Noticias SER
Logo SER

Puno: ¿Agua segura para todos?

Enviado el 26/12/2012
Por: 
Eliana Hualpa – Alvaro Orosco

El consumo de agua de calidad es una de las grandes tareas pendientes en la región Puno. La cobertura, cantidad, costo, continuidad y calidad de este vital elemento aún es deficiente. Una consecuencia directa de esta situación se refleja en el gran número de enfermedades que se relacionan con su consumo o uso como por ejemplo, disentería, cólera, hepatitis A y E, ascariasis, diarreas, entre otras. También ocasiona el deterioro mental y físico cuando el agua presenta niveles elevados de sustancias químicas como arsénico, plomo y otros metales. En el presente artículo abordaremos la problemática del agua para consumo en las ciudades de Ayaviri y Juli, ubicadas en la zona norte y sur de la región, respectivamente, las cuales presenten características urbanas y rurales como muchas de las ciudades de Puno. (*)

Ayaviri, capital de la provincia de Melgar cuenta con 22,667 habitantes, de los cuales un promedio de 19 mil se concentran en su zona urbana. En el caso de Juli, en la provincia de Chucuito, cuenta con una población de 23,741 habitantes, de los cuales alrededor de 16 mil viven en área rural, según datos del censo del año 2007. Este panorama nos permitirá mostrar las diferencias en la gestión del agua segura en ambas ciudades.

Por otro lado, a nivel regional el tema de saneamiento cuenta con un presupuesto modificado de 5’ 577, 271 nuevos soles. Mientras que Melgar cuenta con 8’ 032, 414 y Chucuito-Juli con 4’ 317, 553 nuevos soles.

La problemática del agua

En Ayaviri la prestación del servicio está a cargo de la empresa prestadora de servicios Aguas del Altiplano  y en Juli a cargo de la Unidad de Gestión Administrativa de Servicios de Saneamiento (UGASS-JULI), entidades vinculadas a sus gobiernos locales. La cobertura del servicio en ambas ciudades alcanza el 28% de usuarios, siendo mayoritariamente de la zona urbana.

Los pobladores afirman con frecuencia que el agua que consumen es de mala calidad y además escasa. La reciben diariamente entre 8 y 10 horas. También se quejan del servicio público, el mal tratamiento de aguas y el inadecuado uso y manejo del recurso. Tiburcio Corimanya, presidente de la Asociación de Barrios Unidos de Ayaviri (ABUA), refiere que el principal problema del agua que consumen es porque está contaminada por la actividad minera. “En época de estiaje se bombea el agua del río Ayaviri el cual está contaminado con plomo y metales pesados”, indica. Al mismo tiempo pide la construcción de un nuevo reservorio para poder captar el líquido elemento desde un sitio adecuado y no contaminado. Sin embargo, el gerente de Aguas del Altiplano de Ayaviri, Helard Flores, indica lo contrario: “El análisis del agua se realiza en los laboratorios de Emsa Puno y se ha certificado que no hay problemas de contaminación. Además la Autoridad Nacional del Agua, hizo un estudio de las aguas de la cuenca del Ramis (río Melgar), cuyo resultado indicó que no hay contaminación”.

Por su parte, Mario Mamani, presidente de la Central Única de Barrios de Juli, indica: “Contamos con agua potable cada día de 5 minutos a no más de 30 minutos”. También expresa su preocupación debido a la “presencia de metales” que estaría afectando la salud de la población. Asimismo, Martín Chuquimia, sub gerente de Servicios Comunales de la Municipalidad Provincial de Chucuito-Juli, señala que el gobierno local en coordinación con la Red de Salud realizan periódicamente y al azar muestras de calidad de agua, pero resalta que el mayor riesgo en la salud por el consumo del líquido elemento se da en los barrios ya que las Juntas de Administración de Servicios y Saneamiento (JASS) no realizan un adecuado tratamiento del agua antes de su distribución. “Esto sucede en los barrios Real Bellavista, Arcupata, Vista Alegre, Fortaleza Pucara y Pueblo Libre donde las JASS ejercen determinada autonomía en su administración sin depender de la UGASS o de la municipalidad”.

Otro problema registrado en Juli, es que el 97% de las viviendas no cuentan con sistema de micro medición del agua por lo que la facturación asignada se estandariza a 12m3 por usuario lo que resulta un pago de S/. 9.00 mensuales. Mientras que en Ayaviri, el tema se simplifica porque nadie cuenta con micro medidores y existe una tarifa única de S/. 10.30.

Soluciones lentas

La sociedad civil de ambas ciudades no ha adoptado ninguna medida ni rol activo en la solución de esta problemática, a pesar de que en ambas provincias se han constituido las Comisiones Ambientales Municipales (CAM), mediante ordenanza N°014-2012-MPM-A en Ayaviri y N° 013-2012-MPCHJ/A en Chucuito-Juli, conformadas por miembros de la sociedad civil, de instituciones y organizaciones sociales de cada provincia. Quizá porque estos espacios han sido creados recientemente aún no asumen su rol de generar debate, concertación y propuestas para la solución de la problemática ambiental en ambas provincias.

Bruno Beltrán, representante de la UGEL Chucuito – Juli, e integrante de la secretaría técnica de la CAM Juli, refiere que están trabajando en la problemática medio ambiental, pero el inconveniente que se les ha presentado para ver el tema de los recursos hídricos es la falta de una Gerencia de Medio Ambiente en la municipalidad. “Si no tenemos un marco legal y organizativo más funcional no podremos hacer nada ni mucho menos plantear alternativas a este problema. Sabemos que hay escasez de agua sobre todo en las instituciones educativas, por ello la municipalidad debe nombrar a un gerente de medio ambiente”.

Por su parte, María Murillo, representante de la Agencia Agraria Ayaviri para la CAM indica que aún no han trabajado el tema porque primero deben institucionalizar esta comisión con los diversos instrumentos como el ROF, MOF y TUPA, con el fin de contar con un presupuesto. “Reconocemos que hay un descuido de las autoridades e instituciones, pero primero queremos encaminar estos aspectos para hacer un trabajo conjunto entre todas las instituciones que estamos comprometidas en el uso del agua”, añade.

Tareas pendientes

Este panorama evidencia la necesidad de un nuevo acercamiento a la problemática del agua en cuanto a su uso, disponibilidad y manejo sostenible de parte de las autoridades y las instancias pertinentes, que más allá de destinar presupuestos también deben implementar una política ambiental. Queda claro que hasta hoy sólo se han puesto en práctica medidas paliativas que ven una arista del problema sin resolverlo de manera integral. Al parecer, tampoco se tiene mucho en cuenta los impactos de la calidad del agua, pues no existe una infraestructura ambiental que permita conocer con exactitud datos y cifras sobre la contaminación. Tampoco existen mecanismos de control y sanción a los agentes contaminantes. En ese sentido, es urgente que desde la gestión local en coordinación con la regional se preste más atención a este tema.

(*) El presente informe se realiza dentro del marco del proyecto “Construyendo Gobernanza Ambiental en seis municipalidades de  Ayacucho, Cajamarca y Puno”, ejecutado por la Asociación SER con el financiamiento de Medicus Mundi Alava-Araba y el Gobierno Vasco.


Artículo publicado en revista de análisis político CABILDO ABIERTO Nro. 67-68. Diciembre 2012-Enero 2013. Puno. Asociación SER.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Ideas del Sur

La aparente gobernabilidad ecuatoriana

Alfonso Bermejo

Patrimonio Cultural

Interoceánica: el daño no fue solo la coima

Carlos Herz S.

La trenza suelta

No solo el TC y el Ministerio Público, ...

Cruz Silva Del Carpio

Más de cien palabras...

Política emotiva

Gustavo Ruiz

Historia

Raúl Porras y la caída de los Incas

Nicanor Domínguez Faura

Cruce de caminos

Colombia: los otros caminos de la paz

Jairo Rivas Belloso

Escrito al margen

La falacia del “racismo inverso”

Jorge Frisancho

Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género. Vivencias llenas de contradicciones y malestares. Creo que necesitamos cambios domésticos para construir cambios culturales, donde no solo cambiemos la letra de lo que decimos, sino también la melodía afectiva con la que nos acercamos a los demás y a nuestras necesidades, que creo que eso facilitaría que transitemos distintos ritmos en la convivencia entre géneros. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto