Noticias SER
Logo SER

Igualdad de género

Enviado el 21/12/2016

Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) marcan la agenda de las naciones sobre la construcción de sociedades más justas, con menos brechas y con igualdad de oportunidades para la ciudadanía. Adoptados en setiembre del 2015 durante la Cumbre del Desarrollo Sostenible, los 17 objetivos han sido asumidos por los 193 países soberanos que integran la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Perú entre ellos. Habiendo dado significativos avances en la lucha contra la pobreza y el hambre gracias a los Objetivos del Desarrollo del Milenio, con los ODS la ONU busca ahora  reducir las desigualdades buscando  reconcilia objetivos sociales, económicos y ambientales.

El ODS número  5 plantea lograr la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas. Al respecto, dice la ONU: “Independientemente del lugar donde vivamos, la igualdad de género es un derecho humano fundamental. Promover la igualdad de género es esencial en todos los ámbitos de una sociedad sana: desde la reducción de la pobreza hasta la promoción de la salud, la educación, la protección y el bienestar de las niñas y los niños.”[1] Por tanto, la igualdad de género no es un objetivo que pueda alcanzarse exclusivamente desde  un sector del Estado ni enfocando esfuerzos en un solo segmento  de la población. Es, necesariamente, un esfuerzo transversal a las políticas de desarrollo y tiene alcance universal:  crear oportunidades para niñas y mujeres va de la mano de un profundo proceso de reeducación en virtud de la igualdad.

Y es que la igualdad de género nos convierte en personas más libres. Nos permite no reducir a un absurdo binarismo nuestras opciones de desarrollo personal. En un mundo con igualdad de género, no habría problema en que los niños expresen sus sentimientos, ni en que las niñas expresen su liderazgo. Así, el reto último de la igualdad de género es aprender a reconocer las virtudes de las personas en función de sus valores y cualidades, y no según su sexo.

Lamentablemente, en el Perú los grupos detractores de la igualdad de género boicotean el cumplimiento de este compromiso de Estado ante las naciones del mundo y ante sus propios ciudadanos. Quienes consideran al género como una ideología defienden la asignación de roles masculinos y femeninos como parte del orden natural producto de la definición biológica. Tal suposición encierra un conjunto de peligros. Se convierte en el caldo de cultivo de estereotipos dictados sobre supuestos principios del orden y el decoro. Supuestos sobre cómo se deben comportar los niños y cómo las niñas terminan justificando actos de violencia contra personas que tienen comportamientos que se desvían de los roles esperados.

Hace pocos días fuimos testigos, una vez más, de las consecuencias de esta forma de pensar. Cuando una menor falleció producto de un aborto clandestino al que tuvo que someterse luego de ser violada por su primo, la defensa del victimario trató de justificar su conducta diciendo “ella podría haber tenido la edad de diez años, pero su físico era desarrollado”, deslizando así la posibilidad de que el violador haya sido seducido por la menor. Esta cultura de violación que traslada la culpa a la víctima se construye en el día a día cuando los hombres acosan a las mujeres en las calles, excusándose en su forma de vestir, en su físico, en su andar.

Uno de los espacios más importantes para erradicar estas prácticas es la escuela, el lugar donde pasamos aproximadamente la mitad de nuestro tiempo por 11 años de nuestras vidas. Sin embargo, los detractores de la igualdad de género precluyen el derecho a recibir educación sexual aludiendo que pervierte la pureza de los niños y que se genera confusión sobre su “identidad sexual”. Nada más lejos de la realidad, pues la educación sexual busca reafirmar el conocimiento sobre sí mismo y sobre el cuerpo para poder decidir informadamente. Los detractores proponen también que sólo la familia sea responsable de la educación sexual de los menores y que se realice según los preceptos de la fe. Sin embargo, es responsabilidad del Estado peruano brindar educación gratuita y de calidad sobre salud sexual y reproductiva, como afirma por primera vez en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (El Cairo, 1994). El Estado laico respeta la libertad de credo, mas no tiene porqué asumir la prédica de la fe como parte del currículo nacional. Los detractores de la igualdad de género harían bien en solicitar que el Perú salga del sistema de las Naciones Unidas por promover lo que consideran un enfoque tan perjudicial para los niños.

En suma, tenemos por delante compromisos asumidos para mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad, pero fuertemente cuestionados por el ala más conservadora de la política y la religión en el país. Los costos de no priorizar la igualdad de género como una política de Estado los vivimos en el día a día, con el riesgo de que se agudicen y traigan serios costos a toda la sociedad. Costos en la calidad de vida de nuestras niñas y niños pero también en la calidad de nuestras instituciones democráticas que, de ver permeados los intereses de grupos religiosos en su accionar, diezman la poca institucionalidad que se ha podido construir en los últimos 15 años. Ante ello, la educación es la columna vertebral para construir el cambio hacia una sociedad más respetuosa, menos prejuiciosa, menos violenta y con instituciones más fuertes. Un país en el que la mitad de la población vive subyugada y con miedo está destinado a perder el 50% de sus oportunidades de crecer.

 

Gisselle Vila Benites pertenece a la Plataforma Comadres, espacio que busca posicionar el

trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.




[1]
                     Fuente: ONU (s.f.), “Igualdad de género: porqué es importante”. Recuperado de: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/wp-content/uploads/sites/3/2016/10/5_Spanish_Why_it_Matters.pdf

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
E INDUDABLE QUE MENDOZA NUNCA HA APORTADO NADA AL SISTEMA DE ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, NADIE ENTENDIO PORQUE EL CNM LO NOMBRO SI NO TENIA NI APTITUD ACADEMICA NI CAPACIDAD SOLVENTE PARA SER MAGISTRADO, SIN EMBARGO SE LE NOMBRÓ MAGISTRADO SUPREMO Y NUNCA A PODIDO REALIZAR UNA GESTION IMPERECEDERA, ES UN LASTRE QUE SE LE HAYA DESIGNADO MINISTRO DE JUSTICIA Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)