Noticias SER
Logo SER

Conga: ¿Nos vemos el 2014?

Enviado el 12/09/2012

Ronald Ordóñez

El nombramiento de Juan Jiménez Mayor como Presidente del Consejo de Ministros, abrió y cerró la posibilidad del diálogo en Cajamarca y la mejora de la relación entre el gobierno nacional y el sector movilizado de la región, sin embargo, la innecesaria prorroga del ya suspendido Estado de Emergencia, echó por la borda el esfuerzo de Monseñor Cabrejos y el Padre Garatea. Luego, ante la publicación de una contundente encuesta de Ipsos-Apoyo, Newmont primero, y el gobierno nacional luego, anunciaron la suspensión del proyecto hasta el 2014. 

Lo que cabe preguntarse ahora es: ¿Podrá el gobierno solucionar el conflicto en Cajamarca por el proyecto Conga? ¿Existe la posibilidad de que este proyecto sea declarado inviable? Preguntas que siguen sin respuesta, mientras que la oposición al proyecto –que no necesariamente lidera el presidente regional Gregorio Santos– se ha fortalecido, asumiendo la palabra “diálogo” como sinónimo de “traición”.

Atrapados sin salida

¿Es realmente Gregorio Santos aquel “radical” o “intransigente” que nos muestran los medios de comunicación sobre todo capitalinos? Para quienes conocen su pragmatismo, a estas alturas probablemente estaría sentado en una mesa de diálogo discutiendo las nuevas reglas para la minería en Cajamarca, si no fuera por algunas razones importantes.

Primero, Santos, Marco Arana y los dirigentes de los Frentes de Defensa, casi han convencido a la ciudadanía movilizada que Conga es inviable, haciendo de la consigna “Conga no va”, una verdad inquebrantable. En ese sentido, prolongar indefinidamente el conflicto, es sinónimo de coherencia y apego con la causa común. Lo último que quieren es que los llamen “traidores”. Y en el caso de Santos, permanecer en el ámbito del conflicto permite también distraer las cámaras de la propia gestión regional y despertar la solidaridad de propios y ajenos con el objetivo de capitalizar futuros electores. Así, para un gobierno regional con serios indicios de ineficiencia, el conflicto sigue siendo la mejor manera de evadir las críticas.

Segundo. El conflicto de Conga ha movilizado a un sector mayoritario de ciudadanos y ciudadanas de las provincias de Bambamarca y Celendín, lo cual representa una oportunidad política para los actores que han logrado una presencia importante en el conflicto, seguramente con futuras pretensiones electorales. Mientras que la resistencia y los incumplimientos y malas prácticas de las empresas mineras hacen el resto.

A ello se suma la mala relación que existe entre la ciudadanía y la empresa Minera Yanacocha que se ha convertido en un factor natural para ganar adeptos y empezar a tejer lazos interprovinciales y departamentales, pues, Patria Roja y Tierra y Libertad no son movimientos que gocen de buen respaldo ni siquiera al interior de la región. Tanto Santos como Arana son criticados duramente por ello. Sin embargo, también hay que mencionar que el sustento de las protestas ha sido en buena parte gracias a las  rondas campesinas, que con todas sus diferencias y debilidades siguen funcionando de manera autónoma e unitaria, en torno a la defensa del agua como recurso fundamental para la vida y las actividades agropecuarias.

Tercero. La intención de Santos por lograr acercamientos entre diversos sectores de la población fue opacada por el Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca (FDAC) liderada por Wilfredo Saavedra, que tiene facilidad para “incendiar la pradera” rápidamente considerando los ánimos exacerbados de quienes protestan. Esto, por supuesto, no le hace bien a nadie y por ello, fue arrinconado desde adentro, al conformarse el Comando Unitario de Lucha, en el que ha aparecido constantemente Idelso Hernández, brazo derecho de Santos.

Cuarto. Sale a la escena la dinámica de Bambamarca, el lugar donde se centralizó la mayor resistencia en pleno Estado de Emergencia. Bambamarca, capital de la provincia de Hualgayoc, es una zona que además de hermosos paisajes ha convivido con la minería desde hace décadas y ha sido mal pagada. Está claro que un sinnúmero de pasivos ambientales, contaminación y disminución de afluentes de agua, así como la continuidad de la pobreza, son los factores que han hecho que su población rechace la actividad de la explotación minera. A lo que se suma la sólida identidad de las rondas campesinas que dinamiza la protesta.
 
Haciendo frente al conflicto

Del lado del gobierno nacional, es claro que no hubo una lectura sobre el proceso previo al conflicto. No se consideraron entre otras cosas, las críticas a la presentación del EIA; la presencia de la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC) que, aunque con limitaciones, hicieron esfuerzos considerables para hacerse escuchar; los reiterados traspiés de la empresa Yanacocha que terminaron por prender la mecha –recordemos a Carlos Santa Cruz anunciando la explotación del Quilish para el 2016, o las denuncias de desalojo de terrenos en el área del proyecto–; el arrinconamiento al presidente regional por la ambigüedad que mostraba al inicio de su gestión en relación a la minería y la desaparición del acta de supervisión hecha por el gobierno regional a las instalaciones de Conga en la que tuvo responsabilidad el vicepresidente César Aliaga.

Todo ello fortaleció la presencia de las organizaciones sociales especialmente de Cajamarca y Bambamarca, además de la PIC, quienes sostuvieron encuentros descentralizados en diversas provincias con la participación de organizaciones claves para analizar la problemática ambiental regional y el conflicto Conga.

En el nuevo escenario, con la suspensión de Conga por dos años, resulta importante que se defina y discuta, a nivel nacional y no sólo en Lima la nueva política ambiental anunciada en reiteradas oportunidades desde el inicio de la gestión del gobierno de Ollanta Humala, y cuyo primer paso es el proyecto de ley de creación del Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (SENACE) que no incluye a los gobiernos regionales. Si así fuera, podría ser el inicio de un debate serio entre los distintos niveles de gobierno respecto a la actividad minera en el país además de poner sobre la agenda, la necesidad de contar con instrumentos de gestión del territorio como la Zonificación Ecológica y Económica y el Ordenamiento Territorial.

¿Qué escenario tendremos cuando dentro de dos años se quiera reiniciar el proyecto Conga en un año de elecciones regionales? Difícil saberlo, pero no será un escenario fácil como piensan algunas autoridades del gobierno nacional, que creen que con obras y reservorios, el rechazo al proyecto disminuirá sustancialmente. En ese sentido, tanto la empresa, el gobierno regional y el gobierno nacional tendrán que hilar fino para que Cajamarca, Bambamarca y Celendín no vuelvan a convertirse en un campo de batalla.

Artículo publicado en Revista Voces Nro. 42. Setiembre 2012. Cajamarca. Asociación SER.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Comentario Destacado
Todos reclaman de los políticos pero se olvidan que nosotros los elegimos sin importarnos lo que van a hacer y cómo. Hoy, este es un tema técnico en principio para determinar lo que se debe hacer y luego ejecucional por parte de los Ministerios. Sin embargo, necesitamos una política de estado que trascienda al gobierno de turno. Una Dirección Autónoma de Gestión del Riego Natural, del mayor nivel técnico (peruano o extranjero) que liste y priorice los eventos y regiones de riesgo, que ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto