Noticias SER
Logo SER

Comentario al artículo "Rondando las rondas" de Christian Reynoso

Enviado el 13/06/2008

César Rodriguez

Estoy de acuerdo en parte con Edgardo. Es cierto, que las críticas de nuestro buen amigo Christian es desde la postura liberal, "liberal decimonónico" como lo llama. Ideas liberales ya superadas en el siglo pasado, incluso por los propios liberales, ya que el Multiculturalismo es invento de ellos. 

Me parece que el contexto que estamos nos trae como reto el replantear categorías políticas, jurídicas, sociológicas y filosóficas. Como muestra de ello, en el contexto actual se viene discutiendo la diversidad cultural, no solamente en los países latinoamericanos, sino en todo el mundo. El problema no solamente está relacionado con los pueblos originarios, sino también con las comunidades de migrantes, grupos que se identifican por su preferencia sexual, por su género, su religión o su nacionalidad, etc.
 
En consecuencia, tales fenómenos y realidades no son hechos espontáneos y aislados, sino que siempre han existido y seguirán existiendo, pese a que se apliquen programas y políticas asimilacionistas e integracionistas como ya se ensayó en demasía en América Latina. Sin embargo, es muy lamentable que siga habiendo gente que siga apostando por dichas políticas asimilacionistas e integracionistas del indio a la cultura dominante (la supuesta civilización).
 
Pienso que el reto es cómo aprender a vivir en diversidad y construir un proyecto de Estado Pluricultural, donde todos y todas puedan quepar y sentirse representados. Lo que no ocurre, hoy por hoy. Más bien siempre hemos negado y escondido al otro que no piensa y actúa como yo (o sea yo de la cultura dominante).
 
Ahora con respecto a las rondas campesinas de Carabaya, yo creo que son comuneros campesinos que se organizan a su propia racionalidad y lógica, ya que para seguir subsistiendo tienen que hacerlo, así como también tienen intereses como cualquier otra sociedad.
 
Me parece que siempre queremos ver a las comunidades campesinas y rondas campesinas como ornamentas y no como organizaciones vivas que actúan y construyen también su proyecto como cualquier sociedad y en defensa de sus intereses. De ahí que cuando las comunidades o rondas campesinas no actúan conforme a las reglas de la cultura dominante nos quejamos y todo el mundo cegado por los prejuicios de superioridad y negación a otras maneras de organizarse y ver el mundo.
 
 
Por el otro lado, pienso que exigir el respeto a los derechos humanos a los campesinos ronderos es casi difícil, ya que ni los propios miembros de la sociedad dominante manejan y conocen el discurso de los derechos humanos. Pero eso no significa que los ronderos no respetan la vida, la integridad. Sí lo hacen, pero lo hacen de acuerdo a los valores y principios de su propia cultura (cultura andina).
 
Entonces, el límite de la justicia comunal no son los derechos humanos, sino los principios y valores de la cultura andina (es decir, dentro de la cultura andina están el respeto a la vida, la vida no solamente de los hombres sino también de los otros seres inanimados).
 
Hay mucho por teorizar.
 
César Rodríguez

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Ideas del Sur

La aparente gobernabilidad ecuatoriana

Alfonso Bermejo

Patrimonio Cultural

Interoceánica: el daño no fue solo la coima

Carlos Herz S.

La trenza suelta

No solo el TC y el Ministerio Público, ...

Cruz Silva Del Carpio

Más de cien palabras...

Política emotiva

Gustavo Ruiz

Historia

Raúl Porras y la caída de los Incas

Nicanor Domínguez Faura

Cruce de caminos

Colombia: los otros caminos de la paz

Jairo Rivas Belloso

Escrito al margen

La falacia del “racismo inverso”

Jorge Frisancho

Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género. Vivencias llenas de contradicciones y malestares. Creo que necesitamos cambios domésticos para construir cambios culturales, donde no solo cambiemos la letra de lo que decimos, sino también la melodía afectiva con la que nos acercamos a los demás y a nuestras necesidades, que creo que eso facilitaría que transitemos distintos ritmos en la convivencia entre géneros. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces