Noticias SER
Logo SER

Otra vuelta de tuerca

Enviado el 15/02/2012

Sebastian Muñoz-Najar
Grupo Memoria

Dos vueltas de tuerca, ambas de un valor crítico limitado, han caracterizado el reciente debate sobre la transmisión de la memoria, y la inscripción de MOVADEF. La primera posición encuentra en la juventud un grupo de individuos adormecido e incapaz de reconocer las figuras del mal que pueblan nuestro pasado reciente. Así pues, tal como muestra la notable caricatura de Calos Lavida (1), sería más fácil para un joven reconocer la figura de distintas modelos que el rostro de Abimael. Un paso más hacia atrás le permite a la segunda posición criticar al primer eslabón en la cadena de la transmisión de la memoria, los padres, y las autoridades que vivieron en la época del Conflicto Armado Interno han sido incapaces de instaurar el tema en las escuelas, en la familia y en el debate público. Un grupo de adultos que acostumbrado al silencio se muestra incapaz de moverse desde los sentidos comunes  hacia una formación humana basada en la reflexión rigurosa del violento proceso que asoló nuestro país.  Las dos posturas se acoplan perfectamente en una sola acusación solemne que abarca a toda la sociedad peruana: Nadie ha sido capaz de reconocer en el recuerdo de las décadas del conflicto armado la lección política que condena para siempre la ideología violentista y la indolencia. Por eso, agazapada aún tras la juventud radical de MOVADEF, se encuentra la amenaza de la violencia.

No nos equivoquemos, no existen vacíos en la memoria. En cambio, lo que encontramos son esquivos, saltos, y trabajosos silencios.  Un notable acervo de trabajos sobre las prácticas contemporáneas de la memoria social en el Perú demuestra que, en general,  todos en nuestra sociedad recuerdan de una manera u otra, según los sesgos que les permiten vivir el presente en una cómoda –aunque frágil- quietud. Y un reciente trabajo de Feliciano Carbajal y Maritza Huamán con estudiantes de secundaria en la ciudad de Huamanga demuestra que, aún en los sectores no movilizados de la juventud existe una compleja gama de interpretaciones del pasado del conflicto armado interno, fundadas en conversaciones familiares y trabajos escolares; así como en la necesidad de los jóvenes de instalar en el pasado un sentido de pertenencia.

Por otro lado, aquel vínculo que los jóvenes sostienen con el pasado puede, en efecto, inscribirse en un entramado de sentidos comunes. En el caso de Huamanga, por ejemplo, la omnipresencia del Estado represivo se instaura como  fuente primaria de sentido sobre el reciente proceso histórico. No obstante, los jóvenes que apelan a esta imagen no son desadaptados sociales ni sujetos amorales. Lo que pueda haber de condenable en las imágenes que construyen del pasado debe cotejarse con el hecho de que estas son enteramente funcionales para entender y actuar en su contexto político actual. En una ilustración más limeña podrían intercambiarse las figuras de modelos en la caricatura de Carlos Lavida por las de Hitler y Darth Vader. No hay duda de que los jóvenes podrían reconocerlas inmediatamente. Sobre todo, estas imágenes serían suficientes para distinguir y juzgar conductas políticas; para moverse eficientemente en sociedad y tomar decisiones como ciudadanos.  

Así pues, no habrá que preocuparnos de los jóvenes desmemoriados, ni de los mayores incapaces de transmitir ejemplos morales del pasado. Lo que captura nuestro interés es una cultura política desde donde enunciar el pasado de manera simplificada y sin compromiso es absolutamente funcional para el ejercicio ciudadano de jóvenes y adultos por igual. Una sociedad donde la necesidad de procesar críticamente el pasado parece haberse anulado definitivamente, hasta que las esferas del poder vuelven a sentir la amenaza del radicalismo. Y entonces se re-descubre la historia, pero sólo en la medida que nos permite entender con claridad quién es el enemigo. Y el enemigo debe estar fuera de nosotros mismos.

¿Qué podría aportar una problematización del pasado? Más aún ¿qué podría darnos el recojo de los diversos sentidos del pasado? Pues bien, lo que obtendríamos es una imagen de nosotros mismos, una imagen presente, y en la forma de proyecto: un cuerpo de responsabilidades desatendidas, animado por el pulso de una antigua demanda; aquella que exige refundar la ciudadanía entre peruanos sobre la base de un pleno reconocimiento mutuo.

Entonces no habrá de sorprendernos que, ante la amenaza del radicalismo, nos urja recorrer los pasillos de la memoria en busca de la figura del mal.  En cambio, el estupor llegará cuando a la vuelta de cualquier esquina encontremos nuestro propio rostro humano.

Nota:

(1)    http://carloslavida.blogspot.com/2012/01/cultura-general.html
 

Comentarios (1)

¿ciertas imágenes serían

¿ciertas imágenes serían suficientes? me parece extremadamente simplista.Superar la tentación de la violencia y aprender a analizar las causas de los problemas para poderlos superar construyendo un futuro superior para todos requiere muchísimo esfuerzo y sólida organización...eso está por hacerse!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Sebastian Muñoz-Najar
Grupo Memoria
    Comentario Destacado
    Entrevista que aporta un reflexión muy sugerente y bien informada. Hay puntos, por supuesto, que requerirían mayor discusión. Apunto uno, ¿los maestros necesitan del acompañamiento de antropólogos para "comprender" la cultura de los educandos, varones y mujeres? Y, ¿por qué los antropólogos? ¿cualquier antropología? No es tan simple. En mi concepto, lo que tendría que verse, identificarse, deconstruirse, es el mecanismo de poder del aula, currículo incluido, que es lo que define las ... Leer más >>
    El Video de la semana
    Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)