Noticias SER
Logo SER

Representación, "conflicto de intereses" y grupos sociales en el Parlamento peruano

Enviado el 21/05/2014

José Ragas

De los argumentos que en los últimos meses se han esgrimido para criticar el proyecto de Unión Civil ha aparecido uno nuevo, a raíz de una entrevista publicada en El Comercio en la cual el congresista Carlos Bruce declara ser gay. El argumento en sí fue planteado por la también congresista Martha Chávez y repetido hasta la saciedad el último fin de semana por cientos de comentaristas en redes sociales. En palabras de la misma Chávez, Bruce “podía beneficiarse” de seguir adelante con el proyecto de Unión Civil. A mi entender, la congresista Chávez confunde el término “conflicto de intereses”, como parece ocurrir en el caso de un miembro de su bancada (Julio Gagó) que habría buscado sacar provecho personal de su posición, con el de representación, como ocurre con Bruce, quien defiende los derechos de un grupo de ciudadanos y ciudadanas en situación de desigualdad frente al resto.

El concepto de representación consiste en elegir una autoridad determinada que represente los intereses de un grupo particular de ciudadanos, es inherente al sistema político de nuestro país y de una buena parte del mundo. Comenzó en Perú en 1809, mucho antes de que tengamos un Parlamento nacional, cuando la crisis de la Monarquía española por la invasión napoleónica hizo que fuesen enviados diputados peruanos a las Cortes de Cádiz para representar a la población del virreinato y hablar en su nombre. En los siguientes dos siglos, el Parlamento ha visto ensancharse su base social, dando espacio no solo a grupos de poder o hegemónicos sino también a sectores sociales emergentes, como parlamentarios de origen andino, campesino, obrero y femenino.

Estos parlamentarios quebraron el status quo, evitando que el Parlamento se convierta en un nicho oligárquico. Los partidos y los clubes electorales han buscado impulsar la candidatura de estas personas con la esperanza de canalizar las demandas de un grupo mayor y así obtener su apoyo político. Para mencionar una de los primeros grupos, los parlamentarios de origen andino ingresaron tempranamente con Dionisio Inca Yupanqui en 1809, aunque este representó principalmente al sector militar colonial. Solo en 2006 se pudo tener lo que Aída Villanueva llama una “bancada indígena visible”, conformada por Juana Huanacauri, María Sumire e Hilaria Supa [1]. El primer congresista amazónico sería Eduardo Nayap, de la etnia awajún (2011-16).

Los obreros comenzaron a buscar un parlamentario entre sus propias filas. Lo consiguieron finalmente en 1876 con el cusqueño Francisco González, quien fue llevado por el Partido Civil al Parlamento. Anteriormente, y viendo el enorme capital político del sector artesanal, varios políticos los habían representado, pero sin ser necesariamente trabajadores, como Pedro Bernales y el pintor Francisco Laso. Los artesanos, y luego los obreros, fueron uno de los grupos políticos más activos en el siglo XIX y XX. Junto con la representación parlamentaria, los trabajadores trataron de llevar sus demandas mediante la creación de clubes políticos e incluso la protesta directa, como ocurrió en 1858 y las huelgas del siglo XX. Con la consolidación del proletariado, nuevos voceros llevarían los intereses obreros a las cámaras y los mismos obreros llegarían al parlamento impulsados por los partidos de masas.

Que las mujeres tuviesen representación parlamentaria tomó más tiempo por los prejuicios que hubo que romper de los sectores ultraconservadores. Los debates comenzaron con las elecciones de 1931, aprovechando la apertura que daba la caída del leguiísmo. Pero no fue sino hasta dos décadas más tarde (1956) que recién hubo un grupo de mujeres en el Congreso, entre las que se encontraban Irene Silva y Manuela Billinghurst (nieta del defenestrado ex presidente), entre otras. La bancada femenina fluctuaría en número en los siguientes años para luego repuntar, especialmente luego de la implementación del sistema de cuotas.

No siempre la representación de grupos minoritarias fue bien recibida. Como ya lo señalamos, su presencia cuestionaba las estructuras arcaicas de la sociedad, al visibilizar a sectores que habían sido marginales y a los cuales se consideraba que no merecían tener participación política. La prensa reprodujo muchos de los ataques, como los comentarios racistas contra el parlamentario Eleuterio Macedo en 1870: “¿Creyeron que Macedo sería caballero? Qué chasco. ¿Lo creyeron hombre porque lo vieron con levita? Otro chasco, cuando solo es un huanaco, cobarde y sucio”. Del mismo modo, la congresista Supa fue cuestionada por dirigir la Comisión de Educación en 2010 y no expresarse “adecuadamente” en castellano y hacerlo en quechua en el Hemiciclo, según se lo indicó Martha Hildebrandt.

La esencia misma del Parlamento consiste en impulsar la inclusión de personas de los diversos grupos que coexisten en el país, de modo que den voz y sirvan de enlace entre el Estado y los ciudadanos y ciudadanas a quienes representan. Y eso es lo que acaba de ocurrir el último domingo cuando Carlos Bruce se convirtió en el primer parlamentario gay del país, marcando un hito en estos dos siglos de vida política republicana. Es de esperar que el debate por la Unión Civil cobre nuevos bríos, y que para el periodo 2016-2021, cuando celebramos el Bicentenario, haya una bancada que continúe defendiendo esos derechos, con el apoyo de la sociedad civil, llevando adelante la agenda democrática que nuestros padres y abuelos han venido desarrollando en estas últimas décadas.

Referencias

[1] Aída Villanueva Montalvo. “En torno a la representación especial indígena en el Perú: percepción de líderes indígenas y características del modelo peruano”. Debates en Sociología, n. 37 (2012), p. 59.
 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
E INDUDABLE QUE MENDOZA NUNCA HA APORTADO NADA AL SISTEMA DE ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, NADIE ENTENDIO PORQUE EL CNM LO NOMBRO SI NO TENIA NI APTITUD ACADEMICA NI CAPACIDAD SOLVENTE PARA SER MAGISTRADO, SIN EMBARGO SE LE NOMBRÓ MAGISTRADO SUPREMO Y NUNCA A PODIDO REALIZAR UNA GESTION IMPERECEDERA, ES UN LASTRE QUE SE LE HAYA DESIGNADO MINISTRO DE JUSTICIA Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)