Noticias SER
Logo SER

Después del diluvio, los jóvenes

Enviado el 12/04/2017

El mes de marzo fue el mes del desborde nacional. De los ríos y de la solidaridad.  Migraciones temporales para las familias en riesgo, refugios provisionales creados en aulas escolares, gestión de donaciones para atender las necesidades inmediatas. En el mes de marzo, imágenes aéreas mostraban las carreteras como caminos de Moisés cruzando un mar rojo inesperado, imágenes que daban cuenta como las zonas rurales se iban volviendo archipiélagos en medio de campos de cultivos, dejando a comunidades enteras aisladas por el desastre.

Pasado el temporal, quisiéramos aquí dar elementos para considerar que la situación de las zonas rurales debe ser un tema central en la agenda para la reconstrucción nacional.

En el mes de marzo, se realizó la primera sesión, en el Perú, del Grupo de Diálogo Rural (GDR) promovido por el Instituto de Estudios Peruanos, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP). En esa primera sesión, el debate se centró en torno a la juventud rural, a raíz de la presentación del estudio “Una presencia invisible: qué sabemos de los jóvenes rurales en el Perú hoy”.

¿Cómo decide sobre su futuro este colectivo? A continuación se dan algunas pistas.

Los jóvenes rurales hoy están más conectados. 3 de cada 5 jóvenes acceden semanalmente a internet y más de 8 de cada 10 tiene teléfono celular (en el 2005, 9 de cada 10 no había accedido a internet). Con la conectividad, están redefiniendo la noción misma de la ruralidad.

El acceso a la salud es un hecho. 76% tiene algún seguro de salud frente a 60% de jóvenes urbanos. Esto muestra los esfuerzos del Estado para garantizar la cobertura del SIS en zonas rurales en los últimos años.

Los estudios parecen ser una aspiración cada vez más presente. En el grupo de los mayores, (25 a 29 años) 56% no ha completado la secundaria mientras que en el grupo de 20 a 24,  esta cifra desciende a 41%.

En cuanto al trabajo, cada vez más jóvenes son asalariados (35% en el 2015 versus 23% en el 2005) lo que implica que hay un rango cada vez mayor de empleo al que pueden acceder.

Si bien esperanzadoras, por las nuevas oportunidades de las que dan cuenta, estas cifras esconden diferencias entre jóvenes rurales y urbanos, y sobre todo entre hombres y mujeres jóvenes que viven en el ámbito rural. En el primer caso, por ejemplo, solo 2% de jóvenes rurales accede a internet desde su casa (frente a 35% de jóvenes urbanos). En el segundo caso, si bien hay mejores condiciones laborales, en el sector agropecuario, por ejemplo, mientras 40% de los hombres jóvenes son trabajadores familiares no remunerados, 73% de las mujeres lo son.

Así, las decisiones de los jóvenes rurales sobre el futuro están condicionadas por un conjunto de factores que evidencian barreras que, a la larga, se traducen en brechas. Estas “cadenas limitantes” se hacen evidentes frente a tres problemas característicos de la juventud rural: la deserción escolar, el acceso a la educación superior y el embarazo adolescente.

A la luz de estos desafíos, las herramientas que ha diseñado el Estado parecen comprender el problema de manera separada: por un lado, se han diseñado planes para el desarrollo rural, entre los que destacan -en el último quinquenio- los planes de agricultura familiar que no contemplan a los jóvenes como un actor clave. Y por otro, los planes para el desarrollo de la juventud, que no contemplan a los jóvenes rurales como un colectivo con sus propias características.

En este contexto de reconstrucción nacional, el futuro de la ruralidad no puede ser pensado sin el rol que los jóvenes juegan en el. He ahí una (otra) tarea pendiente para  ser atendida.

 

Adriana Urrutia Pozzi-Escot pertenece a la Plataforma Comadres, espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Comentario Destacado
Entrevista que aporta un reflexión muy sugerente y bien informada. Hay puntos, por supuesto, que requerirían mayor discusión. Apunto uno, ¿los maestros necesitan del acompañamiento de antropólogos para "comprender" la cultura de los educandos, varones y mujeres? Y, ¿por qué los antropólogos? ¿cualquier antropología? No es tan simple. En mi concepto, lo que tendría que verse, identificarse, deconstruirse, es el mecanismo de poder del aula, currículo incluido, que es lo que define las ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)