Noticias SER
Logo SER

Perú, país que duele

Enviado el 28/10/2017

A este país le llaman el “país de los tesoros escondidos”, “país de los Incas”, “país de Todas las sangres”, “país de gente buena onda y unida”, “el país de la buena comida y el Pisco sour”; pero todo es tan incierto, es como el espejo de Alicia: de un lado, vivimos una fantasía, y del otro, una oscura realidad.

Este es el país donde “todas las sangres” son motivo de desprecio y discriminación; este es el país donde la unión dura sólo 90 minutos de un partido de la selección de fútbol. Es el país de los excesos de poder y de las violaciones a los derechos fundamentales. Este es el país de las suposiciones, y verdades absolutas; en este país todos quieren tener la razón, pero nadie quiere aprender de las diferencias. En este país, la mayoría de periodistas y congresistas compiten por el trofeo de la irracionalidad y el disparate; en este país se confunde la libertad de expresión con la libertad de insultar y denigrar. En este país, todos deciden sobre tu propio cuerpo, aún, cuando este fue vejado; y en este país la violencia y violaciones diarias son sólo “accidentes que pasan”.

Este es el Perú, el país que duele.

En el Perú, los líderes religiosos lavan los cerebros de sus rebaños, y los enlistan a luchar contra la igualdad y el respeto; aquí se indignan y persignan horrorizados por la palabra “género”, pero enmudecen cuando alguno de estos líderes viola a un menor.

Este es el país de las niñas y adolescentes invisibles de La Pampa en Madre de Dios; pues nadie quiere verlas, y nadie quiere oír su llanto de miedo y dolor. Nadie quiere verlas cuando son violadas, prostituidas, y degolladas si intentan escapar.

En el Perú, tenemos un Congreso que avergüenza y nos llena de impotencia. Ahí se negocian los derechos, y se decide quién los tiene y quién no. Ahí los congresistas enfurecen indignados por un hashtag, antes que por las declaraciones de una congresista que justifica la violencia de género, y denigra a la mujer.

En el Perú, la violencia contra la mujer y las violaciones sexuales ocurren todos los días; somos el segundo país más violador de América del Sur, pero este puesto no importa mientras que quede claro que el pisco es peruano.

Este es el país que prefiere solucionar todo con la muerte, antes que esforzarse por luchar y promover una educación basada en la igualdad y respeto, desde las escuelas hasta los centros penitenciarios.

En el Perú, es difícil ser mujer, aunque a muchos les parezca exagerado y dramático. Aquí tenemos que cumplir las reglas de la sociedad, de la religión (aunque no la tengas), y de los políticos; porque de lo contrario no somos mujeres realizadas. Aquí, o eres puta o santurrona; o eres madre y esposa, o solterona amargada. En este país, ser mujer significa ser culpable por ser golpeada y violada: ¡somos un estandarte de provocación!, ¡somos las malditas que transformamos a un hombre sano en uno violento y asesino!

En este país, es más fácil apuntar con el dedo a una mujer, que hacer el esfuerzo de entender en qué consiste el círculo de la violencia. En este país, nuestra ropa, nuestro cuerpo, forma de caminar, el salir a bailar y beber son las causas del acoso, de una violación, de que un hombre bueno y sano rompa una botella en tu cabeza porque no quisiste bailar con él. En este país, si el sistema judicial es ineficiente para una mujer, no existe si eres mujer trans.

(En este país es complicado ser mujer; pero qué sé yo, sólo soy una mujer. Soy nada, valgo nada; e insolente me atrevo a escribir.)

Este es el país de las justificaciones y minimizaciones. Aquí se justifica y minimiza la responsabilidad del golpeador, del violador, y del que mata. Aquí se minimiza el delito de la violación con chistes, memes, comentarios radiales denigrantes y misóginos, con el destape de la vida de la “supuesta” víctima (es que era un tal por cual, por eso le pasó), y se comercializa su dolor y vergüenza como reality show.

Este es el Perú. Este, el que duele tanto. 

Comentarios (1)

Felicitaciones, por la gran

Felicitaciones, por la gran capacidad de sintetizar el problema de la mujer en el país, es una pena hasta los máximos representantes de una iglesia culpa a la mujer por las violaciones, hasta la ex Presidente de la comisión de la Mujer en el Congreso. Estoy plenamente de acuerdo con tu artículo. Sigue adelante

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Hace poco estuve por Cajamarca luego de algunos años. Nunca habia visto a la ciudad tan fea. Un crecimiento desordenado e improvisado. Cero planificación o si la hubo fue muy mal ejecutado. Ni siquiera el centro histórico se salva ya de esa barbarie. Los patios de las casonas prácticamente han desaparecido. Construcciones de ladrillo sin tarrajear se han apoderado de ellos , tal como es el caso de las casas que rodeaban la plazuela de Belén. Las azoteas han remplazado los techos de teja y ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto