Noticias SER
Logo SER

La opción biodiversa de Cajamarca

Enviado el 11/11/2017

Hace 49 años el Tayta José María Arguedas escribió sobre nuestro abigarrado y diversos país: "No, no hay país más diverso, más múltiple en variedad terrena y humana; todos los grados de calor y color, de amor y odio, de urdimbres y sutilezas, de símbolos utilizados e inspiradores... Imitar desde aquí a alguien resulta algo escandaloso”.

En el Perú somos eso: multiculturales y diversos, crisol de sangres y bio-ecosistemas. Quizá por ello es que no nos ponemos de acuerdo entre nosotros mismos. Pero estamos o deberíamos estar contra el salvaje extractivismo neoliberal en curso y por la defensa de nuestra agua y la Madre Tierra. Y, al menos en mi caso, estoy contra lo que lamentablemente es parte del “sentido común” -un sinsentido en un país como el nuestro y una región como Cajamarca-  que trata de convencernos que somos “un país minero” y “una región minera”.

Como he escrito en esta misma columna a propósito de la recentralización y la minería (http://www.noticiasser.pe/03/06/2015/desde-jalcas-y-paramos/re-centralizacion-y-mineria), el Perú no es ni debería ser solo ni principalmente minero, sino marítimo, forestal, agrícola, pecuario, fluvial y lacustre y biodiverso de protección. No obstante, el salvaje neoliberalismo extractivista en el que nos introdujo el fujimorismo desde los noventa ha hecho que el 22% del territorio peruano tenga concesiones mineras metálicas y no metálicas y que el 70% de la superficie amazónica y el 25% del mar de Grau esté concesionado para hidrocarburos (petróleo y gas).

Aunque también es verdad que de la minería y los hidrocarburos depende directa e indirectamente, una población de menos de un millón de personas, sobre un total de 30 millones y que de estos recursos dependeremos por muchos años más. Pero nuestro extractivismo se realiza sin responsabilidad social, afectando las jalcas, los páramos y las cabeceras de cuenca, tema que también he reportado en esta columna (http://www.noticiasser.pe/06/05/2015/desde-jalcas-y-paramos/agua-y-biodiversidad-en-cajamarca). Este extractivismo salvaje se lleva a cabo con la lamentable complicidad del gobierno y de entidades que tienen la responsabilidad de protegernos, como son el MINAM y el MINEM. 

Cajamarca es biodiversa, multicultural, turística, gastronómica y con opción productiva agro-forestal. Tiene una población de millón y medio de habitantes que son mestizos, quechuas, awajun y blancos. Tiene sitios arqueológicos notables como Kunturwasi, Baños del Inca, Cumbemayo, Quayacpuma, etc. y una gastronomía de primer orden. En resumen, tiene una opción productiva no exclusivamente minera, como ocurre desde los noventa, sino principalmente agro-alimentaria, forestal, agro industrial y eco-turística.

No hay que olvidar que Cajamarca hasta los ochenta fue la segunda o tercera despensa alimentaria del Perú, con una riqueza acuífera de primer orden en jalcas, páramos y la cuenca del Marañón que no debemos desperdiciar ni depredar sino usarla sosteniblemente desde las cabeceras de lagunas, bofedales y colchones hídricos: los glaciares no se pueden reponer frente al Cambio Climático, pero ¡las jalcas y páramos si se pueden usar sosteniblemente!

Luego de trabajar durante 21 meses -entre el 2015 y 2016- en Cajamarca, me convencí más que esta región es viable si se impulsan tres principios de desarrollo sostenible, como creo que lo está haciendo su Gobierno Regional.

Primero, convencerse que no hay verde sin azul, y que las jalcas en el Sur y páramos en el Norte, son las esponjas hídricas que hay que proteger y manejar sosteniblemente. Segundo, que tanto la minería como la energía – como lo que se quería hacer Odebrecht en el Marañón - para la exportación deben estar subordinadas al desarrollo agropecuario, forestal, turístico e industrial, así se podrán cerrar brechas, atender la calidad de vida y lograr sostenibilidad ambiental con uso adecuado del agua. Tercero, que debe impulsarse un desarrollo institucional estatal regional con gestión local participativa, democrática, transparente y competitiva con la gente y para la gente.

Esta es la “cremallera” que enrolla a los tres engranajes – social, productivo y ambiental – que constituyen el Nuevo Modelo de Desarrollo Sostenible de Cajamarca, que apunta a la mejoría de los niveles de vida de nuestra población. Y, el “aceite” para que funcione este desarrollo que perdure en el tiempo es el Plan de Ordenamiento Territorial…que desde hace varios años los mineros y el gobierno central boicotean.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Comentario Destacado
Hace poco estuve por Cajamarca luego de algunos años. Nunca habia visto a la ciudad tan fea. Un crecimiento desordenado e improvisado. Cero planificación o si la hubo fue muy mal ejecutado. Ni siquiera el centro histórico se salva ya de esa barbarie. Los patios de las casonas prácticamente han desaparecido. Construcciones de ladrillo sin tarrajear se han apoderado de ellos , tal como es el caso de las casas que rodeaban la plazuela de Belén. Las azoteas han remplazado los techos de teja y ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto