comenzado a tener relevancia.

Por estos días, el enemigo principal del gobierno es el líder de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hugo Moyano, uno de los principales aliados del kirchnerismo hasta la muerte de Néstor Kirchner. Moyano tomó visibilidad cuando pocos meses atrás comenzó a criticar algunos aspectos de la política fiscal, con especial énfasis en el impuesto a las ganancias que afecta al sector de cual él proviene, los camioneros, que ostentan un salario mínimo de 12.500 pesos mensuales (unos 2700 dólares contra un salario promedio que se ubica en torno a los 1000).

Por otra parte, hay varios gobernadores en lista de espera para suceder a Cristina en 2015. El gobernador del principal distrito del país, la provincia de Buenos de Aires, Daniel Scioli –que ha sido vicepresidente de Néstor Kirchner- afirmó que está dispuesto a pelear por la presidencia si Cristina no lo hace. En la misma línea, José Manuel De la Sota, gobernador de Córdoba ya está lanzado a posicionarse nacionalmente. Y como es sabido, Mauricio Macri, alcalde de Buenos Aires lleva varios años con aspiraciones presidenciales.

Si bien es cierto que restan 3 años para las elecciones de 2015, hay un punto que destacar: la Constitución argentina establece un máximo de dos mandatos consecutivos en la primera magistratura del país, por lo que la presidenta no puede ser re-reelegida con este marco legal. Pese a ello, mientras todos piensan en 2015 hay que tener presente que el próximo año hay unas importantes elecciones de medio término.

2013 a la vista

El próximo año se llevarán a cabo elecciones legislativas para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio de Senadores.

En los últimos días ha surgido el rumor de que el gobierno tiene en carpeta la reforma de la Constitución Nacional. Como es de suponerse, no es tarea sencilla: requiere de una ley de necesidad de reforma aprobada por dos tercios de cada cámara del Congreso. No obstante, este tema ha generado el apoyo de varios grupos y movimientos políticos afines al gobierno que velan por adaptar la carta magna a la nueva realidad política y social del país, quedando abierta la posibilidad de incluir la re-reelección presidencial. En este contexto, una jugada política de tal característica tendería a avanzar sobre la agenda electoral, desincentivar las estrategias de otros candidatos a más de tres años de las presidenciales y que Cristina Kichner pueda controlar su sucesión -o continuidad- en el momento adecuado.

La idea de una reforma constitucional no es descabellada de si se hacen algunos cálculos. En las legislativas del próximo año se renuevan los diputados elegidos en 2009, año en que el kirchnerismo fue derrotado en los principales distritos del país.

Hoy, el oficialista Frente para la Victoria cuenta unos 135 diputados (sobre 257) entre propios y aliados. Si lograra en 2013 un resultado similar al del año pasado, rondando el 50%, podría obtener entre 20 y 25 diputados más considerando solo los 4 principales distritos (Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe y Córdoba). Es decir, podría llegar a 160 diputados nacionales y requeriría solo 12 más para aprobar una ley de necesidad de reforma de la Constitución. En Senadores la situación es más compleja, ya que en 2013 se renuevan los senadores elegidos en 2007 en distritos donde el oficialismo ganó en aquella oportunidad, pero siempre puede haber margen para la negociación.

Con un sindicalista como principal opositor que no dispone de una articulación electoral, y con el resto de los partidos desmembrados en diversos bloques, hay un escenario electoral más que promisorio para la presidenta Kichner. Por ahora, los números cierran.

*Politólogo argentino. Editor de Asuntos del Sur

Comentarios (1)

Es un analisis laxo y tan

Es un analisis laxo y tan marcado ideologicamente que mancha a la profesion del politologo,
lamento mucho tener que leer notas asi

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Ezequiel Giletta
Asuntos del Sur
    Comentario Destacado
    Todas las fuerzas activas que influyen en el que hacer diario de la politica logran generar o mas bien mantiener el estatus de No Estado, perpetuando un vacio y un descuadre que permite que continue el caos institucional y gubernamental y el abuso de los mas poderosos. Eso es lo que nos esta llevando hacia el desempeñadero... Leer más >>
    El Video de la semana
    Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
    Enlaces
    texto