Noticias SER
Logo SER

Totalitarismo de las mayorías

Enviado el 15/11/2017

La política peruana está en crisis. Y solo se puede entender que lo esté si echamos una mirada a los profesionales de la política que la conforman, principalmente los congresistas. Pero esto no pasaría de ser una situación normal, propia de las democracias sanas, si es que después de analizar sus discursos caemos en cuenta de su quehacer político. Sobre todo si ponemos atención en sus discursos y en aquello que los justifica. Veamos.

Nadie niega que tanto en el contexto social local como el internacional se están poniendo en cuestión ciertos sentidos comunes, considerados normales o naturales. Por ejemplo las supuestas homogeneidades de entender la vida humana, el sentido de pertenencia a un país, las culturas o las identidades sexuales, etc. En particular, si antes no había espacio para la duda respecto al significado que le da la Constitución a los conceptos de “familia” y “matrimonio” como «institutos naturales y fundamentales de la sociedad» hoy en día todo esto está en discusión, siendo su principal objeción su conformación y su “naturaleza”.

Cuestionar la legislación o los contenidos de documentos como la Constitución no debería ser una suerte de herejía política. Este documento cada cierto tiempo debería ser cuestionado, ponerse en duda y debate. Las sociedades cambian, no son estáticas. Este dinamismo social es un signo de vida. Pero como todo cambio, es necesario estar preparados para los temores que pueden despertar. Transformar paradigmas requiere mucho esfuerzo por las resistencias que producen en extendidos sectores sociales que ven en ello una amenaza a sus valores, cultura o sentidos comunes.

Insisto, esto último sería un discurrir natural de la convivencia humana si es que no utilizase lógicas cuantitativas en vez de argumentos cualitativos. Si no ocurriese esa suerte de totalitarismo de las mayorías.

Muchas de las dificultades y problemas propios de la convivencia social se están afrontando para supuestamente resolverlos apelando a “lo que la mayoría decida”. Y esto se está convirtiendo en una fórmula usada por políticos, líderes religiosos, dirigentes sociales para zanjar cualquier disidencia o cuestionamiento a verdades consideradas inmutables o infalibles. Considero que se está perdiendo el sentido de nuestra naturaleza humana o política que se encuentra en la convivencia ciudadana o simplemente en el mundo que debería permitir desarrollar sus capacidades propias de su existencia como persona.

No por nada, cuando Hannah Arendt advertía en sus obras sobre los totalitarismos sustentados en las multitudes señaló que «una sociedad de masas no es nada más que el tipo de vida organizada que se establece automáticamente entre los seres humanos que están todavía relacionados unos con otros pero que han perdido el mundo que una vez fue común a todos ello». Este mundo que podríamos entenderlo como el espacio que permite realizar una puesta en común de la humanidad entera que con sus diferencias nos puede permitir convertirnos en una comunidad política.

En cambio, el totalitarismo de las mayorías veta y pone en peligro las reivindicaciones de las minorías quienes suelen poner en la agenda pública demandas consideradas impopulares o atentatorias a las verdades de las masas que muchas veces no entienden y en el peor de los casos temen o abominan. Y, además, hablamos de una mayoría que se termina contradiciéndose y que  calla, avala o soslaya hechos repugnantes y atentatorios en contra de ellos mismos: sometimiento de las mujeres, machismo, racismo, discriminación, etc.

En este sentido, suele ser la lógica de la feligresía religiosa quienes dependen de “verdades metafísicas” o de un ser supremo infalible quien habría dado al mundo normas de vida escritas en un libro sagrado el cual por ninguna razón debe ser puesto en duda. Y esto es peligroso para cualquier democracia.

No discutimos que las democracias deciden su destino desde la elección de las mayorías. Sin embargo, algunas veces hemos oído, por ejemplo, que muchas decisiones electorales se han hecho porque “en la cola la mayoría iba a votar por ese candidato”. 

Y si tomamos por ejemplo lo que ocurre en conflictos sociales, muchos de estos han terminado en situaciones de violencia debido a que se decidió en “mayoría” proceder a concretizar “las últimas consecuencias”. Recordemos que la muerte del alcalde de Ilave el señor Cirilo Robles fue linchado y asesinado porque una mayoría decidió que era culpable de los delitos que le imputaron.

Con todo, es necesario recordar que no basta con decir que democracia significa “gobierno del pueblo” sino saber cómo será ese gobernarse así mismo. La evidencia es que en los últimos años muchas imposiciones mayoritarias han bloqueado  decisiones que hubiesen sido favorables al bien común, que no es lo mismo al bien de todos. Lo común deberían ser los derechos humanos, el reconocimiento, la dignidad humana. El modo en cómo se los ejerce, depende de la naturaleza de los individuos o colectivos. Y es esto que debemos promoverlo y  defender.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género. Vivencias llenas de contradicciones y malestares. Creo que necesitamos cambios domésticos para construir cambios culturales, donde no solo cambiemos la letra de lo que decimos, sino también la melodía afectiva con la que nos acercamos a los demás y a nuestras necesidades, que creo que eso facilitaría que transitemos distintos ritmos en la convivencia entre géneros. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces