Noticias SER
Logo SER

Jorge Basadre (1946) y la crisis presente (2018)

Enviado el 10/01/2018

Jorge Basadre Grohmann (Tacna, 1903-Lima, 1980) fue nuestro gran “historiador de la República” en el Perú de mediados del siglo XX.  La mejor prueba de su relevancia historiográfica es la famosa ‘Historia de la República del Perú’, sucesivamente revisada y ampliada por su incansable autor, que llegó a tener seis ediciones entre 1939 (en un tomo, estudiando los años 1822-1899) y 1968-1971 (en 17 volúmenes, cubriendo el período de once décadas comprendido entre 1822-1933).  Tras su muerte, se han hecho otras tres ediciones de la obra: la 7ma, en 11 tomos, en 1983; la 8va, en 16 tomos, en 1998; y la 9na, en 18 tomos --el último, escrito por Raúl Palacios, cubriendo el período 1933-2000--, en 2005.

Sobre su relevancia historiográfica, Alberto Flores Galindo (n.1949-m.1990) escribió un conocido ensayo titulado “La terca apuesta por el sí”, en el que afirmó: “El rasgo más relevante en la obra de Jorge Basadre --como elogio o reproche-- ha sido siempre su empeño por afirmar, responder positivamente, señalar soluciones y encontrar salidas.  Así el Perú como nación no sólo sería, en sus primeros escritos, un problema a encarar sino también una posibilidad que podía entreverse rastreando su pasado” (en alusión al libro ‘Perú: problema y posibilidad’, de 1931).

Según Flores Galindo: “Este razonamiento diferenció a Basadre de muchos intelectuales de su generación pero sobre todo de los contemporáneos de González Prada, para quienes el nombre Perú era sinónimo de una frustración colectiva.  En cierta manera la ‘Historia de la República’ podría leerse como una vasta réplica de la crítica ácida esgrimida por don Manuel: ese intelectual cuya vida fue escindida por la guerra del Pacífico, que en artículos, conferencias y ensayos, con frases cuidadosamente elaboradas proporcionó a los jóvenes peruanos de la década de 1920 --uno de los cuales era Basadre-- la imagen de una historia republicana que se iniciaba con el festín “plutocrático” del guano para desembocar luego en la catástrofe de la guerra, atribuida en definitiva a una clase que trató de erigirse a costa de las grandes mayorías campesinas.” (‘Tiempo de Plagas’, 1988).

*          *          *

Pero Basadre, además de historiador, tuvo destacada actividad como bibliotecario, primero en la Universidad de San Marcos, en cuya Biblioteca Central trabajó desde sus años de estudiante (1919-1928), y que llegó a dirigir (primero entre 1930-1931, después en 1935-1942); viajó becado a estudiar la organización de las bibliotecas en Estados Unidos (1931); y, finalmente, como director de la Biblioteca Nacional (1943-1948), se dedicó a la reconstrucción física de la institución, luego del terrible incendio del 10 de mayo de 1943, creando además en ese período la Escuela Nacional de Bibliotecarios (1944) y las revistas ‘Boletín de la Biblioteca Nacional’ (1943), ‘Fénix’ y el ‘Anuario Bibliográfico Peruano’ (ambas en 1944).

Además de historiador y bibliotecario, Basadre tuvo también una notable función como “intelectual público” en la década de 1940, cuando dirigió una revista cultural y de actualidad titulada ‘Historia’, que publicó 10 números entre 1943-1945 (acompañados de siete monografías a modo de separatas en los números 4-10, la primera de las cuales fue el ensayo del propio Basadre titulado “La promesa de la vida peruana”, de 1944).

El recientemente fallecido Miguel Ángel Rodríguez Rea y Silvana Salazar escribieron de esta revista: “‘Historia’ refleja indudablemente la personalidad de Basadre.  Sus páginas se abrieron para todos aquellos interesados en contribuir al esclarecimiento de temas nacionales, […].  El material que congregó examina aspectos de la vida nacional e internacional, con sentido pedagógico, sin ánimo de cerrar su discusión” (1989, pp. 243-244).  Casi al mismo tiempo, Basadre fue por algunos meses (julio-octubre de 1945) Ministro de Educación del nuevo gobierno de José Luis Bustamante y Rivero (1945-1948), cargo que volvería a ocupar en 1956-1958, durante el segundo gobierno de Manuel Prado Ugarteche (1956-1962).

*          *          *

A mediados de la década del 40, terminada la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) con la derrota del fascismo en el Viejo Mundo, y cuando las tensiones entre los recientes “Aliados” todavía no abrían el período denominado de la “Guerra Fría” (1947-1990), el Perú experimentó una breve apertura democrática con el gobierno de Bustamante y Rivero (1945-1948).

Habiendo dejado su efímero cargo de Ministro de Educación, pero siendo aún director de la Biblioteca Nacional, Basadre recibió en 1946 el pedido de la Unión Nacional de Estudiantes Católicos (UNEC) de escribir un texto dirigido a la juventud peruana.  Figura en una compilación de sus textos hecha por el sociólogo e historiador tacneño Ernesto Yepes (2003, pp. 324-325), y tiene, en la víspera del 11 de enero de 2018, una sorprendente actualidad.

A la juventud.

La primera cosa que tiene que hacer toda auténtica juventud es aprender a no venderse.  Nada más grave para el futuro y para la salud moral de una nación que las asambleas de pusilánimes o aprovechadores venales cuyo lenguaje común es tratarse mutuamente como respetables.

