Noticias SER
Logo SER

Para entender el caso de las Esterilizaciones

Enviado el 10/08/2016

El anuncio del cierre del caso de las esterilizaciones, un día antes de la celebración de Fiestas Patrias, dado por la Fiscal Marcelita Gutierrez evidencia algunos asuntos que empiezan a tener apariencia de patrones que se repiten frente al caso. Primero la impunidad hacia los principales gestores de este programa como son Alberto Fujimori y sus ex ministros de Salud, que nos hace pensar que existe dentro del aparato judicial una red de personajes poderosos que obstinadamente manipulan declaraciones exculpando a los responsables, y segundo la repetida utilización del tema de las esterilizaciones para fines electorales y políticos.

Volviendo al primer punto, el fallo de la Fiscal Marcelita Gutierrez concluye esta vez que de las 2074 denunciantes hay un universo reducido de mujeres que han sido esterilizadas sin su consentimiento[1]. El mismo argumento dado por el Fiscal Guzmán Baca cuando en mayo del 2014 decidió cerrar el caso (inclusive después de que se reunió evidencia por parte de la Fiscalía en las provincias de Anta y Huancabamba) en un hecho realmente escandaloso, ya que dicho Fiscal había sido el encargado de recoger testimonios en diferentes provincias del Perú, como en Huancabamba donde las mujeres organizadas presentaron 200 casos. Ante esta avalancha de declaraciones el Fiscal Baca prometió a las mujeres Huancabambinas disponer del reconocimiento médico legal y la pericia psicológica (oficio 23-2011/2013-2 FMS-MP-FN) al doctor Gino Dávila Herrera, que nunca llegó a Huancabamba. En el caso de Cusco las mujeres denunciaron que muchos de los médicos que acompañaron al Fiscal Baca a Anta fueron los mismos que participaron durante las campañas de esterilización AQV.

"Este fiscal llegó a Cusco, nos discriminó entre los quechua hablantes y los que no lo son. Tomó nuestros testimonios. Le dijimos que nos llevaron a la fuerza, con engaños, pero luego dijo que no había pruebas sobre estos casos” [2]

Indignadas las mujeres de los Comités de Huancabamba y Anta llegaron hasta Lima en el 2014 para presentar su reclamo en contra del cierre del caso. Pero lo más grave en aquel momento fue que según las organizaciones de defensa de derechos humanos se sospechaba que la decisión abrupta del cierre del caso tuvo que ver con una visita que hizo el Fiscal Baca al ex presidente Fujimori, aunque no existen pruebas de ello, la abogada de DEMUS reafirmo la existencia de ese hecho.

“Hay información en donde se sabe que el Fiscal visito a Fujimori en la cárcel días antes de anunciar que se cerraba el caso. No hay análisis jurídico de por qué el fiscal Baca decidió cerrar el caso, cuando existían 700 declaraciones de mujeres esterilizadas en contra de su voluntad, y no hubo una evaluación de la diligencia que se realizó”[3] .

El 10 de mayo del 2015, año preelectoral, el Ministerio Público decidió reabrir el caso por un plazo de tres meses, plazo que nunca se cumplió ya que la resolución se fue dilatando hasta después de las elecciones. Las mujeres de los Comités y diferentes organismos reclamaron hasta el hartazgo la prontitud de la respuesta al caso. En el camino, se dieron hechos positivos e históricos como la creación de  REVIESFO que es vital para el recojo de información que comprendería la asistencia legal gratuita, acompañamiento psicológico y atención de salud integral a las víctimas de esterilizaciones forzadas; también conocimos cómo Esperanza Guayama, líder del CDME de Huancabamba sorprendió al firmar un convenio y dar su voto de confianza a la agrupación política del PPK, y demandó junto con su grupo la creación de una Comisión de la Verdad.

Ahora ante el nuevo cierre del caso, es indudable que la desconfianza por parte de las mujeres afectadas ha ido en aumento, pues ya no solo es hacia los poderes del Estado sino también hacia los servicios de salud, incluso hacia algunos grupos de defensa de derechos humanos. En contraparte, y buscando el lado positivo del asunto, también ha ido en aumento la capacidad de las organizaciones de mujeres esterilizadas para demandar justicia. Este aspecto es fundamental puesto que los grupos de mujeres esterilizadas se han unido y ahora forman una propia y sola voz, y sin duda no se darán por vencidas. A su vez, el compromiso que firmó Esperanza Guayama con el partido del actual presidente, es un punto importante para que el tema continúe y se reabra el caso. Junto a esto el registro de mujeres esterilizadas REVISFO probará que las esterilizaciones que se practicaron en el Perú desde 1996 hasta el 2000 fueron crímenes de Lesa Humanidad, pensados y concebidos para eliminar a la población más pobre de país, que coincidentemente es la población indígena, sumándose a los miles de testimonios registrados en investigaciones y los audiovisuales (que han sido una herramienta fundamental en la visibilizaron del caso y ocupa un espacio en donde los textos académicos no pueden llegar) pero ninguna estas evidencias parece haber tenido un peso para el poder judicial de nuestro país.

Han transcurrido veinte años desde que se iniciaron las denuncias. No es posible que se siga ignorando los derechos de miles de mujeres que fueron esterilizadas bajo métodos coercitivos, con engaños, con mentiras, a la fuerza. Por eso se le llaman esterilizaciones forzadas porque se utilizó no solo la fuerza física para transgredir el cuerpo de las mujeres sino también toda la fuerza del estado dictatorial fujimorista. Esta vez, han esperado las celebraciones de Fiestas Patrias para dar el anuncio del fallo y vemos como con el paso de los años, entre cierres y reaperturas del caso, las decisiones  casi siempre coinciden en coyunturas provechosas para algunos políticos ¿manipulación monstruosa del caso? El registro de las 2074 víctimas, la creación de REVISFO, los Comités de Mujeres esterilizadas, que deberían darse en todas las provincias, son pasos firmes, fuertes y sobretodo transparentes que demuestran una solidez y compromiso de lucha para llevar este caso adelante. No dejemos que la memoria colectiva del caso se pierda, la “esperanza” esta puesta en el Estado para que garantice de una vez por todas las justicia pendientes que tanto está costando conseguir.

CASO JUDICIAL ESTERILIZACIONES (Click para ampliar)

Esterilizaciones forzadas el juicio

 




[1]
DEMUS María Ysabel Cedano.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Todos reclaman de los políticos pero se olvidan que nosotros los elegimos sin importarnos lo que van a hacer y cómo. Hoy, este es un tema técnico en principio para determinar lo que se debe hacer y luego ejecucional por parte de los Ministerios. Sin embargo, necesitamos una política de estado que trascienda al gobierno de turno. Una Dirección Autónoma de Gestión del Riego Natural, del mayor nivel técnico (peruano o extranjero) que liste y priorice los eventos y regiones de riesgo, que ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces