Noticias SER
Logo SER

La distancia entre la democracia y el autoritarismo

Enviado el 09/02/2011

Carmen Ilizarbe Pizarro

El día de ayer el Presidente de la República resucitó la etiqueta que más rédito político le diera hace cinco años y habló del “peligro anti-sistema”. En una reunión con exportadores, citó en abstracto a las mismas fuentes que tanto le gusta desautorizar para decir lo siguiente:

“Todas las encuestas, aunque tengan preferencias por uno u otro candidato -cada uno lo dice de diferente manera- coinciden en que la inmensa mayoría de peruanos sostiene el modelo de desarrollo democrático, globalizado y modernizante. Todas las encuestas. No existe un peligro anti-sistema como antes se presentaba en el horizonte. Yo creo que esa es una inmensa ganancia del Perú. Porque hace cinco años podíamos ir hacia aquí o hacia aquí, esas eran las alternativas y cada una tenía un respaldo cercano al cincuenta por ciento, cualquier cosa podía ocurrir en nuestra patria. Cinco años después todos dicen que más del 80% de la población confía en un camino sensato, prudente y moderno”. (video del Diario La República (1), subrayado mío)

Más allá de la alusión indirecta a Ollanta Humala para tratar de pegarle encima nuevamente el rótulo de “anti-sistema” (justamente ahora que Humala ha levantado en las encuestas y Castañeda ha caído), me parece importante cuestionar el discurso triunfalista del Presidente saliente y reflexionar sobre el legado político de su gobierno, a la luz del contexto mayor de la estabilidad política en el país.

Varias cosas llaman la atención en este discurso: en primer lugar, la manera evasiva en que Alan García se refiere al modelo económico, utilizando calificativos de una amplitud y abstracción sorprendentes que parecen esconder vergonzantemente términos más precisos como capitalismo, neoliberalismo, o economía de libre mercado. ¿Será que en estos tiempos de crisis económica internacional sin visos de solución, hablar de economía de libre mercado no es ya muy bien visto?

En segundo lugar, Alan García se agarra de “todas” las encuestas para afirmar que hay un cuasi-consenso en torno al innombrable modelo económico, pero hace caso omiso de  los informes de la Defensoría del Pueblo sobre los crecientes conflictos sociales durante su gobierno, muchos de ellos relacionados directamente al tema del dichoso modelo. ¿Será que no ha ojeado siquiera los informes en todo este tiempo?

 Tercero, el Presidente se autoproclama gestor de un período de consolidación “sistémica” que habría durado cinco años (su período gubernamental) en los que el supuesto consenso en torno al modelo se habría logrado. Hay que recordarle que no sólo no existe tal consenso, sino que la continuidad del modelo económico cumple 20 años con su gobierno. Todos sabemos que la principal continuidad con el gobierno de Alberto Fujimori (el verdadero gestor del modelo) está en el terreno de la economía, y que los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García tienen semejanzas fundamentales en esta línea.

Cuarto, y más al punto al que quiero referirme, aunque su discurso hace mención a la democracia, queda claro que el centro de su preocupación es el modelo económico, el cual es elevado a la categoría de “sistema” que debe ser defendido a capa y espada como un componente estructural de la vida social y política. ¿Y qué hay del sistema político? ¿Qué se ha hecho durante el gobierno de Alan García para fortalecer la institucionalidad democrática a tan pocos años de nuestra más reciente transición política?

Aunque Alan García quiera presentarse como el creador de un nuevo orden y olvide convenientemente todo el tiempo que hace poco más de diez años se luchaba por recuperar la democracia en el Perú, es fundamental evaluar su gestión en este terreno y plantear criterios que nos sirvan para evaluar las opciones que hoy presentan los candidatos a la Presidencia. Mi balance es que en estos cinco años ha habido retrocesos gravísimos en este terreno, que en mucho nos devuelven a la época en que Fujimori gobernaba por decreto, inconstitucionalmente, sin una real división de poderes y en un contexto de hostigamiento de cualquier alternativa de oposición que apareciera en el horizonte. Para muestra sólo algunos botones: la promulgación constante de decretos de urgencia que no son tales y en muchos casos son incluso inconstitucionales (las últimas perlas de un larguísimo collar son los Decretos 001 y 002); la usurpación de la función legislativa que corresponde al Congreso por parte del Poder Ejecutivo (la otra cara de la medalla es la abdicación de funciones por parte del propio Congreso controlado por el gobierno); la vulneración progresiva de derechos fundamentales de los ciudadanos (como el derecho a la discrepancia y la protesta, y el derecho de libertad de expresión); la interferencia constante en los procesos electorales (la cita que analiza este artículo es un buen ejemplo); entre otros.