No sólo los políticos sino muchos grandes médicos y grandes abogados y profesores y aristócratas e intelectuales entran en esa lucrativa confraternidad.

El deber fundamental de un joven es el de la decencia substancial.  Para construirla y sostenerla, ningún material mejor que la indiferencia necesaria para que las naturalezas subalternas importen poco.

Hay que aprender a decir que no en contra de uno mismo.  Será el mejor acto que se pueda realizar en un país enfermo de consentir.  Si en el espíritu de la nueva generación predomina la tendencia a decir que sí, hay que sospechar que la decadencia colectiva es tremenda.  Pero nada tan sencillo aparentemente y tan difícil de hacer bien y tan delicado para realizar con rigor, nada tan arduo que requiera tanto coraje como ser hombres de afirmación y no de mera negación.

Sobre las ruinas de lo que se niega, hay que fundar lo positivo.  La verdadera calidad de un espíritu depende del modo como prolonga hacia adelante su pensamiento y su acción bien parado en los pies propios, adherido con garras a las verdades sólidas y esenciales contra todos los elementos contingentes de la existencia exterior, sin confiar más que en el fruto de la dedicación de la vida a una labor clara y humana.

Chesterton ha dicho: "Yo no sabía lo que entendía por libertad hasta que la oí designar con el nuevo nombre de Dignidad Humana".  Más que nunca en este instante del mundo es preciso construirse por dentro como una voluntad y como una aspiración de Dignidad.  No hay mejor que aquel que logra poseer de las cosas, aun de las más temporales, una concepción intemporal.

Quien no se sienta capaz de ser religiosamente honrado en su soledad se condenará fácilmente a la perdición y por sonora que sea su creencia proclamada, por ruidosos que suenen los golpes que se da al pecho, se entregará fácilmente a la individual rapiña y a todo lo peor con tal de que le otorgue poder.

Acuérdense siempre los jóvenes de eso y busquen en torno suyo a los que desdeñan el grito público y hacen de su retiro o de su callada acción la sola gloria capaz de interesados.

Desconfíen de los teóricos apurados por hacer de su orgullo un imperio y de los que en su arsenal recóndito sólo albergan como armas la calumnia, el insulto, la vejación.  Es muy común que los gestos ampulosos cubran un sistema de miserias.  Guiémonos de los hombres por lo que ocultan.  Lo que un hombre es en su intimidad, esto es lo único que es.

Nada de lo anterior implica un consejo de puro intelectualismo.  Tan peligroso como otros puede ser el mito de la cultura, llámese humanismo del Renacimiento, filosofismo del siglo XVIII, adoración del siglo XIX por la ciencia.  Hay esclavos de bienes corporales (el dinero, el lujo, el predominio) como hay esclavos de bienes intelectuales (el libro, la educación, la fama).  Tanto en las limitaciones especializadas del profesionalismo como en la frivolidad del diletantismo existe, desde un ángulo distinto, análogo condenable divorcio entre la inteligencia y la realidad profunda.

Así como la ley fundamental de la economía no es la acumulación sino la utilización de los valores materiales en beneficio de las exigencias del hombre y de la civilización, también la ley fundamental de la cultura no es la acumulación del saber sino su adaptación al hombre para la realización completa de sus destinos.

El saber es como la riqueza.  Fecundo cuando está al servicio del hombre; peligroso cuando está al servicio de sí mismo.  De acuerdo con la jerarquía natural de los valores, no es el número de escuelas, ni el número de libros ni la cantidad de escritores lo que valoriza a un pueblo, sino la calidad de sus hombres y la naturaleza de su cultura, la sabiduría del corazón.  Es el corazón lo que está en el centro del hombre total”.

- -

Referencias:

Alberto Flores Galindo. “La terca apuesta por el sí”. En: Tiempo de plagas. Lima: El Caballo Rojo Ediciones, 1988.<https://issuu.com/hansmejiaguerrero/docs/tiempo_de_plagas>

Ernesto Yepes del Castillo, comp. Jorge Basadre: Memoria y destino del Perú. Textos esenciales. Lima: Fondo Editorial del Congreso de la República, 2003. <https://es.scribd.com/doc/145772226/Memoria-y-Destino-Del-Peru-Jorge-Basadre-Textos-Esenciales>

Miguel Ángel Rodríguez Rea y Silvana Salazar. “Guía de la revista Historia (1943-1945)”. Histórica (Lima), vol. 13, no. 2, 1989, pp. 243-289. <http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/historica/article/view/7714/7961>

A. Martín López Saldaña. “Un repaso por la historia de la revista Fénix, el Boletín de la Biblioteca Nacional y el Anuario Bibliográfico Peruano”. En: Blog Mundobiblio, 19 de julio 2017. <https://mundobiblio.wordpress.com/2017/07/19/un-repaso-por-la-historia-de-la-revista-fenix-el-boletin-de-la-biblioteca-nacional-y-el-anuario-bibliografico-peruano/>

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Plenamente en consonancia con los contenidos y denuncia del artículo. Un artículo que actualiza una vez más el olvido e incompetencia del estado y políticas públicas con relación a un sector -si cabe- el más importante del Perú: el comunitario Personalmente reflexiono y trabajo en la dirección de que es este valor precisamente: el comunitario, el que requerimos desarrollar, acrecentar y visibilizar para alcanzar las metas trazadas en el Acuerdo Nacional hace casi 20 años. Mas allá de ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto