Noticias SER
Logo SER

La Selva Central como un espacio regional

Enviado el 27/01/2018

Los reconocidos antropólogos Fernando Santos Granero y Frederica Barclay Rey de Castro en su libro «Órdenes y desórdenes en la Selva Central: Historia y economía de un espacio regional» (IFEA.IEP, FLACSO 1995), presentan la tesis que en el territorio conformado por las provincias de Chanchamayo, Satipo y Oxapampa, llamado comúnmente la selva central, se ha configurado un espacio regional distinto al de otras regiones selváticas, e inclusive serranas, del país. Los investigadores la definen como un espacio en donde la articulación de antiguos y nuevos frentes económicos han dado lugar a la existencia de un núcleo territorial estabilizado, con alto grado de densidad poblacional y económica, en el que predominan todo tipo de relaciones mercantiles no dependientes desde tierras, trabajo, bienes, servicios y de capital.

Este espacio regional se formó por diferentes factores intencionales y no intencionales. Los primeros capítulos del libro, destacan los lazos históricos, describiendo los procesos de ocupación por parte de foráneos, entre extranjeros y nacionales, y la disputa por tierras y el desalojo de nativos amazónicos, producto de la forzada interacción entre estos grupos humanos desde el siglo XVII. Pero, sin duda, serán los lazos económico-productivos los que definirán a la selva central como un espacio regional particular, facilitado por la construcción en 1943 del tramo carretero Chanchamayo - Oxapampa, y en 1973 de la Carretera Marginal que une Chanchamayo y Satipo. A partir de allí, la ciudad de La Merced  ̶ afirman los autores─ será el punto nodal de circulación de capitales, bienes y tecnologías.

Esta articulación económica se basó en la relación de la extracción forestal y la actividad agropecuaria; la primera, permitiendo la ampliación de la frontera para la utilización de los recursos naturales; y la segunda, como factor estabilizador de las áreas incorporadas, convirtiendo los frentes forestales en fronteras agropecuarias y demográficas permanentes. Así pues, la tala de árboles dio paso al cultivo de café y frutas, así como, a la formación de anexos y centros poblados en toda la selva central.

Pero estos lazos históricos y económico-productivos no se han desarrollado en paralelo con los lazos políticos y culturales, en cuanto a relaciones de poder e identidad. Hasta 1995, Santos y Barclay, mencionan apenas la gestación de una identidad embrionaria de la selva central basada en la culinaria, la música, las tecnologías domesticas y productivas, las creencias y tradiciones y en el desarrollo de un vocabulario regional. Pero las identidades colectivas marcadamente diferenciadas conformadas por los miembros de las etnias amazónicas, los descendientes de inmigrantes asiáticos y europeos establecidos en la zona en el siglo XIX y las familias de colonos serranos que llegaron masivamente desde 1950, dificultan la posibilidad de síntesis de una verdadera identidad regional; si es que ─siguiendo la propuesta de los antropólogos─ no se abren nuevos espacios de respeto mutuo y se modifican las relaciones de subordinación y discriminación económica y política.

Un factor determinante para tal carencia identitaria, es el desconocimiento  ─y, por ende, la falta de puesta en valor─ de la historia regional de la selva central, tanto de sus pobladores como del resto de país. Si no se afronta el pasado, no se remediarán los diversos conflictos en el presente, ni mucho menos se elaboraran planes de desarrollo en el futuro. Resumiendo: con el conocimiento de la historia regional se podrá cimentar una convivencia pacífica y la afirmación de una identidad propia.

Sin embargo, en las dos últimas décadas, se observa cómo la actividad turística se ha convertido en el elemento unificador de las tres provincias. Vale decir, que el turismo como actividad transversal, y que influye no solo en lo económico, sino en lo político, social y cultural, viene liderando esta, todavía pretendida, construcción identitaria de la selva central. Este proceso se aceleraría, por ejemplo, si se dejase de tomar las expresiones culturales de los indígenas y de los descendientes de colonos como meros «componentes folklóricos» incorporándolos en alternativas de turismo histórico, vivencial y ecológico a corto y mediano plazo.

 

Niel Macedo, nació en Chanchamayo. Estudió Ciencia Política en la Universidad de San Marcos y Periodismo en la Universidad Jaime Bausate y Meza. Es consultor y editor. Compilador del libro «Chanchamayo: Antología testimonial».

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Niel O. Macedo Muñoz
La voz de la selva
    Comentario Destacado
    Fantásticas líneas sobre el maravilloso trabajo del fotógrafo Franz Krajnik, pero adicionalmente es un texto en el cual se aborda la reflexión en torno a la imagen en general y a la fotografía en particular. Andrea Cabel nos invita aquí a repensar sobre el hecho fotográfico, sobre los significados de las imágenes, sobre el mito mal entendido de que una imagen vale más que mil palabras, sobre el discurso documental, en fin sobre una serie de aspectos que incluso la gran mayoría de ... Leer más >>
    El Video de la semana
    Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
    Enlaces
    texto