Noticias SER
Logo SER

"En la costa el agua ya no alcanza ni para la población ni para la producción"

Enviado el 25/01/2017
Por: 
Omar Rosel

Los efectos del cambio climático, la desglaciación de los nevados y la forma como está distribuida la población, así como las actividades productivas e industriales en nuestro territorio, está generando  un estrés hídrico en el país, así como una redistribución inequitativa del agua, recurso que cada vez se hace más escaso. Y del otro lado, tenemos una respuesta débil de las instancias gubernamentales, que debería generar preocupación en la ciudadanía. Al respecto Noticias SER conversó con Beatriz Salazar, investigadora del Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES), miembro del proyecto Gesaam y Coordinadora del Observatorio de Cambio Climático.

¿Cuál es la situación del Perú con respecto al estrés hídrico?, ¿es alta la diferencia entre el agua que requiere la población con respecto a la disposición del recurso?

Ahí debemos aclarar algunas creencias, porque creo que se repiten dos cosas. Por un lado, se dice que el Perú es uno de los países más vulnerables al estrés hídrico y también se dice que nuestro país cuenta con mayores recursos hídricos en el mundo. Ambas afirmaciones tienen algo de verdad, porque efectivamente el país tiene disponibilidad de agua; pero si vemos en qué regiones hay más agua dulce y, donde es más escasa, encontramos que en todo lo que es la vertiente oriental, todo lo que es la sierra, el agua discurre a la amazonia. Esta zona tiene más del 95% de agua dulce disponible del país, pero allí hay relativamente poca población. Mientras que en lo que corresponde a la vertiente del Pacífico solo hay un 2% de agua dulce disponible en el Perú, pero ahí se asienta más del 50% de la población del país.

Esta situación de estrés hídrico, ¿se puede explicar en la poca planificación en la ocupación del territorio y la priorización de ciertas actividades?

Claro, hemos planeado nuestra ocupación del territorio de forma bastante desordenada. Entonces en la costa tenemos una mega ciudad que es Lima, así como centros urbanos que concentran pobladores que se cuentan por millones. Y además en la costa están concentradas actividades altamente consumidoras de agua, como la agroexportación. Y eso tiene que ver con el modelo de desarrollo que tiene el Perú, donde se considera que la costa debe ser una gran franja verde, con cultivos de agro exportación, pero justamente el esparrago, la vid y algunos otros cultivos como la caña de azúcar son grandes consumidores de agua. Eso provoca situaciones donde se busca aumentar agua para la agricultura para la costa y el asunto se hace insostenible, ya que el recurso no alcanza ni para las necesidades de la población no para las diversas actividades de producción. Así en la costa el agua ya no alcanza ni para la población ni para la producción.

¿En qué medida los efectos del cambio climático, que han provocado la tardía llegada de lluvias, complican la situación?

Cada vez se manifiestan más los efectos del cambio climático, eso provoca que los glaciares que amortiguaban un poco la escasez de agua en la época seca en la costa y sierra, estén retrocediendo y reduciendo su extensión. Entonces, contamos con menos glaciares y en el futuro vamos a contar con menos agua. Lo que va causar esta situación es que será más difícil desarrollar la pequeña agricultura en la sierra, especialmente en la vertiente occidental y, lo mismo sucederá en la costa misma.  La otra situación es que cada vez se están haciendo más irregulares los fenómenos climatológicos, por eso se registran lluvias intensas, sequias intensas, heladas y granizadas que afectan a la pequeña agricultura y consecuentemente a la seguridad alimentaria, porque buena parte de los productos que van al mercado se produce en la zona donde se hace más difícil tener agua.  

Considerando el diagnóstico que hace, ¿la intervención estatal ha sido la más adecuada en estos últimos años para poder reducir los riesgos del estrés hídrico?

La respuesta es no, porque hemos visto que desde hace muchos años que se ha priorizado el crecimiento económico y se ha facilitado y promovido los cultivos de agro exportación en la costa. Por ello se está buscando asegurar el agua para estos cultivos trayendo de la vertiente oriental a la occidental a través de trasvases. El problema de esos trasvases, los que se ejecutaron con anterioridad,  es que no han estado basados en estudios donde se considerara los efectos del cambio climático o  el aumento de la población en la costa, así como el crecimiento de la agroexportación y eso ha hecho que no sea sostenible en el tiempo. Y siempre se está buscando hacer trasvases para traer agua para la costa.

La forma como se viene gestionando el agua está conllevando a un inequitativo acceso al agua ¿cómo se debería replantear esta situación?

Se debe replantear esta lógica desde dos puntos de vista. Uno, no solo es ver las posibilidades de la costa, sino ver el asunto desde un enfoque de cuenca, porque no se puede planificar en aumentar la disponibilidad del agua en la costa sin considerar obras de recarga hídrica en las cabeceras de cuenca, asunto que no se ha hecho hasta ahora. Si se quiere dar sostenibilidad a la población y a la producción agrícola se debe manejar la cuenca con un enfoque integral para hacer recarga hídrica a partir de proyectos como siembra y cosecha de agua. Y no solo hay que pensar en mega obras, porque cuando se habla de represas y reservorios, se piensa en mega obras; pero eso hay que complementarlo con obras más pequeñas con microreservorios que pueda servir a las poblaciones campesinas y pequeños agricultores que son los más afectados. La otra dimensión que debemos tomar en cuenta es la gestión social del agua, porque para que la obra sea sostenible económica, socialmente y ecológicamente, es necesario involucrar a las poblaciones que trabajan en todas las áreas de las microcuencas y subcuencas y eso es lo que menos se ha trabajado, porque el enfoque tradicional es diseñar las políticas de agua desde Lima y a las regiones sólo las ejecutan y no hay suficiente participación de las poblaciones rurales y de las ciudades de la sierra, porque además se debe buscar que las poblaciones ejerzan sus derechos entorno al agua.

¿El gobierno de PPK tiene claro sobre lo que se tiene que hacer ante esta situación donde hay un desequilibrio entre el agua que se necesita y la disponibilidad de la misma y del acceso equitativo de las poblaciones al agua?

Creo que por lo menos hay voluntad. Por ejemplo, hay que reconocer que el gobierno actual está empezando a dar importancia a las obras en cabecera de cuenca; pero hay indicios preocupantes, porque sierra azul es muy centralizado y eso se ve en el presupuesto público y al parecer se va gestionar desde Lima, lo cual no garantizará el suficiente involucramiento de las poblaciones y no se garantiza los resultados. Entonces, los proyectos de siembra y cosecha de agua no se ven de forma articulada entre gobierno nacional, regional y local, así como el involucramiento de la población, porque debería hacerse de forma participativa y eso hay que vigilarlo. Y de otro lado, la ciudadanía debería reclamar al gobierno como va a garantizar su derecho de acceder al agua.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Cavilando

Atención! Nos están matando

Mirtha Vasquez

Cruce de caminos

¿Democracias en recesión?

Jairo Rivas Belloso

Visiones del desarrollo

¿Dónde hablamos de desarrollo?

Fabiola Yeckting Vilela

Historia

Recordemos al “Doctor” Montesinos en 1990

Nicanor Domínguez Faura

Comadres

El síndrome de la caja negra

Karla Zavala

Escrito al margen

Enemigos íntimos

Jorge Frisancho

Otrosí digo

Gabinete Aráoz: un nuevo error de PPK

Ana María Vidal

Comentario Destacado
E INDUDABLE QUE MENDOZA NUNCA HA APORTADO NADA AL SISTEMA DE ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, NADIE ENTENDIO PORQUE EL CNM LO NOMBRO SI NO TENIA NI APTITUD ACADEMICA NI CAPACIDAD SOLVENTE PARA SER MAGISTRADO, SIN EMBARGO SE LE NOMBRÓ MAGISTRADO SUPREMO Y NUNCA A PODIDO REALIZAR UNA GESTION IMPERECEDERA, ES UN LASTRE QUE SE LE HAYA DESIGNADO MINISTRO DE JUSTICIA Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)