Noticias SER
Logo SER

Ahogarse en colores

Enviado el 11/01/2017

Si retrocedemos un poco en el tiempo y recordamos nuestra niñez y adolescencia, cada uno tendrá una historia diferente que contar y tal vez una herida que aún no sana. Y así como algunos recuerdan con nostalgia la etapa escolar, muchos de nosotros no quisiéramos repetirla nunca. La mía por ejemplo, no fue fácil; ser una niña y adolescente diferente, muy delgada, de rostro raro y apático me hacía fea en comparación al resto de compañeras, y blanco fácil de burlas y prejuicios de hasta algunas de mis profesoras y un par de monjas, que cada día, me hacían desear no haber existido nunca. Así terminé el colegio odiándome a mí misma por no ser el tipo de mujer que la sociedad, a tan corta edad, ya me exigía ser: no era la chica bonita, risueña, expresiva, ni sociable; mi vida parecía no tener sentido, y tal vez nunca tendría una oportunidad de ser lo que yo quería, por ser así, fea según la sociedad, por no ser el color rosa perfecto que se supone debo ser.

Y pese a que todo esto pasó en los últimos años de los 90’s, hoy la niñez y adolescencia en el Perú sigue sufriendo todo tipo de violencia y discriminación en las escuelas, a tal punto de que el suicidio es el mejor medicamento a tanto dolor. Muchos niños y adolescentes no soportan más, y prefieren terminar con sus vidas, porque en las escuelas donde debieran inculcarles amor y respeto, les enseñan que ser diferentes es un crimen. Es como si el tiempo se hubiera congelado, y los niños y adolescentes, hoy, tienen las mismas posibilidades de ser felices siendo ellos mismos que yo tuve, hace años, en mi escuela: ninguna.

Y además de negarles la oportunidad de ser felices, iniciamos guerras absurdas por colores y cultos en nombre de la niñez, disfrazando así intereses personales y miedos infundados; llamando ideologías a principios constitucionales. Y es que es sencillo de entender, y está en la constitución: “hombres y mujeres son iguales ante la ley; iguales en derechos, deberes, y oportunidades”. ¿Por qué ahogarnos en tantos colores?

¿A quién le piden que no se metan con sus hijos, a quienes buscan que crezcan en igualdad y respeto, o a quienes siguen formando adultos heridos?

¿Por qué dejar que sus hijos sigan muriendo?

Un camaleón cambia de color tantas veces de acuerdo al lugar y temperatura y sigue siendo un camaleón; no importa el color y etiqueta que nos pongan, siempre seremos seres humanos, iguales por ley.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
La presidenta de la Comisión de la Mujer y Familia dice "háblale bonito" a tu marido porque si no te mata. La ministra de la Mujer ¿esta fortaleciendo los niveles locales para la defensa de la mujer? ¿O quiere atender a todos los casos que ocurren con su viceministra?. Eso no es serio. Tener cámara es para crear conciencia y favorecer condiciones en todo el país.