Noticias SER
Logo SER

Juan Bustamante y los límites del liberalismo en el Altiplano: La rebelión de Huancané (1866-1868)

Enviado el 26/12/2011

Nils Jacobsen

Nota:

“Juan Bustamante y los límites del liberalismo en el Altiplano: La rebelión de Huancané (1866-1868)”  de Nils Jacobsen y Nicanor Domínguez, es el título del reciente libro publicado por la Asociación SER, como un aporte al debate y a la historia social y política de la región Puno.

El libro fue presentado en las ciudades de Lima y Puno, el 7 y 13 de diciembre del 2011, respectivamente, y contó con los comentarios de Martín Monsalve, Roger Caceres Velásquez y Paulo Vilca, en Lima; y de René Calsín, Ana María Pino y Eland Vera, en Puno; además de la presencia de Nicanor Dominguez, nuestro colaborador y co-autor del libro, encargado de la traducción de los dos capítulos sobre la vida y los debates políticos de Bustamante, escritos por el Dr.
Nils Jacobsen, y compilador de los documentos anexos del libro.

A continuación reproducimos las palabras de saludo que el Dr. Jacobsen envió desde Estados Unidos donde reside, con ocasión de las presentaciones del libro.

                                                                                 ****

En primer lugar, me es un deber del corazón agradecer el empeño y cuidado con el cual la Asociación SER, y en particular los señores Christian Reynoso y Nicanor Domínguez Faura, mi coautor, han editado este libro sobre el extraordinario escritor, viajero pionero, hombre de negocios y hombre público puneño Juan Bustamante.

También quiero aprovechar esta oportunidad de mandar desde la lejana “pampa de maíz del norte” –la pradera de Illinois en Estados Unidos–, mis saludos más cordiales a mi magnífica amiga Graciela Ormachea Frisancho, a toda su digna familia, y a todos mis amigos en el Altiplano puneño. Los casi dos años que me fue permitido vivir entre ustedes, en el singular y fantástico ambiente cultural y natural del Collao durante los ya lejanos años 1975-1976, con visitas más cortas en años posteriores, permanecerán en mi memoria para siempre como una de las épocas más ricas de mi vida.

Para mí es un gran honor ver publicados dos ensayos míos bastante modestos en este libro, que se propone ofrecer una introducción a los roles multifacéticos del “mundo purikuj” en la vida decimonónica del Altiplano y del Perú entero. ¿De dónde viene esta fascinación con Bustamante? ¿Por qué se repite tantas veces que él era un hombre extraordinario, un hombre clave para comprender la era liberal en que vivía? Tal como la vida de Bustamante fue multifacética, los historiadores han dado diversas repuestas a estas preguntas, según el aspecto de su vida y obra que quisieron enfatizar. Esto se puede notar muy bien en la informativa introducción al libro escrita por Nicanor Domínguez.

Algunos escritores han subrayado la hazaña de los viajes intercontinentales de Bustamante.  Las narrativas de viajes de americanos al viejo mundo eran rarísimas en estos años y Bustamante fue uno de los primeros peruanos, si no el primero, que escribió tales obras, toda una inversión de la mirada ya clásica por ese entonces del viajero europeo sobre las Américas. Más aún sorprenden algunas de las ideas expresadas por Bustamante al mirar el poderoso progreso industrial europeo: en la rica Gran Bretaña Bustamante descubre masas empobrecidas de trabajadores, hasta mujeres y niños, y reconoce –acertadamente– que su propia patria, el Perú tan “atrasado” económicamente según los sabios de la época, no ha producido este tipo de pobreza y diferencias de clases. Es un hallazgo fundamental, y bastante original, totalmente contrario a los axiomas convencionales de su época tanto como de la nuestra.

Otros historiadores hacen resaltar la obra indigenista de Bustamante. Y estudiando su trabajo en este campo uno va encontrando aspectos inesperados, fuera de lo común en los años 1860.  Hay que mirar muy de cerca lo que él y sus asociados –entre campesinos indígenas, mistis provincianos y políticos e intelectuales en Puno, Arequipa y Lima–, dicen, escriben y hacen, para comprender lo novedoso de su trayectoria. Había todo un grupo de republicanos liberales indigenistas que pensaban como Bustamante. Sus ideas en este sentido eran las de un pequeño grupo de hombres públicos que ansiaban un Perú con derechos iguales para todos sus ciudadanos, sin discriminación de raza, género o religión. Lo que era singular de Bustamante dentro de este grupo fue que él estaba preparado para arriesgar su vida por estos fines políticos y sociales. Lo que es más, en su lucha política de los años 1866-1868, se entremezclan su programa de largo plazo de integrar la mayoría indígena como ciudadanos de plenos derechos, con su lucha partidaria en favor del gobierno de Mariano Ignacio Prado.  Dicho de otra manera, el ya consideraba a los campesinos de las aldeas del Altiplano como actores importantes en la política peruana del día, con bastante poder como para influir en las rivalidades entre partidos políticos. Para Bustamante los campesinos no fueron rebeldes, sino ciudadanos reclamando sus derechos, y solamente había que encauzar sus demandas de la forma más eficiente y adecuada dentro de un sistema republicano democrático.

Se podría enfatizar otras facetas exitosas de su vida, como su desempeño como hombre de negocios, o su trabajo aparentemente desinteresado en cargos públicos de bastante importancia. Pero, a mi modo de ver, lo que da coherencia a toda esa vida tan agitada y multifacética es el hecho de que Juan Bustamante era un hombre oriundo de un sector medio tradicional de provincia, con muy poca educación formal, que hizo grandes esfuerzos para comprender y conectar el novedoso mundo de una república liberal con el capitalismo internacional en auge, en el cual el viejo orden estamental y jerárquico ya no tenía razón de ser. Su curiosidad, su gran inteligencia innata y su compromiso con todo el pueblo peruano le permitió vislumbrar una nación diferente, más mestiza, en la cual todos gozarían de los mismos derechos. Esa visión no era nada común en pleno siglo XIX y yo diría que precisamente se necesitaba a un hombre autodidacta, originario de provincia alejada, para articularla y expresarla.

Por eso pienso que Juan Bustamante es una figura de gran interés para la época en la cual nos ha tocado vivir a nosotros, y especialmente para la generación de jóvenes en el Perú de hoy.  Nos falta mucho para conocer todos los aspectos de la vida de Bustamante, y como indica Nicanor Domínguez en la introducción a nuestro libro, pienso que con investigaciones serias, en archivos públicos y privadas en Puno y Lima, todavía se podría encontrar bastante documentación hasta hoy desconocida de él.

Espero que este libro ayude un poco en la comprensión y el aprecio de esta figura extraordinaria que fue Juan Bustamante.

Saludos cordiales,

Nils Jacobsen

Urbana, Illinois, 6 de Diciembre de 2011.

 

Comentarios (2)

n ciudadano del mundo de su

n ciudadano del mundo de su època, que se atrevía a escribir sobre sus impresiones de su viajes con la mirada y el enfoq

Hago llegar un saludo

Hago llegar un saludo especial a Nils, a través de ustedes amigos del SER. Conozco de la seriedad de sus estudios, particularmente en la època que vivió en Azángaro. La vida de Juan Bustamente, un hombre provinciano pero un ciudadano del mundo de su època, que se atrevía a escribir sobre sus impresiones de su viajes con la mirada y el enfoque de los pocos peruanos que visitaban la meca del capitalismo europeo del siglo XIX.
Espero que la obra de Nils pueda traducirse y podamos nutrirnos de sus estudios que hizo en nuestra patria.
Un abrazo para todos con los mejores deseos para el Año 2012.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Nils Jacobsen
Historia
    Comentario Destacado
    Hace poco estuve por Cajamarca luego de algunos años. Nunca habia visto a la ciudad tan fea. Un crecimiento desordenado e improvisado. Cero planificación o si la hubo fue muy mal ejecutado. Ni siquiera el centro histórico se salva ya de esa barbarie. Los patios de las casonas prácticamente han desaparecido. Construcciones de ladrillo sin tarrajear se han apoderado de ellos , tal como es el caso de las casas que rodeaban la plazuela de Belén. Las azoteas han remplazado los techos de teja y ...