Noticias SER
Logo SER

Del Arquitecto al Chef: el efecto Gastón

Enviado el 18/12/2013

José Ragas

En la reciente agitada historia política del país, quizás ninguna otra candidatura ha despertado tantas expectativas y pasiones como el efímero lanzamiento de Gastón Acurio (GA) a las elecciones presidenciales de 2016. Mientras algunos ya lo colocaban en una segunda vuelta, otros se apresuraban a decirle “zapatero a tus zapatos” (o cocinero a tus ollas) para evitar cualquier posible competidor ante lo que parece ser un escenario nada amigable para el periodo 2016-2021.

Uno de los principales problemas que enfrentaría su candidatura, si este decide escuchar al coro de entusiastas que parece han mandado confeccionarle el fajín presidencial, sería la etiqueta de ‘outsider’ y las connotaciones negativas que esta conlleva. En realidad, se trata de un problema que puede ser fácilmente resuelto, sobre todo si consideramos su cercanía con uno de los partidos más antiguos, Acción Popular. El tándem AP-GA sería beneficioso mutuamente, más para AP, quien podría retornar a la escena política y evitarle a dicha agrupación seguir el camino del declive y extinción a corto plazo. En estas líneas quiero explorar tres de estas ventajas, planteándolos dentro de la tradición política de Acción Popular en un plazo de mediana duración y no de coyuntura, enfatizando cómo contribuirían a nuestro escenario institucional y electoral.

En primer lugar, AP se haría de un candidato carismático, sumándolo a dos de los políticos más carismáticos del siglo XX: Fernando Belaunde Terry y Valentin Paniagua. Acurio es alguien que se mueve bien y con naturalidad en diversos sectores. La juventud es otro factor que no conviene dejar a un lado. Ahora que los partidos están buscando renovarse generacionalmente, la incursión de GA podría traer consigo a nuevos cuadros y dirigentes, e hijos de militantes más jóvenes, que redujera la tasa etaria considerablemente. El PPC ya ha venido planteando esta renovación con Pablo Secada y cierto sector de la izquierda ha hecho lo propio después de la (breve) experiencia ganada con gente cercana a la Municipalidad (véase el debate Marisa Glave-Toni Zapata). Si bien todos los partidos necesitan de un baby boom, AP lo necesita con más urgencia.

En segundo lugar, mantendría una imagen de representar a la clase media. FBT hizo lo propio con una carrera no tradicional (Arquitectura en vez de Leyes) en un momento de expansión económica y debilidad institucional, como lo fue el final de la dictadura de Odría. Esta idea mesocrática de Acurio va acompañada no del egoísmo actual de las clases medias sino de un intento por redistribuir los recursos de manera más efectiva. La idea de un candidato “emprendedor” podría desplazar este discurso de los sectores migrantes y populares hacia una clase media tan necesitada de referentes y discursos que la cohesionen. Y que además pregona el ideal del mestizaje, como me lo hacía recordar el colega Jorge Ccahuana, poniendo a la gastronomía como un eje integrador y de orgullo hacia afuera.

Un último factor, no menos importante, es el alcance regional que AP ha tenido históricamente en el país. Algo que me sorprendió sobremanera fue la cantidad de pintas a favor de AP durante unas excursiones en Cusco y otras partes del país. Y no es solo porque su padre sea del partido, donde ocupó cargos como el de ex-secretario general y luego fue senador, sino porque la recordación del Arquitecto y sus recorridos por el país marcan la diferencia con otros candidatos y presidentes (la excepción podría ser Fujimori). 

En el lado negativo, este posible resurgimiento de Acción Popular le podría llevar a pensar que es posible retornar a la escena política sin hacer un auto-examen de los fracasos y sombras de sus gobiernos; pedir un mea culpa ya es demasiado en un contexto donde los partidos pecan de soberbia. La sobre-exposición de la imagen del Arquitecto y su presentación como un anciano venerable, así como su fallecimiento en 2002, le han evitado al partido ser auscultado por sus errores en materia económica, política y cómo enfrentar la naciente subversión en los años 80s. (Véase mi columna de setiembre, “Belaúnde, balance pendiente”).

Es posible que una candidatura de Acurio no termine de llevarse a la práctica, como él mismo lo ha anunciado. O es posible que finalmente se anime a medida que el calendario electoral avance (todo indica que se vendría una campaña mediática destinada a “pedir” a Gastón que postule, o a plantar la idea de lo favorable que sería, sino su presidencia, al menos su candidatura). Lo cierto es que su presencia podría romper una suerte de círculo vicioso a la que se nos parece haber condenado y que nos lleva a votar por el menos malo cada quinquenio.

En todo caso, las expectativas por un nuevo candidato deben ir acompañadas con un análisis serio de sus propuestas y de quienes lo rodean (técnicos, políticos y operadores), de los que se suben al coche, de los que cambian de camiseta y de quienes lo atacan. El carisma es importante, pero no suficiente en un momento en que buscamos mantener el crecimiento económico pero acompañado de mejoras en educación y en otros sectores clave.
 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Hace poco estuve por Cajamarca luego de algunos años. Nunca habia visto a la ciudad tan fea. Un crecimiento desordenado e improvisado. Cero planificación o si la hubo fue muy mal ejecutado. Ni siquiera el centro histórico se salva ya de esa barbarie. Los patios de las casonas prácticamente han desaparecido. Construcciones de ladrillo sin tarrajear se han apoderado de ellos , tal como es el caso de las casas que rodeaban la plazuela de Belén. Las azoteas han remplazado los techos de teja y ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces