Noticias SER
Logo SER

Crecimiento, educación y salud en la región andina

Enviado el 21/06/2017

En los últimos años hemos escuchado repetidamente hablar del milagro económico peruano. Organismos internacionales, gremios empresariales y revistas especializadas destacan el eficiente manejo económico del Perú en los últimos 25 años.

Todos recordamos el primer gobierno de Alan García en el que los peruanos tuvimos que afrontar una profunda crisis económica y social, con el mayor proceso inflacionario de nuestra historia (un estimado de 3,398.6% para 1989), además de la escasez de alimentos, el aislamiento internacional por el default de la deuda externa y el vaciamiento de las reservas internacionales. Como consecuencia de ese desastroso manejo económico y de la escalada de violencia producida por Sendero Luminoso y el MRTA, el país vivía una crisis en todos los frentes. Tomando en cuenta la línea de base resulta casi un “milagro” que tengamos una economía saneada: un crecimiento económico sostenido por encima de la media latinoamericana, una inflación controlada por el Banco Central de Reserva, altos niveles de reservas internacionales netas que nos permiten enfrentar los shocks externos, y un bajo nivel de endeudamiento (como porcentaje del Producto Bruto Interno).

Pero, ¿han sido tan distintos nuestros resultados de los de los demás países de la región en la última década?, ¿la gestión ortodoxa de la economía ha hecho la diferencia? Entiendo la dificultad de comparar únicamente datos estadísticos sin tomar en cuenta factores metodológicos, distintos niveles de estadío inicial, intervalos temporales (debido a los datos disponibles), entre otros. Pero conocerlos permite un acercamiento a la realidad nacional y regional.

Para ello, presentaremos algunos indicadores relevantes para medir los avances en materia económica y social. Los datos son aportados por la CEPAL. Por discrepancias en la medición, en la revisión 2016, se considera pertinente no presentar datos de Argentina (CEPALSTAT). Los datos del IPM provienen del informe “Panorama Social de América Latina 2014”:

i)      Índice de Pobreza Multidimensional (IPM): Los países que más disminuyeron la pobreza fueron Bolivia, -26 p.p. (2003-2011); Perú, -25 p.p (2003-2012) y Argentina, -22 p.p (2005-2012, zona urbana). Aunque el Perú ha reducido considerablemente los niveles de pobreza, estos siguen estando entre los más altos de la región, solo por debajo de Bolivia (58%) y Paraguay (50%).

ii)    Pobreza Monetaria:  Perú (-32 p.p. de 2001 al 2014), Ecuador (-31.8 p.p. de 2000 al 2014) y Bolivia (-31 de 2000 al 2013) son los de mayor avance. Los países con mayores índices de pobreza son Paraguay (42.3% al 2014), Bolivia (32.7% al 2013) y Venezuela (32.1% al 2013). El Perú, con un 22.7%, se encuentra entre los países con mejores resultados, solo superado por Uruguay (4.4% en 2014), Chile (7.8% en 2013) y Brasil (16.5% en 2014)

iii)   Indigencia: Los mismos tres países son los que lograron los resultados más importantes para los mismos períodos. Bolivia (-22 p.p.), Ecuador (-21.5 p.p.), Perú (-20.1 p.p.). Aquellos que cuentan con mayor indigencia son Paraguay (20.5%), Bolivia (16.8%) y Ecuador (10.3%). Los países con mejores resultados son Uruguay (0.8%), Chile (2.5%), y Perú (4.3%).

iv)  Desigualdad. En cuanto a la medición del Índice de Gini, en los períodos mencionados, los países con mejores resultados son Bolivia (-0.152), Ecuador (-0.107), Brasil (-0.091). Los países con mayores niveles de igualdad son Uruguay (0.379), Venezuela (0.407 al 2013) y Perú (0.439).

Los resultados en los tres países andinos parecieran haber sido exitosos, con lo que podríamos señalar que en Bolivia y Ecuador también se habría producido un milagro económico, aun cuando después de lo avanzado sigan manteniendo altos índices de pobreza económica e indigencia. Pero, ¿cuál ha sido la diferencia sustancial en el manejo económico y social? Me atrevería a decir que está relacionada con los niveles de inversión en desarrollo humano con una mirada de mediano plazo, lo cual se refleja, principalmente, en los gastos en educación y salud. Mientras que Ecuador y Bolivia han aumentado considerablemente el gasto en estos sectores, el Perú tiene una deuda pendiente.

A continuación mostraremos algunas variables sectoriales que sustenten lo señalado:

1.       Gasto per cápita en salud (dólares americanos a precios actuales). De acuerdo a datos del Banco Mundial, Ecuador ha aumentado su inversión en 1,182%, pasando de USD 49 en 2000 a USD 579 en 2014. Para el mismo período, Perú aumentó el gasto en 378%, porcentaje similar al de Bolivia, que tuvo un aumento de 366%.

2.       Gasto per cápita en educación (USD PPA). El indicador incluye el gasto en educación primaria, secundaria y terciaria. Datos de la UNESCO muestran que Ecuador es el país con mayor inversión, con USD 3.840; Perú con USD 2.154 y Bolivia con USD 1.629. Los datos presentados deben ser asumidos como referenciales debido a la dificultad para obtener registros más actualizados y para los mismos períodos. Así, para los gastos en educación terciaria los últimos datos disponibles para Ecuador corresponden al 2013, para Perú al 2010, y para Bolivia, al 2003, antes del período del Movimiento al Socialismo (MAS), en el que se registraron los aumentos presupuestales a los sectores sociales.

3.       Según lo expuesto, y aunque reconocemos que es un indicador que no aporta mayor información que el esfuerzo país por invertir en educación, presentamos también la inversión en educación como porcentaje del PBI: allí Ecuador pasó de invertir un 1.51% en 2000 a un 4.92% en 2015; Bolivia, pasó de 5.47% en 2000 a 7.28% en 2014; y Perú, de 3.27% en 2000 a 3.92% en 2015.

No cabe duda que la inversión en capital humano es un factor clave para lograr un desarrollo sostenible, además es un motor para impulsar otros sectores, por ejemplo, el necesario cambio de matriz productiva. En este sentido, nuestros vecinos parecen haber tomado la delantera: en Ecuador se ha puesto en marcha el proyecto Yachay, o Ciudad del Conocimiento, creado para el desarrollo de la investigación, ciencia y aplicativos tecnológicos que, entre otros, puedan dar valor agregado a los sectores estratégicos. Por su parte, Bolivia ha priorizado la construcción de la Ciudadela del Conocimiento y Tecnología, cuyo principal objetivo, tal como lo señalara el Vicepresidente García Lineras, es “pasar de una economía extractivista a una economía del conocimiento fomentando el intelecto, eso es industrializar y generar tecnología”. 

Es momento de plantear un debate abierto sobre el modelo de desarrollo que queremos como país, y las estrategias para alcanzarlo. 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Hace poco estuve por Cajamarca luego de algunos años. Nunca habia visto a la ciudad tan fea. Un crecimiento desordenado e improvisado. Cero planificación o si la hubo fue muy mal ejecutado. Ni siquiera el centro histórico se salva ya de esa barbarie. Los patios de las casonas prácticamente han desaparecido. Construcciones de ladrillo sin tarrajear se han apoderado de ellos , tal como es el caso de las casas que rodeaban la plazuela de Belén. Las azoteas han remplazado los techos de teja y ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto