Noticias SER
Logo SER

Perú con P de Patria

Enviado el 19/07/2017

El 28 de julio celebramos las Fiestas Patrias bajo el supuesto que todos los peruanos debemos conmemorar la fecha en que José de San Martín proclamó la independencia de las huestes realistas españolas, en 1821, y nos recuerdan que somos patria y formamos parte del estado-nación. Sin embargo, existe un conjunto de problemas que debemos solucionar para llamarnos así, para ser la “comunidad imaginada” que Benedict Anderson refiere e imaginarnos como una comunidad aunque todos los miembros de esta comunidad jamás lleguen a conocerse. La pregunta que se desprende es si es posible lograr que cada peruano y peruana se sientan parte de esta comunidad imaginada, aun con sus diferencias de identidad, lengua, historia y cultura.  Ello apunta a la reflexión de la construcción del Perú como nación. El imperativo de la celebración, rumbo al Bicentenario, nos obliga a preguntarnos por los abismos, contrasentidos y sinsentidos, de la nacionalidad entre todos nosotros como habitantes de este país llamado Perú.

Busco partir de los hechos históricos para entender el presente, el quiénes somos y hacia dónde vamos. Me referiré primero al proceso de la independencia y a la gesta heroica. Como lo refiere la excelente puesta en escena de la magistral obra “Discurso de Promoción, creación colectiva de Yuyachkani” y, a su vez, la historiadora Cecilia Méndez, la historia de la Independencia ha sido contada desde Lima y se construye desde la visión de sector político-militar y el clero, en conjunción con la ciudadanía plebeya que principalmente se reconoce como criolla, excluyendo en su discurso otras narrativas como la existencia de héroes y heroínas indígenas. De allí el énfasis en dicha representación de la famosa imagen del cuadro de Juan Lepiani que muestra a San Martin proclamando la Independencia. En esta gesta faltan los indígenas y esto en la voz de los personajes de la obra de Yuyachkani hace referencia a las 5,000 mujeres que junto a Micaela Bastidas fueron obligadas a marchar de Cusco a México para asegurarse que en el camino murieran todos los vientres capaces de engendrar futuros indígenas. Por su parte, Méndez, en una presentación en el Coloquio de Historia de San Marcos, señaló que en este imaginario no figuran otros próceres como Mateo Pumacahua o los hermanos Angulo, protagonistas de gestas en el interior del país.

Otro dato histórico interesante es el cuadro de la “Capitulación de Ayacucho”, del pintor huancavelicano Daniel Hernández, que inspira una obra de teatro, y que es genialmente intervenido por el artista, Jesús Ruiz Durand, bajo la denominación de “Los Ayacuchos invisibles” (https://www.youtube.com/watch?v=l7_yNfAd9rg). Este cuadro rememora la firma de la capitulación luego de la batalla de Ayacucho, librada antes de la Independencia. En el cuadro original incluye sólo a la clase política, militar, en un ambiente cerrado en el que se realiza la firma del tratado. Así, el artista amplía el cuadro en una reproducción en acrílico e incluye al campesinado indígena, hombres y mujeres en la figura de los actores, que combatieron en ella, realizando un montaje para resignificar la pintura original para reivindicar e incluir al sector invisibilizado.

Además es necesario tomar en cuenta otras expresiones que evocan este histórico proceso en diversas partes del país, y no únicamente, la parada militar que se hace en Lima. Tenemos, por ejemplo, la festiva representación del cóndor y el toro, que reivindica la supremacía andina, frente al avasallamiento español; así como las danzas, las artes y la cultura en sus diversas expresiones en Lima y las ciudades del país. A su vez, otras narrativas, no alineadas con la historia oficial, como la informalidad, la ilegalidad, el racismo, el desprecio por el cholo, el indio o los otros invisibles de las naciones amazónicas, distancias y negaciones que en las diferentes partes del país producen constantes conflictos. Nuevamente preguntémonos si la coexistencia entre la diversidad del Perú de “todas las sangres”, como lo afirmó José María Arguedas, nos hace visibilizar a los invisibles o si nos reafirma en lo propio o en la exclusión de los abandonados por la representación del estado en la gran narrativa de la patria.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
La presidenta de la Comisión de la Mujer y Familia dice "háblale bonito" a tu marido porque si no te mata. La ministra de la Mujer ¿esta fortaleciendo los niveles locales para la defensa de la mujer? ¿O quiere atender a todos los casos que ocurren con su viceministra?. Eso no es serio. Tener cámara es para crear conciencia y favorecer condiciones en todo el país. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto