Noticias SER
Logo SER

La reelección del Fiscal de la Nación

Enviado el 28/11/2017

No veremos ni una sola sentencia que condene a los funcionarios públicos aún impunes en el caso Lava Jato, si es que la Fiscalía no investiga, denuncia o acusa.  De nada valdrán los esfuerzos del periodismo de investigación que han revelado serios indicios de responsabilidad, ni que Marcelo Odebrecht haya indicado claramente que sí le dió dinero de la “Caja 2” a Keiko Fujimori, o que Alan García sí es el “AG” de sus agendas, o que la empresa le pagó por un servicio de consultoría a Pedro Pablo Kuczynski.

El Ministerio Público es clave. Y su actuación independiente contra la impunidad también va a depender de la gestión del Fiscal de la Nación que lo encabece. Si bien éste no es el directo responsable del éxito de las investigaciones llevadas por los fiscales supraprovinciales o especializados, sin duda su actuación puede y debe promover una garantía doble para esa independencia y autonomía.

Con Pablo Sánchez, el actual Fiscal de la Nación, existe la expectativa de que al fin la Fiscalía cumpla ese papel. Luego de que sus predecesores, como el defenestrado Carlos Ramos Heredia (que, anda buscando reingresar al Ministerio Público con un amparo ante el Tribunal Constitucional), o aquellos relacionados con el partido de la Estrella, como José Peláez Bardales e incluso Gladys Echaíz, la eleccion de Sánchez cambió el panorama para bien. Luego, y a pesar de ciertas críticas por hechos como la demora en la contratación del ex fiscal suizo ​Stefan Lenz, Sánchez  sigue representando la mejor carta del Ministerio Público. Parte de ello, es la posibilidad de que la versión de Odebrecht que incrimina en pagos con dinero sucio a Keiko Fujimori, Alan García y Kuczynski haya sido recogida por la institución, a pesar de una contramarcha desde dentro.

Que hoy corran algunas investigaciones sobre los dineros de la campaña de Fujimori también sería impensable bajo la batuta de otro Fiscal de la Nación.  Y a pesar de que tiene como una gran deuda acciones fiscales respecto Alan García a la luz de lo señalado por Odebrecht, es con la gestión de Sánchez que algo se está avanzando. Eso sí, no sin la exigencia del periodismo de investigación, y no sin críticas.

Lo anterior lo saben el fujimorismo y el aprismo. Y por eso es que el misil que se ha preparado contra Sánchez representa el golpe más duro contra la investigación Lava Jato. Lo avanzado podría regresar a un punto cero del que será imposible salir. Pero incluso, aun cuando el  fujimorismo no logre su objetivo, existe el peligro de que lo avanzado en la Fiscalía se trunque.

Pablo Sánchez cumple su período a mediados del 2018. Meses antes va a iniciarse la puja, sin transparencia y sin reglamento de elección, para la elección del nuevo Fiscal de la Nación. El criterio de antigüedad (que no es idóneo para el cargo) ha sido quebrado alguna vez. E incluso pareciera que ya hay un voceado: el fiscal supremo Pedro Chavarry Vallejos, quien, lamentablemente no representa garantía para hacer cumplir la ley, o para defender lo que cree ajustado a ella. Recordemos su elección como representante de la Fiscalía en el Jurado Nacional de Elecciones en el 2014, tan solo un recurso para elegir al luego destituido Carlos Ramos como Fiscal de la Nación. Chavarry dijo que su elección para el JNE fue irregular y que incluso renunciaría, pero al final se mantuvo en el cargo.  Eso, sin contar que para algunos, el fiscal Chavarry sería el que el Partido Aprista querría en el cargo. Por ello es importante conocer realmente quiénes promueven o apoyan la elección de tal o cual fiscal para tan importante cargo. Y sobre todo, qué garantías representan para las investigaciones. Si miramos a los otros fiscales supremos, el escenario no mejora.

Pero, hay una alternativa legal: la reelección del Fiscal de la Nación.

¿Querrán los fiscales supremos, los mismos que salieron a defender en vigilia a Pablo Sánchez contra la arremetida fujimorista, que se quede dos años más en el cargo? Deberían. ¿O saldrán otras consideraciones menores frente al reto que el Ministerio Público enfrenta? Lo mejor que pueden hacer los supremos ante la intentona golpista parlamentaria, es mantener a Sánchez por dos años más. Más aún si es que la posibilidad está (Decreto legislativo Nº 52):  “Artículo 37.- (…) El Fiscal de la Nación es elegido por la Junta de Fiscales Supremos, entre sus miembros; por un período de tres años, prorrogable por reelección sólo por otros dos.”

Claro, no es de ningún modo un cargo con carta blanca: como ha sucedido hasta ahora, el periodismo de investigación y la sociedad civil tienen que exigir el impulso de las investigaciones a todos los involucrados.

La Comisión Permanente del Congreso ha fijado en 15 días útiles el plazo de la investigación inconstitucional al Fiscal de la Nación. Algunos dicen que los fujimoristas no cuentan con los votos, pero ahí está el peligro latente (¿qué pasará, si es que las investigaciones avanzan respecto de Alan García… el Apra mantendrá su posición actual?). Y si los fujimoristas no salen victoriosos, igual Sánchez acaba su gestión en el 2018, salvo que sus pares decidan reelegirlo por dos años más, es decir, hasta el 2020. ¿Eso es importante? Sí, porque es el que da las mayores garantías para que las investigaciones avancen y a algún punto lleguemos con el principal caso de corrupción de las últimas décadas.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género. Vivencias llenas de contradicciones y malestares. Creo que necesitamos cambios domésticos para construir cambios culturales, donde no solo cambiemos la letra de lo que decimos, sino también la melodía afectiva con la que nos acercamos a los demás y a nuestras necesidades, que creo que eso facilitaría que transitemos distintos ritmos en la convivencia entre géneros. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto