Noticias SER
Logo SER

Un día de memoria, ciudadanía y reconciliación

Enviado el 28/08/2015
Por: 
Ricardo Caro Cárdenas

El día de hoy, a propósito de un aniversario más de la entrega del Informe Final de la CVR, en el memorial El Ojo que Llora, se conmemoró al relativamente desconocido universo de víctimas cuyo rasgo central fue el haber sido autoridades elegidas democráticamente, a nivel municipal y provincial, y que por ejercer esa responsabilidad se convirtieron en objetivo de las campañas homicidas del PCP-Sendero Luminoso.

No existe un registro oficial completo que nos dé cuenta del enorme costo social, político y moral que implicó el asesinato selectivo de cientos de autoridades políticas y sociales por esa organización terrorista. No hay todavía una historia que pueda darnos un sentido y que nos permita vincular nuestra memoria con aquellas personas que elegimos para que nos representen y gobiernen, y que por eso mismo fueron emboscadas para ser ultimadas: para que el nudo de nuestra civilidad que ellos encarnaban, desapareciese con sus personas.

Todas las autoridades asesinadas por el PCP-Sendero Luminoso que hoy recordamos, pertenecieron a organizaciones políticas democráticas de nivel local y nacional. Esas autoridades eran ciudadanos civiles que, en momentos de inseguridad y muy concreta amenaza de muerte contra quienes buscaban representación política, apostaron por el sistema democrático, sus valores, sus prácticas cívicas y su continuidad.

Son héroes civiles. Personifican no sólo al sistema político democrático sino que también encarnaron las tradiciones democráticas más arraigadas en la sociedad peruana, tanto en el campo como en la ciudad. Su memoria debiera servir para fundamentar lo mejor de nuestra tradición cívica, nuestra identidad como país y dar a cada distrito, provincia y departamento una razón para avivar el civismo y sus valores, el compromiso local y la identidad de cada pueblo.

Como descubrimos al reconstruir la relación que empleamos para el homenaje de hoy, una gran mayoría de departamentos e innumerables distritos del país comparte el trágico destino de estos héroes civiles. No obstante su representatividad, y lo significativo que fue su ejemplo como ciudadanos que hicieron política, no hay un interés público por rescatar su sacrificio. Es necesario, por tanto, retomar su memoria y otorgarle el valor simbólico que sugieren.

No hay un lugar de memoria para estos peruanos que ejercieron la representación de todos y murieron a causa de ello. No hay un lugar público visible, reconocido, donde dar cuenta de su recuerdo y de lo que su muerte significa para la tarea de promover una moral cívica y un republicanismo inclusivo. En Palacio de Gobierno, se alternan una estatua de un militar: Andrés A. Cáceres, y un obelisco que muy lejanamente evoca a estos ciudadanos.

El recordatorio de hoy debiera subrayar y enaltecer la cultura cívica democrática de los peruanos por encima de otras que hemos arrastrado por siglos. La memoria de una civilidad heroica, encarnada por estas autoridades, debiera contribuir a construir una cultura y una identidad política que desplace la marcialidad y el racismo con que se deforma el civismo de los peruanos, para ganar de una buena vez y antes que termine esta generación, una república de ciudadanos, plural e inclusiva.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Dákamau

La importancia de ser diferente

Francoise Cavalié Apac

Cavilando

Conflictos, huelgas y centralismo

Mirtha Vasquez

Visiones del desarrollo

Desenterrando conflictos

Fabiola Yeckting Vilela

Historia

Atipanakuy

David Quichua

La trenza suelta

La peligrosa trampa en la reforma del CNM (y ...

Cruz Silva Del Carpio

Opinión

La manipulación de la historia

Camila Gianella

Pedestal para nadie

Nadie sabe cuanto hemos sufrido, carajo

Christian Elguera

Comentario Destacado
Siempre he admirado a SER, por su capacidad crítica, su nivel de visión de la realidad, pero esto no es lo que hemos leído en los diarios. Se ha querido ningunear a los docentes. Por eso hoy al ver su publicación me emociona, pues no todos los peruanos y peruanas piensan con mentalidad de CLASE A. Hay AMIGOS Y AMIGAS HA SIDO MUY DURA LA LUCHA, los maestros son gente de nuestros pueblos empobrecidos o de nuestros barrios periféricos, no se reconoce al maestro como un profesional, sufre el ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)