Noticias SER
Logo SER

Perdón y Reconciliación

Enviado el 27/12/2017

Para muchos de nosotros, diciembre está lleno de resentimientos, de intentos de reconciliación, de perdones que no se piden o no se dan. Y, tanto el perdón como la reconciliación son procesos complicados, donde no basta sólo pedir perdón de la boca para fuera, y responder a este con un “te perdono”, sólo por compromiso.

El perdón es un acto de buena voluntad entre el ofendido y el ofensor, y a la vez complejo por las etapas que conlleva. Ya que, para llegar a una verdadera reconciliación, exige primero un sincero arrepentimiento del ofensor, y la superación del resentimiento por parte del ofendido.

En el caso del sincero arrepentimiento, el ofensor debe primero reconocer como suyas, las acciones que dañaron al ofendido o víctima, juzgarlas (proceso de remordimiento), y luego resarcir al ofendido y devolver todo al estado anterior del agravio; es decir, indemnizar moral y materialmente, de acuerdo al caso. Esta indemnización moral es importante para que el ofendido pueda superar el resentimiento, y pueda curar las heridas de un trato inmerecido.

Si todo este proceso sucede en un ámbito personal, entre dos personas, o tal vez, un grupo pequeño de ellas, ¿no debería serlo, con mayor razón, en el ámbito político, en el cual, la ofensa son delitos, y el ofensor un ex presidente?

Cuando la historia de un país está manchada de sangre y un pasado violento, donde los ciudadanos sufrieron graves violaciones de derechos humanos, el trauma y sufrimiento de las víctimas no pueden ser compensados, ni reparados con tanta facilidad.

En una democracia real, el Estado debe propiciar los medios necesarios para honrar y reconocer a las víctimas; donde ellas puedan sentir la seguridad de que no serán olvidadas, y donde cada gobierno le recuerde a la sociedad, la deuda irredimible que tienen con el pasado.

Pero aquí no es así. Porque en nombre de la reconciliación, el presidente Kuczynski, violó un tratado internacional (Estatuto de Roma), y concedió un indulto improcedente para delitos de lesa humanidad. En nombre del perdón, se burló del resentimiento y dolor de los familiares de las víctimas y de los peruanos con memoria, y nos culpó de odio y paralizar al país. Y en nombre de la paz, abrió viejas heridas, y llamó a tantas muertes y masacres, “errores y excesos”.

Y además de victimizar al ofensor Alberto Fujimori, éste, después de tanto daño al país, nos vuelve atacar pidiendo falsas disculpas por “defraudar” a un sector.

¿De qué perdón y reconciliación podemos hablar si el ofensor, Alberto Fujimori, no reconoce y no se responsabiliza por las violaciones cometidas? ¿qué perdón y reconciliación puede haber si la muerte de un niño de 8 años no vale nada? ¿Qué paz puede haber en un país que tiene por costumbre minimizar la responsabilidad de los agresores, violadores, y delincuentes, y responsabiliza siempre a la víctima, y la culpa de estar llena de odio?

No es odio, es memoria. 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Plenamente en consonancia con los contenidos y denuncia del artículo. Un artículo que actualiza una vez más el olvido e incompetencia del estado y políticas públicas con relación a un sector -si cabe- el más importante del Perú: el comunitario Personalmente reflexiono y trabajo en la dirección de que es este valor precisamente: el comunitario, el que requerimos desarrollar, acrecentar y visibilizar para alcanzar las metas trazadas en el Acuerdo Nacional hace casi 20 años. Mas allá de ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto