Noticias SER
Logo SER

Nuestro Consumo, Nuestros Bosques

Enviado el 15/11/2017

Comenzar la mañana con una taza de café para despertarnos; para el almuerzo quizá un arroz con pollo y de postre una barra de chocolate que nos endulce el día. Esta descripción podría ser el de nuestro menú de un día cualquiera, pero también es la descripción de algunos de los principales motores de deforestación de nuestros bosques amazónicos[1].

El café que muchos de nosotros consumimos en las mañanas es el cultivo de mayor cobertura y el mayor impulsor de la expansión agropecuaria en la Amazonía abarcando 378, 622 hectáreas. El cacao ocupa 129,906 hectáreas, el maíz amarillo duro (utilizado principalmente para alimento de ganado) 116,084 hectáreas y el arroz 82,719 hectáreas[2]. El Observatorio de la Tierra de la NASA ya ha indicado que, si las tasas actuales de deforestación tropical continúan, las selvas tropicales del mundo desaparecerán dentro de 100 años[3].

Vivir en las ciudades muchas veces nos genera un divorcio de la naturaleza, impidiéndonos entender la importancia de los bosques para nuestro país.  No muchas peruanas y peruanos interiorizamos que aproximadamente el 60% de nuestro territorio está cubierto de bosques y que de ellos podemos obtener diversos bienes (productos alimenticios, plantas medicinales) y servicios como, por ejemplo: la purificación del aire, la regulación del flujo y suministro del agua, el mantenimiento de la biodiversidad y la belleza paisajística.

Fuente: Municipalidad de Río Tambo

Para sembrar cultivos como el café, cacao, maíz o arroz, en muchos casos, se recurre a la deforestación y quema del bosque para “limpiar” el terreno y posteriormente instalar los cultivos. Haciendo esto, no solo eliminamos todos los beneficios antes descritos, sino que además contribuimos con el calentamiento global y consecuentemente el cambio climático. Los bosques nos ayudan a capturar el carbono del aire y cuando los destruimos no solo dejan de capturar carbono, sino que además la quema libera el carbono almacenado que, al unirse al oxígeno, forma el CO2. Es así como la deforestación y quema para sembrar diversos cultivos o realizar actividades ganaderas, genera el 51% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que emite el Perú[4]. Para sorpresa de muchos, ni el transporte, ni la generación de electricidad son los principales emisores sino la actividad antes descrita, denominada Uso Cambio Uso de Suelo y Silvicultura (USCUSS) en el lenguaje de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC). 

En Paris, en el año 2015, el Perú a través de un documento denominado Contribución Nacional Determinada, se comprometió a reducir 30% de las emisiones de GEI. Si el USCUSS es el sector que más emisiones produce, tal vez la mayor reducción de emisiones debería provenir de esta actividad[5]. Es claro que alcanzar esta meta no es sinónimo de eliminar estos cultivos, ya que es importante tener en cuenta que muchas familias dependen de ellos (por ejemplo, el sector café genera 855,000 puestos de trabajo en las áreas remotas y empobrecidas del país[6]). La solución es buscar la armonía del desarrollo de estos con la protección de los bosques. Esta figura no es imposible, solo retadora.

La Estrategia Nacional de Bosques y Cambio Climático (ENBCC), aprobada en el año 2016, incluye diversas propuestas para hacer frente a esta situación. Uno de los aspectos a través de los cuales quisiera llamar a la reflexión es el inmenso poder que podemos tener las ciudadanas y ciudadanos en contribuir a la reducción de la presión sobre nuestros bosques, asegurando que los productos que consumimos provengan de una cadena productiva libre de deforestación[7].

Para lograr esto, lo primero que debemos hacer como peruanas y peruanos es reconocer y valorar que somos un país privilegiado por la cantidad de bosque que tenemos, interiorizando que somos el segundo país con la mayor extensión de bosques amazónicos del mundo y el cuarto en bosques tropicales (solo superados por Brasil, el Congo e Indonesia)[8]. A partir de esta reflexión, debemos buscar presionar a los grandes acopiadores, empresas manufactureras, supermercados, importadores y demás agentes de las diferentes cadenas productivas, para que promuevan políticas de compra de productos libres de deforestación.

A nivel internacional ya se están dando algunos esfuerzos con relación a esto. De acuerdo con la ONG Forest Trends, a marzo de 2017,  447 compañías habían efectuado 760 compromisos para frenar la destrucción de los bosques en las cadenas de suministro relacionados con los principales productos forestales de riesgo[9][10]. Es importante que en nuestro país busquemos incentivar a las diversas empresas para que tomen acción para evitar que compren insumos que hayan contribuido con la deforestación. Debemos comenzar a brindarle a nuestros bosques la importancia que merece, por el bien de nuestra generación y las generaciones que nos seguirán. 

 

Esta semana la columna de Comadres cuenta con la colaboración especial de Sandra Dalfiume. La Plataforma Comadres es un espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.

 




[1]
                     Para más información acerca de las principales causas de deforestación, revisar la Estrategia Nacional de Bosques y Cambio Climático (ENBCC), aprobada por Decreto Supremo N° 007-2016-MINAM.

[2]                     INEI. Censo Nacional Agropecuario 2012.

[3]                     NASA. Tropical Deforestation. Recuperado de: https://earthobservatory.nasa.gov/Features/Deforestation/tropical_deforestation_2001.pdf

[4]                     ENBCC, p. 7.

[5]                     De acuerdo a la ENBCC para asegurarse el cumplimiento de la Contribución Nacional, el 67% de las acciones de mitigación deben estar enfocadas en el sector USCUSS. Fuente: ENBCC, p.110.

[6]                     USDA Foreing Agricultural Service, Reporte Anual Perú, Mayo 2016.

[7]                     Esta propuesta está íntimamente vinculada a la Acción Estratégica 1.7 del Objetivo Específico 1 de la ENBCC que indica: Promover el acceso a mercados que reconozcan, valoricen y compensen el origen de los productos de los bosques manejados sosteniblemente, así como los productos agrarios libres de deforestación.

[8]                     ENBCC, p.2.

[9]                     The Guardian (29/9/2017). Companies’ ‘zero deforestation’ pledges: everything you need to know. Recuperado de: https://www.theguardian.com/sustainable-business/2017/sep/29/companies-zero-deforestation-pledges-agriculture-palm-oil-environment

[10]                   Es importante tener en cuenta que si bien se han efectuado diversos compromisos, muchos de estos todavía no han sido traducidos a políticas y/o acciones concretas. Fuente: The Guardian (29/9/2017). Companies’ ‘zero deforestation’ pledges: everything you need to know. Recuperado de: https://www.theguardian.com/sustainable-business/2017/sep/29/companies-zero-deforestation-pledges-agriculture-palm-oil-environment

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Sandra Dalfiume
Comadres
    Notas por Temas