Noticias SER
Logo SER

Un indulto que no es “humanitario”

Enviado el 28/12/2017

“A” tiene una enfermedad que afecta su sistema inmunológico, y además tiene tuberculosis. Vive en un penal en condiciones de hacinamiento, en el que no puede recibir el tratamiento que requiere.  La Comisión de Gracias Presidenciales da la recomendación favorable a su caso, pero, pese a su condición de salud, “A” tiene que esperar a que el Presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski se tome 285 días para otorgarle el indulto. 

“B” fue diagnosticado de cáncer terminal en el penal en el que está recluido, donde recibe tratamiento paliativo. Los informes médicos señalan que se espera que muera en corto plazo. Pero el Presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski demoró 36 días en darle el indulto desde que la Comisión de Gracias Presidenciales diera la recomendación favorable.

“C” tiene una enfermedad no terminal grave, el diagnóstico que recibe es “varices esofágicas sangrantes y cirrosis hepática en grado III”.  Según el informe de la Junta Médica que lo evaluó “la cirrosis hepática en grado III es un proceso degenerativo y progresivo, donde el hígado se encogerá́ hasta perder sus funciones, causándole la muerte en poco tiempo, por lo que, el tratamiento que recibe para su enfermedad es solo paliativo.” El 20 de diciembre del 2016 la Comisión de Gracias Presidenciales le otorga una recomendación favorable, pero “C” tuvo que esperar 362 para el presidente le otorgue el indulto.

Otorgar un indulto presidencial por razones humanitarias requiere evaluación.  Al analizar los 23 indultos presidenciales otorgados en el año 2017,  se observa que a excepción del caso de Alberto Fujimori, el presidente Pedro Pablo Kuczynski -luego de recibir la recomendación de la Comisión de Gracias Presidenciales- se tomó algunos días para reflexionar, incluso en los casos de personas con enfermedades terminales, o con discapacidad permanente producto de una enfermedad (por ejemplo con parálisis, incapacidad para controlar esfínteres y en necesidad de cuidado permanentemente). 

De hecho, si se excluye el caso de Alberto Fujimori, en el que el presidente Pedro Pablo Kuczynski otorga el indulto el mismo día que recibe la recomendación de la Comisión, el presidente ha tardado en promedio 70 días para otorgar el indulto.   La prisa en el caso de Fujimori, no es consistente con el comportamiento habitual del presidente en los casos de indulto humanitario. Por ello los internos postrados en camas y recibiendo tratamiento paliativo en condiciones de hacinamiento han esperado semanas e incluso meses.   Al parecer el presidente mide con distinta vara a los reos.

Otro detalle sorprendente del caso de Alberto Fujimori es que su indulto ha sido el único cuya resolución ha sido publicada en El Peruano el mismo día en que le otorgaba esta gracia.   Y es el único de los 23 casos del 2017 en el que se señala la fecha en la que el interno presentó la solicitud de indulto, como si se quisiera crear la impresión de que el proceso tomó por lo menos 10 días.  Además, en contraste con los otros casos, en la resolución del indulto a Fujimori no aparecen los nombres de los médicos encargados de evaluar y elaborar los informes, ni aparecen los informes médicos del personal del centro penitenciario como en todos los demás.

Pero hay más, ya que a diferencia de otros casos en los que se hace mención a una enfermedad mental, en el caso de Fujimori no hay un informe diagnóstico hecho por un especialista en salud mental, es más, esta información que se debería basar en un informe médico, que debería estar anexado al expediente, se basa, en lo que se señala en el informe social. Todo esto requiere una explicación del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, pues al parecer la evaluación médica a Fujimori ha sido más ligera que en el resto de los casos de indultos humanitarios otorgados en el 2017. La condición de salud del señor Fujimori no puede ser usada como excusa, pues hasta en casos con enfermedades terminales o discapacidad permanente detectada por el personal de salud del centro penitenciario, se han presentado en las resoluciones de indulto más informes y evaluaciones médicas que en el caso de Alberto Fujimori.

El indulto humanitario es para muchos reos con enfermedades terminales y/o graves el último recurso al que pueden acudir. Manipular este recurso con fines políticos es además de ilegal, antiético, y destruye la confianza que hay sobre ese recurso, pudiendo perjudicar a personas que en realidad lo necesitan. 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Plenamente en consonancia con los contenidos y denuncia del artículo. Un artículo que actualiza una vez más el olvido e incompetencia del estado y políticas públicas con relación a un sector -si cabe- el más importante del Perú: el comunitario Personalmente reflexiono y trabajo en la dirección de que es este valor precisamente: el comunitario, el que requerimos desarrollar, acrecentar y visibilizar para alcanzar las metas trazadas en el Acuerdo Nacional hace casi 20 años. Mas allá de ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto