Noticias SER
Logo SER

Imaginando al Perú

Enviado el 27/04/2016

Esta columna es la transcripción del comentario al libro “Imaginando al Perú. Búsquedas desde lo andino en arte y literatura” de Gonzalo Portocarrero Maisch leído por la autora en la presentación del libro en la Librería El Virrey el jueves 21 de abril.

Las cosas que ha escrito Gonzalo Portocarrero me han ido acompañando ya muchos años. Desde aquel ensayo inspirado en el movimiento de trabajadoras del hogar del Cuzco titulado “El silencio, la queja y la acción” hasta este libro donde el arte y la literatura son protagónicos, pasando por aquellos textos donde comprender y no solo repeler aquellos discursos y practicas que han violentado nuestro país, ha significado no solo vencer el miedo si no también los tabú sobre la violencia y sus artífices.

Hay una demanda permanente en su trabajo por encontrar los sentidos de lo colectivo entre nosotros  y los repetidos intentos de nombrarlo de parte de nuestros intelectuales, señalando las limitaciones de estos sin negar su urgencia. Una de las causales que dificultan nuestro sentido de pertenencia a una nación, que deriven en sentimientos de seguridad y poder, insiste Gonzalo, es “nuestra incapacidad para desmontar el legado colonial”. Aún recuerdo una clase en la que me invito a presentar una serie fotográfica titulada “La otra” que retrata empleadas domesticas y empleadoras y me dijo que ese punto ciego que tenemos sobre los derechos laborales de las trabajadoras del hogar era un rezago colonial enraizado, con profundas jerarquías sociales, tutelaje y la apropiación del trabajo del otro, bueno de las otras en este caso, y claro ¿cómo entender si no la justificación de regímenes laborales de 14 horas avalados por una legislación republicana reciente? ¿Cómo entender el racismo, machismo y clasismo condensados en la desvaloración del trabajo domestico?

También agradezco a Gonzalo su paciencia y tiempo cuando lo entreviste para un trabajo sobre María Elena Moyano y me conto su experiencia entrevistando a altos mandos senderistas. Y así, ahora que recuerdo esas conversaciones entiendo lo clave de su trabajo intelectual para mi vida y mi trabajo. Lo que me convoca a leer y releer su trabajo.

En este nuevo libro que presentamos hoy el eje, además de lo andino y el necesario reconocimiento de su centralidad en un imaginario de lo nacional, es el arte. En realidad mas precisamente el proceso creativo. El autor aquí se desdobla y no solo interpreta la obra de un grupo de artistas si no que nos habla de su propio proceso creativo y del rol del arte.

La lectura de los textos puede entenderse como una red donde la creación es lo que nos conecta. Se rompe con la idea del critico o estudioso y su objeto de estudio. Gonzalo Portocarrero nos habla de sus propias ilusiones al escribir, sobre las de otros autores al crear, los procesos creativos de los personajes de la obras analizadas y finalmente nos interpela como lectores y nuestras propias formas de crear.  Se fusionan el análisis, la identificación y expresión de un autor que no solo refiere sino que autorefiere. Si es que existe la palabra. No porque use al otro como una excusa para hablar de si, si no que es un continuo donde la creación es individual pero a la vez colectiva, donde las historias, las tradiciones, así como las experiencias de vida y lo insoldable en cada ser, se fuera conectando de maneras azarosas y volviéndose generadoras de conocimientos que se van ramificando infinitamente en cada espectador o lector.

En el ensayo sobre el trabajo de Edgardo Rivera Martínez, Portocarrero nos dice que no tiene fin la reflexión sobre el proceso creativo, pero también nos está hablando de su propio trabajo intelectual como un proceso creativo y se pregunta ¿Por qué se crea? ¿Por qué se escribe? ¿Quién será el público? Quizás ,como él mismo dice “existe una promesa de redención, validar el lazo que nos une con el mundo, dar voz, imagen, forma a lo que inquieta”.

Sigo citando “En general, el creador vive en la incertidumbre, pues se ilusiona con la expectativa de ser reconocido pero tampoco es que se abandone a esa ilusión, o que pueda saber con certeza, la significación de su obra… En lo confuso mora lo extraño, lo que esta más allá de la percepción anticipada. Dar forma a lo presentido es la manera de simbolizar lo oscuro, lo que no esta registrado”

“Toda creación supone abandonar lo reiterativo para enfrentarse a lo confuso. Implica, por tanto, mantener un rumbo que nos aparte del lugar común y nos adentre –sin perdernos totalmente- en el caos… la inspiración es solo un momento, al que debe seguir, necesaria y decisivamente, la depuración… Ello significa auto exigencia, crear es siempre tener un revólver apuntando a la sien”. La vocación y urgencia creativa de Portocarrero se mezcla, se confunde con la de los autores referidos.

Pensando en la poesía de Domingo de Ramos y no solo, Gonzalo nos dice “ Mientras se escribe aparecen en nuestra mente muchas palabras, todas ellas compitiendo por ocupar ese lugar que aun permanece en blanco y que representa la posible continuidad de lo inacabado. Es decir, el paso siguiente en un incierto encadenamiento de ideas y palabras. Esa competencia es agónica, pues implica desechar, una y otra vez, las palabras que escuchamos al intuir que no dan la talla. Ese movimiento de apariciones y depuraciones es el torturante goce de la creación”

El llamado de Edgardo Rivera Martínez a “descolonizar, a perder la vergüenza, explorarse intensamente, navegar por el mundo. Por una vida de creación que deje atrás los traumas del colonialismo… una vida reconciliada sin odio a los amos, ni desprecio a los siervos…” Es la esperanza también de Gonzalo, la urgencia de tener un pacto que nos permita reconocernos y también la misión de respetarlo.

Portocarrero es autor, lector y espectador co-crea como dice Mijail Bajtin, a la par y entre de los otros artífices, personajes y lectores. Y así podría citar cada una de las reflexiones profundas y sentidas de estos textos, no solo de los procesos creativos, si no de lo que muestran artistas tan relevantes como Josué Sánchez, Eliot Túpac o Claudia Coca que en lugar de ocultar y blanquear, develan la evidencia de lo particular. Coloreando con la fuerza de su propio mix de tradiciones un nuevo mapa cultural del Perú.

Quizás extraño en el libro, que no hayan más mujeres y es parte del reto de seguir imaginando el Perú no solo desprendiéndonos de la herencia colonial sino también de la patriarcal, que no ha hecho posible para muchas artistas  e intelectuales de nuestro país desarrollar un trabajo reconocido. Mientras leía el libro estuve sondeando en la web y no es fácil encontrarlas ¿Será que para una mujer indígena, migrante, mestiza o andina es aún más difícil entrar al mundo de las letras? ¿Será que la plástica en tanto mantiene elementos manuales resulta mas porosa para la entrada de mujeres ¿Por qué son tan pocas y tan poco reconocidas las mujeres en la letras? La única categoría en un somero recuento de la literatura peruana en Wikipedia donde había más de dos mujeres fue en el de literatura feminista, así que en este caso estamos ante un reto doble de voces que faltan incorporar a nuestro imaginario de País.

Los diversos artistas y obras del libro, así como otros tantos, ya sean de origen o filiación andina, moche, shipiba, aimara, asháninca, wanka con sus múltiples variantes, hibridaciones, influencias y apropiaciones son expresión ya de una autonomía… y si como dice Gonzalo “el arte es la exploración de lo posible mediante la imaginación” quizás deberíamos contagiarnos de su optimismo  y trabajar por  “Una nación en la cual la diversidad no sea motivo de Jerarquía y donde sus miembros compartan una voluntad de encuentro y de mutuo respeto”

Para mi este libro no valora la obra de estos artistas solo por su significación sociológica o antropológica, sino por su importancia artística, tanto en contenidos, como en técnicas, metodologías y sobretodo por su posibilidad de ensanchar nuestros sentidos del arte y de la vida. Los y las invito a leerlo.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Natalia Iguiñiz
Lecturas
    Comentario Destacado
    Sin duda un buen recuento de los principales hitos administrativos que son conocidos documentalmente. Pero todo ello esta construido sobre una realidad física, territorial y ambiental que es más permanente y ciertamente anterior a los documentos. Es una cuenca bien definida con varias zonas ecológicas, sobre la que han forjado varias culturas, naciones y entidades políticas, algunas de las cuales, se sabe, se derramaron por encima de los límites de la cuenca como fueron los Tiwanacu, o ... Leer más >>
    El Video de la semana