¿Es posible precisar el momento exacto en el que un gobierno democrático se convierte en uno autoritario? Democracia y autoritarismo son conceptos tan opuestos en nuestro imaginario político que difícilmente podemos explicar como así se pasa de uno al otro en tiempo real. Aunque la teoría política los presenta como opuestos, en la realidad el tránsito del autoritarismo hacia la democracia, y viceversa, se produce en una sucesión de momentos que es difícil registrar hasta para quienes estudiamos lo social y lo político. El cambio ocurre a través de procesos cotidianos en los que el predominio de ciertas acciones sobre otras define tendencias, que luego se afirman y convierten en hechos visibles que es más fácil analizar. Pero aunque parezcan abruptos y salidos de la nada, los cambios se producen de a pocos y cotidianamente, en situaciones en las que actitudes y comportamientos democráticos y autoritarios conviven. Por ello, la distancia entre el autoritarismo y la democracia es menor de lo que solemos pensar y suele reducirse en tiempos de “normalidad” o cotidianeidad, cuando no hay elecciones o grandes eventos rituales que afirmen reiterativa y simbólicamente verdades formales con trasfondos en cuestión.

Y durante el gobierno de Alan García hemos vivido una cotidianeidad plagada de comportamientos autoritarios, que se afirman por medios ilegítimos recurriendo a instituciones políticas pero también sociales (como los medios de comunicación), intentando enraizarse y normalizarse como modus operandi político. En estos cinco años, la distancia entre la democracia y el autoritarismo se ha acortado peligrosamente hasta el punto en el que es necesario defender el Estado de Derecho de las acciones del propio gobierno. Por ello, es fundamental que estos temas sean parte de las consideraciones electorales de la ciudadanía ahora que se aproxima el cambio de gobierno, pues aunque parezca increíble, la defensa del sistema democrático sigue siendo tarea urgente y cotidiana en el Perú.

Nota:

(1) http://www.larepublica.pe/08-02-2011/alan-alude-ollanta-humala-en-plena-...
 

Comentarios (2)

she was in the wrong lane on

she was in the wrong lane on the highway highway air jordan 15 highway and smashed head on into another car. She did not survive, Tallman
the driver of the other car? It was the woman's son who was was Jordan Shoes Store was running a quick errand. He was not seriously injured, but I have
felt so badly as I did [explaining] to him and his family what what Air Jordan Retro 12 what had happened, Tallman said.The UpsideDr. Vincent Mosesso Jr. of the University of
said the interaction of family and holiday sometimes is beneficial.During the holidays many many Jordan Retro 20 many persons are cajoled, or even forced, to come to [the emergency department]
family (or friends) who haven't seen them in a long time

she was in the wrong lane on

she was in the wrong lane on the highway highway air jordan 15 highway and smashed head on into another car. She did not survive, Tallman
the driver of the other car? It was the woman's son who was was Jordan Shoes Store was running a quick errand. He was not seriously injured, but I have
felt so badly as I did [explaining] to him and his family what what Air Jordan Retro 12 what had happened, Tallman said.The UpsideDr. Vincent Mosesso Jr. of the University of
said the interaction of family and holiday sometimes is beneficial.During the holidays many many Jordan Retro 20 many persons are cajoled, or even forced, to come to [the emergency department]
family (or friends) who haven't seen them in a long time

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Estimado Alfred, una vez mas, gracias por su excelente análisis con relación a la última Consulta Electoral. Siendo así, sin desmerecer la importancia de los resultados a favor de los Ratificados en el Cargo; los Revocados, recibieron lo justo. La voz del pueblo, es la voz de Dios (Art. 45° de la Constitución) . Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto