Noticias SER
Logo SER

"No puedo hablar"

Enviado el 20/06/2017

Un niño ha muerto. Y otros están, literalmente, condenados a lo mismo. Con esa claridad lo ha dicho Luis Palma, padre cerreño que hoy está encadenado en el frontis del Ministerio de Salud. Y con él, hay más de veinte niños. Su hijo Vladimir Nelson murió, y lo que figura en este título fueron las palabras que Palma escuchó cuando lo ingresaron en el hospital. La minera Volcan pagó esos gastos, incluidos los del sepelio, no obstante que el acta de defunción (que el doctor entregó al representante de la minera antes que al padre) decía como causa de muerte “peritonitis”, mientras su sangre estaba altamente contaminada de plomo.

Hoy por hoy, nos cuenta con increíble impotencia el Sr. Palma, su hija Thais de 13 años está prácticamente vegetal. Ella vino hace varios años, cuando tenía 4, exigiendo lo mismo. Nada cambió sustancialmente. Su papá nos cuenta que ahora se alimenta a través de un biberón, que necesita pañales, que necesita que sigan evaluando su sangre, que le den una solución. Thais está recibiendo atención en estos días en el Hospital, pero al parecer, según ha visto y cuenta su padre, no la que necesita. Entonces, ¿para qué está ahí?

El señor Palma está desesperado. Hace años vino a Lima reclamando por la salud de sus hijos, pero nada ha cambiado. “Nos han paseado” dice, porque hablaron con varias autoridades y nada. La reunión que tuvieron hace unos días no ha sido con la Ministra de Salud, por eso la gran desconfianza. ¿Qué les asegura que será distinto? Por eso, ahora ellos, junto a los niños, contaminados con plomo en diverso grado, no se irán de Lima ni del frontis del MINSA hasta que sus pedidos sean aceptados. No pueden hacer otra cosa.

Por la muerte de su hijo una fiscal abrió una investigación, y pidió que exhumaran el cuerpo. Luego de varios años, las muestras de las uñas, cabello, muslo, cerebro, arrojaron diversos grados de contaminación. El caso penal no ha avanzado sustantivamente, mientras que la fiscal fue cambiada según nos contó el Sr. Palma. A la par, un proceso de indemnización fue presentado en el 2012, pero tampoco resultó. Los abogados cuestan, y el señor Palma solo se sustenta de trabajos ocasionales. Ha estado trabajando los últimos meses para la mina en otro lugar, pero quizá no se le renueve el contrato el 30 de este mes. Por si fuera poco, el señor Palma tuvo un accidente el 23 de abril que le fracturó el brazo, por lo que le han insertado alrededor de 4 clavos.

La historia de sus hijos la ha contado decenas de veces. Se ha escrito antes. Pero su situación solo ha empeorado. Ya no confía, ni en el Estado, ni en los medios de comunicación que por cierto hoy están siendo indolentes con una veintena de niños y niñas que están durmiendo desde hace 5 días en la calle, en Lima, y frente al Ministerio de Salud.

No hay peor vergüenza que esa para un país.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Siempre he admirado a SER, por su capacidad crítica, su nivel de visión de la realidad, pero esto no es lo que hemos leído en los diarios. Se ha querido ningunear a los docentes. Por eso hoy al ver su publicación me emociona, pues no todos los peruanos y peruanas piensan con mentalidad de CLASE A. Hay AMIGOS Y AMIGAS HA SIDO MUY DURA LA LUCHA, los maestros son gente de nuestros pueblos empobrecidos o de nuestros barrios periféricos, no se reconoce al maestro como un profesional, sufre el ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)