Noticias SER
Logo SER

Acuerdo climático en riesgo

Enviado el 25/11/2015
Por: 
Astrid Aguilar*

 

A una semana del comienzo de la COP 21, Corporate Accountability International redirige la mirada de la sociedad hacia los patrocinadores del evento de este año, reportando en su informe « Fueling the Fire: The corporate sponsors bankrolling COP21 » la responsabilidad de estos en la destrucción del medio ambiente y su intervención en las negociaciones climáticas. En efecto, el informe expone la contradicción latente entre la imagen medioambiental amigable que exponen estas empresas -Engie (anteriormente GDF Suez) y Suez Environement, EDF y el banco BNP Paribas- y sus acciones en el campo, como generadores o financistas de grandes proyectos emisores de carbono, y/o interviniendo en las políticas climáticas. De esta forma, tenemos a EDF, que anuncia su compromiso con un mundo sin emisiones de carbono, y sin embargo, es miembro activo del grupo Business Europe, que interviene constantemente en las políticas climáticas en Europa y se opone abiertamente al mercado de las energías renovables.

Este panorama recuerda la presencia del lobby de las compañías de energías fósiles en las negociaciones climáticas internacionales y su intervención en el acuerdo global para luchar contra el cambio climático. Tal vez el caso más sorprendente es el que hoy involucra a Exxon Mobil y Peabody Energy, compañías que se encuentran bajo investigación a pedido de Hilary Clinton y Bernie Sanders, candidatos demócratas a las elecciones americanas, luego de que se descubriera que ambas empresas tenían conocimiento de las consecuencias del cambio climático desde los años 80, mas tomaron la decisión de ignorar las alertas. Actualmente, se está elucidando la discrepancia entre el conocimiento científico que las firmas tenían sobre el cambio climático y si esta información fue debidamente difundida entre sus inversionistas y el público en general. Sin embargo, investigaciones previas muestran gastos de Exxon Mobil, del orden de los US$30 millones, destinados a crear confusión sobre la ciencia que demostraba el cambio climático, y el financiamiento a miembros del Congreso estadounidense que niegan la existencia del fenómeno.

Lamentablemente, la influencia de este lobby ya se ha sentido repetidas veces en las negociaciones climáticas de la ONU. En el 2011, el Polaris Institute publicó un reporte sobre su infiltración en las negociaciones y la influencia que ejercían sobre las decisiones que se tomaba. En el 2013, las organizaciones de la sociedad civil organizaron una marcha masiva durante las negociaciones de Varsovia, Polonia, argumentando que el patrocinio de las empresas contaminantes amenazaba la independencia y el propósito del evento. El año pasado, en Perú, más de 53 mil personas firmaron un documento que exigíaa la Convención sobre el Cambio Climático prohibir el ingreso de las empresas de energía fósil en las negociaciones. Esta vez, en un contexto de urgencia frente a la amenaza climática y de necesidad de toma decisiones, Corporate Accountability International ha lanzado una petición con el mismo objetivo, la misma que cuenta actualmente con casi medio millón de firmas. Ante este panorama, es evidente el conflicto de intereses que existe entre los patrocinadores del evento en París y las decisiones que se deben tomar en esta ocasión, sobre todo cuando el no actuar frente al fenómeno generaría devastadoras perdidas económicas, tanto para países desarrollados como países en vías de desarrollo.

Para el Perú, la necesidad de un compromiso a nivel internacional de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es de gran importancia, debido a nuestra vulnerabilidad frente al cambio climático. Según el Tyndall Center, somos el tercer país más vulnerable a este fenómeno, y el contexto nacional puede sufrir aún más susconsecuencias. En medio de una situación que, según el reporte 2015 de la Defensoría del Pueblo, exhibe 208 conflictos sociales (149 en estado activo y 59 latentes), las consecuencias del cambio climático podrían intensificar el malestar de la población y llevarnos a un periodo de inestabilidad político-social. Un ejemplo de ello, según el príncipe Carlos de Inglaterra, es el conflicto en Siria, en donde a una fuerte sequía, de cinco o seis años, se sumó al malestar latente de la población, generando el contexto propicio para desencadenar el conflicto que conocemos hoy en día.

Ante esta perspectiva, nuestra capacidad de adaptarnos a las consecuencias del cambio climático y evitar un mayor impacto en nuestra sociedad y economía son parte de los retos que tendremos que enfrentar en los próximos años. No obstante, si un acuerdo climático internacional es puesto en riesgo por el lobby de las energías fósiles, el desarrollo del país estará en juego esta vez.

 

*Astrid Aguilar: Ecóloga de la universidad Pierre et Marie Curie de París, Francia. Actualmente parte del Climate Tracker 2015 Program, de Adopt a Negotiator.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Visiones del desarrollo

Cada gota de lluvia caída…

Fabiola Yeckting Vilela

Otrosí digo

Próxima estación esperanza

Ana María Vidal

Pedestal para nadie

Lo que el huayco develó

Christian Elguera

Historia

Las “Cholas y Pishtacos” de Mary ...

Nicanor Domínguez Faura

La trenza suelta

Solidaridad con Ronald Gamarra

Cruz Silva Del Carpio

Comentario Destacado
Es clarísimo que lo que pretende el fujimorismo es recuperar el poder y reestablecer viejas prácticas antidemocráticas de copamiento y dominio del Estado en beneficio de la cúpula seudo partidaria; lo que ensayan ahora desde su mayoría parlamentaria; sin embargo , como bien dices, tampoco hay una fuerza política que contrapese esta posición y que se desgaste en rencillas y zancadillas intestinas sólo por querer ser los "protagonistas" del cambio de modelo. Como decía el cazurro abuelo: ... Leer más >>