Noticias SER
Logo SER

La esencia pura y dura

Enviado el 13/04/2017

En el colmo del absurdo la presidenta del Congreso Luz Salgado señalaba ayer que la renuncia de su colega de bancada Víctor  Albrecht era por motivos de salud. Así es, la antigua visitante de la salita del SIN fujimontesinista, nos dice en nuestra cara pelada que el expresidente de la comisión del Congreso que investiga los casos de corrupción y que iba a investigar los casos en los que sus antiguos socios están embarrados hasta las orejas, solo se retira por problemas de salud. Desde los años 90 se acostumbraron a mentirnos y lo siguen haciendo de la manera más burda.

Hace un par de días trataron de robarme. Mientras manejaba un tipo metiendo casi medio cuerpo por la ventana intentó sacar mi teléfono, la respuesta de varias personas a este intento de robo fue sobre cómo cuidarme de los rateros: desde que no debía manejar y chatear (cosa que no estaba haciendo), hasta cerrar bien las ventanas, esconder el teléfono o llevar gas pimienta (de haberlo tenido y en la posición en que me encontraba, ese aparato solo me hubiese servido para golpear al ratero). Todos los consejos fueron con la mejor intención, pero nos demuestran que vivimos en una sociedad demasiado insegura, donde la confianza no es la regla, sino una excepción cada vez más difícil de encontrar.

Es esta misma sociedad en la que lidiamos con los rateros de celulares, de carros, de casas, que vemos como esto se replica más arriba, porque nos damos cuenta que no es cierta la excusa de la salud de Albrecht, que el robo descarado en el Callao con este congresista fujimorista es la razón de peso; porque la tenemos clara, y así como nos roban en la calle o en nuestra casa, también lo hacen quienes están ejerciendo un cargo de representación política. La cereza del pastel, el congresista Castro del Frente Amplio señalando que Albrecht hizo una buena labor en esa comisión.

Hace tan solo 8 meses tuvimos la más grande manifestación pública de los últimos años en el Perú, la marcha del #NiUnaMenos nos remeció. La chispa que prendió el incendio: la impunidad frente al intento de feminicidio de Arlett Contreras por parte de Adriano Pozo. Hace 8 meses también desapareció una joven activista de esta marcha Solsiret Rodríguez, desde el 22 de agosto su familia la busca desesperadamente, muchas personas la buscan, la buscamos. Ayer una terrible denuncia se hizo viral en las redes, la violación de una mujer inconsciente en una discoteca. Y ante toda esta cruel violencia de género, violencia que nos mata, nos desaparece, nos viola, el Congreso lo que viene haciendo de manera perversa es eliminar el enfoque de género de las políticas públicas.

Sí, ese enfoque que es una herramienta para evitar la violencia de género, esa cruel violencia que nos está matando, esa herramienta es la que vienen eliminando. Las y los congresistas fujimoristas que están votando por la eliminación del enfoque de género, no solo son responsables por hacer retroceder al país en materia de derechos humanos, sino que están jugando en pared con cada feminicida, cada abusador o violador; contribuyendo a que todo este odio y desprecio contra nosotras siga presente o se acreciente, a que cada feminicidio o violación que se cometa quede impune.

Y no solo es la complicidad con la gran corrupción develada hace unos meses, tampoco es la misoginia y el machismo desfachatado que eliminar la igualdad de género de las políticas públicas; es continuar cada día con un nuevo escándalo delincuencial. Empezaron desde los 90, y aunque muchos intentaron mostrar que habían cambiado, incluyendo ingenuos politólogos en misiones de salvataje a Harvard, lo cierto es que solo han sofisticado su accionar. En la campaña electoral ya escuchábamos de las denuncias de lavado de activos de Joaquín Ramírez, que hoy está siendo investigado por este delito. Para no quedarse atrás por ese mismo delito también está siendo investigado Kenji Fujimori. Ahora sabemos que otro congresista fujimorista, Elard Melgar, postuló inscribiéndose ante el Jurado Nacional de Elecciones con el título de abogado, hoy no tiene el título, se lo quitaron por plajero, lo que implica que habría cometido délito ya que su declaración ante el JNE fue falsa. El fin de semana, se hicieron públicas graves denuncias de extorsión cometidas presuntamente por la congresista fujimorista Aramayo, ella alega que el juicio se cerró, lo cierto es que prescribió y por tanto nunca fue declarada inocente. La lista es de nunca acabar.

Si algo queda claro a la fecha es que el fujimorismo es una organización con tentáculos en los robos millonarios por mega obras mal hechas, con vínculos con el lavado de activos, con financiamiento desconocido ocultado por falsos cocteles. Una organización que nos quita derechos y ni se inmuta cuando una activista de los derechos de las mujeres desaparece o cuando se piden investigaciones para las violaciones de los sodalites, al contrario el fujimorismo hace lo imposible para que estos crímenes no se sancionen y continúen. Una organización que ha reclutado personajes investigados o incluso procesados con delitos prescritos.

Por ello, si algo queda claro es que los fujimoristas nunca rompieron con la mochila corrupta de los 90, y lo que es peor, nunca lo harán.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Entrevista que aporta un reflexión muy sugerente y bien informada. Hay puntos, por supuesto, que requerirían mayor discusión. Apunto uno, ¿los maestros necesitan del acompañamiento de antropólogos para "comprender" la cultura de los educandos, varones y mujeres? Y, ¿por qué los antropólogos? ¿cualquier antropología? No es tan simple. En mi concepto, lo que tendría que verse, identificarse, deconstruirse, es el mecanismo de poder del aula, currículo incluido, que es lo que define las ... Leer más >>
El Video de la semana