Noticias SER
Logo SER

Resentido social y “Los rendidos”

Enviado el 14/10/2015

Expresiones como «resentido social» aparecen cada vez más en los pobres debates que surgen camino a las próximas elecciones presidenciales. Muchas veces como una frase para desarticular o ridiculizar una posición política o un reclamo por alguna de las tantas injusticias que vivimos hoy en día. En otras palabras, para un grupo de peruanos, las demandas de otros (peruanos) no poseen mayor relevancia para el interés de todos (pero no ellos). Para mí, esta expresión es una de las más llamativas, porque se presume que la persona guarda rencor por un daño recibido; además, se presume que ese daño recibido ya sucedió o se encuentra acabado. Ese razonamiento llega al punto de afirmar que, como el daño ya no existe, entonces no tiene sentido insistir en la herida. Ahí mismo aparecen algunas preguntas para mí: ¿Cuál fue ese daño? ¿Cómo se sanó ese daño? ¿Qué pasó con esa herida?

En estas mismas discusiones, también aparecen impresionantes falacias. Muchas de estas encubiertas con comparaciones: El Perú no es como tal país, cuando se trata de destacar ese otro Estado. Cuando en realidad, la historia de ambos revela que resulta imposible la comparación, porque ese país no fue colonizado, ni exterminó a sus poblaciones indígenas, ni sufrió del terrorismo ejercido por un grupo subversivo comunista. Casi de forma violenta se vuelve a ignorar la herida que constituye parte de nuestra realidad. Como si negar el hecho que este es un país poscolonial, que exterminó a centenas de miles de indígenas y acaba de sufrir por Sendero Luminoso fuera suficiente.

Entonces, ¿quiénes son estos resentidos? Quizá son aquellos que no pueden simplemente ignorar u olvidar estos actos violentos; porque son indígenas, porque viven en una sociedad estructuralmente muy desigual y racializada, porque son una población vulnerable a movimientos violentistas, porque en realidad nuestra historia está más presente que nunca. Mejor dicho: Porque somos el reflejo de nuestra historia. Nuestra historia es la repetición de la herida y su resentimiento. Hoy, todavía vivo el mismo capítulo y me urge, francamente, un nuevo episodio que se comprometa con la sanación de los otros (peruanos).

Aquí me encuentro ante un fuerte problema de expresión que de alguna forma se impone ante el vacío del discurso existente sobre Derechos Humanos: De nada sirve que escriba desde esta posición privilegiada. De nada sirve, mientras el resentido se mantenga en las sombras, en las tangentes de las discusiones contemporáneas, convertido en una masa amorfa y anónima. Aquí, por suerte, encuentro en José Carlos Agüero una pequeña luz que se impone: La voz en Los rendidos refleja el tipo de discurso que hoy en día no llego a reconocer.

Me guste o no, la presencia de Sendero Luminoso es mucho más importante de lo que puedo imaginar y, de hecho, representa algo que ni puedo pronunciar porque no he estado en su posición: Porque no sé qué es no tener voz. Sin embargo, sí puedo entender que su presencia en nuestra historia es algo que tiene que discutirse ahora con el herido marginal, con el rendido. ¿Cómo puedo apostar por la democracia si hay un espacio importante de mi historia y de mi sociedad que ni deseo que esté ahí? ¿Acaso estoy esperando que los resentidos sociales sean incluso más irrepresentables? ¿Qué es lo que no estoy representando?

Comentarios (1)

Reflexiones como las del

Reflexiones como las del autor son las que necesitamos multiplicar. Reflexiones que no pretenden imponer una verdad, porque no la hallan a la mano o porque se están desasiendo de las seguridades del pasado. Este texto me plantea una segunda lectura al gran libro de Agüero.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Entrevista que aporta un reflexión muy sugerente y bien informada. Hay puntos, por supuesto, que requerirían mayor discusión. Apunto uno, ¿los maestros necesitan del acompañamiento de antropólogos para "comprender" la cultura de los educandos, varones y mujeres? Y, ¿por qué los antropólogos? ¿cualquier antropología? No es tan simple. En mi concepto, lo que tendría que verse, identificarse, deconstruirse, es el mecanismo de poder del aula, currículo incluido, que es lo que define las ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto