Noticias SER
Logo SER

Somos los ANTI porque estamos cansados de las viejas ideas

Enviado el 14/06/2017

El arte puede ser el espacio donde mayores son las revoluciones. Voy a empezar contando que hago poesía, que el año pasado, junto a mi colectivo nos sumamos a una propuesta, que más que una apuesta era una locura, colectivos de artistas se organizaban para gestionar la primera feria del libro alternativa (ANTIFIL). Cero presupuesto, solo nuestra fuerza y trabajo. La premisa era sencilla, la feria tradicional del libro se ha convertido en un espacio caro, mercantilizado donde las mejores promociones son las que sobresalen, lejos de ser un espacio de encuentro y aprendizaje. Estábamos contra eso, queríamos espacios horizontales, propuestas nuevas y atrevidas, menos lucro y más contenido.

Cuando pensamos la feria, no teníamos idea de lo que habíamos despertado. Una ola de jóvenes y adolescentes escribieron y se sumaron. En redes compartían y comentaban furiosos sobre los problemas de la ciudad como la expulsión de los libreros de Quilca o la Ley Pulpín, donde se recortaba derechos laborales a los jóvenes. La cultura no podía estar al margen de esas problemáticas.  En cuestión de meses, nuestra página llegó a 8 mil seguidores.

Era curioso, porque, en las elecciones del 2016, la juventud, según datos de la Secretaría Nacional de Juventudes (SENAJU) representaba casi el 30% del electorado. Sin duda un jugoso botín para los partidos políticos. Pero su nivel de interés frente a temas políticos era bajo.

Junto a lo que las encuestas y estudiosos de ciencias sociales llamaban “desinterés”, sobresalen los datos de desempleo juvenil que llegaban a márgenes del 18% en el 2015. Muchos jóvenes ganando sueldo mínimo en condiciones laborales precarias. Un porcentaje alto de embarazos adolescentes por encima del 14%.

En el 2014, el estallido social lo lideraron los jóvenes frente a la Ley Pulpin. No se trata entonces, de una generación despolitizada, porque cuando se cayó la Ley en el Congreso y cientos de nosotros esperábamos en Plaza San Martín, surgió la consciencia de que era posible cambiar lo que no nos gustara y rehacerlo con nuestras manos.

Es esa misma juventud, que agotada de los partidos políticos jerárquicos, cansada de estructuras cerradas empezó a buscar nuevas opciones de participación. El arte ha sido una vía de manifestarse.  El arte también es una forma de intervenir en el espacio público y de abrir espacios a temas como el aborto, el machismo, LGTBIQ, racismo, los conflictos sociales.

Un precedente importante de articulación y organización son los grupos de cultura viva comunitaria trabajando en los barrios. Otro aporte importante lo han dado los grupos de Hip hop, que intervienen en parques, plazas, carros y donde les den voz. En conjunto reflexionan sobre la realidad social, sobre el arte, sobre la pobreza y el capitalismo. Han logrado sumar cada vez más jóvenes y generar circuitos de aprendizaje entre ellos.

Por otro parte están las formas de producción de arte ligadas al activismo, por ejemplo editoriales cartoneras. Producen libros a partir de cartón reciclado, trabajando productos de la mejor calidad. Eligen qué desean publicar desde un libro sobre hierbas curativas hasta cuentos quechua. También está el fanzine.  Una publicación pequeña, fotocopiada, cuyo valor recae en el contenido, que tiene la licencia de ser compartido y replicado. Ellos constituyen otro grupo que crea propuestas artísticas alternativas y en su mayoría, ligadas a la crítica sociales.

El muralismo es otro espacio importante de manifestación. El Festival “Nosotras estamos en la calle”, este año congregó a artistas de América Latina que con brochas y rodillos moralizaron barrios de El Carmen y La Balanza en Comas, y zonas del Rímac.  La voz de las mujeres lucha ganarse un lugar importante.

La mayoría de estos proyectos están impulsados por jóvenes que están buscando nuevos espacios, que desea promover ideas de horizontalidad, inclusión, interculturalidad, feminismo. Que están pensando en nuevas formas de vivir y sentir.   La ANTIFIL asumió el reto de reunirlo a todos y todas en un espacio donde se reconozcan y conversen. Por eso, abre el debate sobre ese mundo en construcción que los jóvenes viven soñando desde todos sus espacios. Qué surgirá luego de esta articulación, la idea nos quita el sueño e ilusiona.

Esto no anula, la enorme responsabilidad de vigilancia que le toca asumir a esta generación que desconfía de la burocracia, de los partidos, de las empresas de alimentos.  Puede ser, que en este mundo de incertidumbres, como en el caso de la feria alternativa, los propios jóvenes tengan que asumir nuevas formas de hacer política y de hacerla a su manera.

 

Esta semana la columna de Comadres cuenta con la colaboración especial de Gloria Alvitres.

La Plataforma Comadres es un espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Gloria Alvitres Aliaga
Comadres
    Comentario Destacado
    Estimado Alfred, una vez mas, gracias por su excelente análisis con relación a la última Consulta Electoral. Siendo así, sin desmerecer la importancia de los resultados a favor de los Ratificados en el Cargo; los Revocados, recibieron lo justo. La voz del pueblo, es la voz de Dios (Art. 45° de la Constitución) . Leer más >>
    El Video de la semana
    Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
    Enlaces
    texto