Noticias SER
Logo SER

Giro a la brasilera

Enviado el 19/04/2017

El domingo 17 de abril de 2016, hace ya un año, los diputados del Congreso Nacional brasilero decidieron iniciar el proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff (PT) por un supuesto «crimen de responsabilidad» que habría consistido en haber “maquillado” el déficit público mediante el retraso premeditado del pago de créditos suplementarios de bancos nacionales que habían servido para cubrir gastos de programas sociales. Corresponde enfatizar que en ningún caso las acusaciones giraron sobre actos de corrupción y que dicha práctica fue una práctica común en gobiernos previos. Por ello un informe del Senado, emitido a pedido de la defensa de Rousseff, concluyó en la ausencia de responsabilidad de la mandataria.

El espectáculo de los diputados fue realmente vergonzoso. Al momento de votar hicieron alusión a todo tipo de consignas, entre ellas, a “la moralidad del país”, “la lucha contra la corrupción”, “la familia”, “los hijos”. Incluso el ahora precandidato presidencial Jair Bolsonaro, dedicó su voto a la “memoria del coronel Carlos Alberto Brilhante”, uno de los más crueles torturadores de la dictadura militar. Finalmente el resultado fue 367 votos a favor del juicio y apenas 137 en contra. En la Cámara de senadores, donde se consolidó el golpe institucional, el resultado fue similar: 61 votos contra 20. Con todo ello uno podía sentir que quizá –y solo quizá– en cada país se configura un símil fujimorista.

Michael Temer (PMDB), ex vicepresidente de Dilma, e impulsor del proceso junto con Eduardo Cunha (PMDB), prometió implementar medidas económicas para reactivar la recesiva economía brasilera. De conformidad con los manuales neoliberales las políticas han pasado por el congelamiento del gasto público por 20 años, la flexibilización del mercado laboral, la privatización de las reservas de petróleo en el pre-sal  y el intento de ajustar el sistema previsional. Sin embargo, estas medidas no han tenido efecto; por ejemplo, el desempleo aumentó a 13.2%, el peor índice desde que en el 2002 Fernando Henrique Cardozo lo dejó en 12.3%. Por otro lado, Cunha ha sido condenado a prisión por corrupción, mientras Temer y 8 de sus ministros han sido acusados y serán investigados, junto con al menos un tercio de los diputados. Esta coyuntura ha llevado a que la popularidad del actual presidente se ubique por debajo del 10% y que más del 60% de la población prefiera adelantar las elecciones.

Pero la relación entre Temer y Cunha ha dado un giro inesperado. Los otrora aliados ahora se acusan mutuamente con el fin de limpiarse de responsabilidades, algo que podría traer un nuevo vuelco político. Cada uno acusa al otro de ser el nexo con el expresidente de Odebrecht Ingeniería Industrial, Márcio Faria da Silva, quien los ha señalado como receptores de un soborno de U$D 40 millones.

Asimismo, en una entrevista (https://www.youtube.com/watch?v=BE0_D_aVmHs) Temer ha señalado que Cunha fue el impulsor del impeachment como parte de una venganza política. De acuerdo con su dicho, Cunha habría solicitado al Partido de los Trabajadores que tres de sus diputados votaran a su favor en el Consejo de Ética de la Cámara cuando estuvo acusado de ocultar cuentas bancarias en el exterior; ante la negativa del PT, Cunha dio prioridad a las acusaciones contra la presidenta. Seguidamente, reconoce que de haber aceptado el PT la condición impuesta por el ex diputado, la situación actual sería otra, y la presidenta Rousseff seguiría en el cargo. Temer aprovecha para señalar que él no tuvo participación alguna en el desenlace. Sin embargo, Cunha ha manifestado en una carta pública que 48 horas antes del inicio del proceso Temer dio su visto bueno, contradiciendo en parte lo aseverado.

Con esta nueva evidencia la presidenta Rousseff presentó ayer el video ante la Corte Suprema como prueba de que el impeachment tuvo una motivación política, por lo que solicitó su anulación. Otra solución es adelantar las elecciones, lo que de acuerdo con las encuestas daría muchas posibilidades al expresidente Lula da Silva (PT) de ganar por tercera vez. Sin embargo, como la cantidad de información y evidencia generada cada día, es profusa, y en algunos casos, cambiante, es casi imposible prever el futuro escenario político. 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Sin duda un buen recuento de los principales hitos administrativos que son conocidos documentalmente. Pero todo ello esta construido sobre una realidad física, territorial y ambiental que es más permanente y ciertamente anterior a los documentos. Es una cuenca bien definida con varias zonas ecológicas, sobre la que han forjado varias culturas, naciones y entidades políticas, algunas de las cuales, se sabe, se derramaron por encima de los límites de la cuenca como fueron los Tiwanacu, o ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Publicaciones