Noticias SER
Logo SER

Las “Cholas y Pishtacos” de Mary Weismantel

Enviado el 29/03/2017

Todo aquel que alguna vez haya ido a un mercado en cualquier ciudad del Perú, Bolivia o Ecuador habrá visto a las vendedoras que predominan en puestos y tiendas, permanentes o temporales, donde se intercambian conversaciones, regateos y productos de consumo doméstico. A estas activas vendedoras se les llama en general “cholas”. En el Perú y Bolivia, pero no en Ecuador, la gente habla temerosamente de un maligno personaje sobrenatural de aspecto extranjero, que mata a las personas y les roba la grasa corporal para venderla, pues se usaría para lubricar máquinas e industrias. A estos horribles seres míticos se les llama en quechua “pishtacos” o “ñacajs”, y “kharisiris” en aimara. En el año 2001 la antropóloga norteamericana Mary Weismantel publicó un libro en que analizaba y comparaba a ambos personajes. En realidad, analizaba y comparaba lo que la gente dice de estos personajes. El tal libro acaba de ser traducido y publicado en castellano, en una coedición de la Universidad del Cauca (Popayán, Colombia) y el Instituto de Estudios Peruanos.


En la introducción del libro, la autora explica su, a primera vista sorprendente, tema de estudio: “Las mujeres del mercado existen; los pishtacos no. Pero esta declaración del sentido común oculta la relación resbaladiza entre el mito y la realidad. Las mujeres que venden carne de cerdo asado y maíz hervido son reales pero la noción de la chola --tentadora de ojos oscuros, india sucia y símbolo de la nación-- es casi tan fantástica como la del espanto [“bogeyman”] blanco. Aunque los ñakaqs pueden no existir a veces los campesinos han sido inducidos a actos reales de violencia por temor a ellos, volviéndose contra aquellos de quienes sospechan en actos horribles de castigo colectivo. Las figuras irreales de la chola y el pishtaco flotan sobre la vida cotidiana, distorsionando las relaciones reales entre las personas y recomponiéndolas en su propia imagen extraña. Bajo su influencia la gente común parece extranjera [“alien”]: una mujer con una pila de verduras es monstruosamente erotizada como chola mientras que un extraño de ojos verdes con una cámara es percibido como un espectro [“ghoul”] sediento de sangre. Las consecuencias de estas transformaciones rara vez son benignas” (p. 31; 2001, pp. xxvi-xxvii).

Así, ni las cholas estereotipadas ni los temibles pishtacos existen, aunque la gente hable de ellos. Lo interesante es tratar de entender por qué se habla de ellos, qué es lo que se dice y por qué lo dicen. La autora sigue dos líneas de análisis: las diferencias socio-económicas y culturales que la gente insistentemente afirma están basadas en características biológicas hereditarias e invariables (la raza), y las diversas maneras en que las mujeres y los hombres entienden que se interrelacionan, o no, a nivel físico (el sexo). Ambas líneas analíticas son contrastadas con la realidad que la autora ha observado en sus visitas a los tres países andinos, aunque su conocimiento es más profundo, y sus ejemplos más vivos, en el caso de la Sierra Central ecuatoriana, donde inició su trabajo de campo allá por 1982. Asimismo, su investigación incorpora textos literarios, en especial las novelas de José María Arguedas. También perspectivas de análisis de intelectuales latinoamericanos, como Antonio Cornejo Polar (cosa que no siempre se explicita en el medio académico norteamericano). Además, para el caso de los pishtacos, explora las representaciones que aparecen en las piezas elaboradas por el retablista ayacuchano Nicario Jiménez.

Como se aprecia, es una entrada múltiple a un tema comparativo de gran originalidad. La falta de espacio impide aquí comentar sobre la estructura tripartita del libro y los seis capítulos que lo componen. La traducción es correcta y mantiene bastante bien la expresividad del texto original en inglés, que fuera premiado no solo por su solidez teórica y analítica, sino también por su “readability” (su capacidad de ser leído con fluidez, en parte porque las referencias teóricas son explicadas con claridad y no empantanan la lectura de los no iniciados). Más de un punto puede cuestionarse o debatirse, y quizás haya espacio posteriormente para hacerlo. Sin embargo, el libro en castellano es una importante contribución al estudio del mundo andino contemporáneo, y debiera ser leído ampliamente.

En el “Prefacio” a esta traducción, la autora es la primera en reconocer que el libro, redactado en la segunda mitad de la década de 1990, fue escrito pensando en lectores norteamericanos, a los que había que explicar con más detalle ciertas particularidades del mundo andino y latinoamericano en general. Esas explicaciones pueden resultar muy útiles para los nuevos lectores del libro en castellano, pues hacen explícitas formas de comportamiento cultural y social de las que muchas veces no somos conscientes, lo que garantiza que las perpetuemos sin cuestionarlas. Por otro lado, esas peculiaridades andinas que la autora señala suele compararlas con situaciones análogas de otros contextos tomados de lugares ubicados alrededor del mundo (de otras partes de Latinoamérica, de los Estados Unidos, Europa, África y más). El compararlas ayuda a explicarlas, al mismo tiempo que las pone en interesantes y provocadoras perspectivas.

Además, las constantes comparaciones con casos y situaciones del medio socio-cultural de sus lectores norteamericanos de finales del siglo XX no resultan necesariamente desfasados y anacrónicos el día de hoy. Especialmente para los lectores de la traducción castellana que comentamos. El famoso “modo de vida americano” de los Estados Unidos es el modelo de “desarrollo” que ha sido importado e implantado en Latinoamérica a lo largo del siglo pasado, y con particular intensidad en el último cuarto de siglo o poco más, tras el colapso del sistema soviético en 1990 y la imposición triunfalista del capitalismo bajo la etiqueta de “globalización” (en el mundo de habla inglesa) o “mundialización” (en la francofonía). Esta modernidad importada es la que tratan de replicar febrilmente nuestras clases medias (o “sectores B y C” de la agencias de mercadeo) en las ciudades cada vez más pobladas de los países andinos. La compulsión consumista que la autora menciona entre sus estudiantes universitarios de California e Illinois es cada vez más visible en el Perú, donde la “ideología del emprendedurismo” ha calado bastante hondo en los últimos 25 años. Reflexionar sobre nosotros, viéndonos en el espejo que la autora nos muestra, es otra razón más para leer este importante libro.

* * *

Mary Weismantel, Cholas y Pishtacos: Relatos de raza y sexo en los Andes (Popayán, Colombia; Lima: Universidad del Cauca, Instituto de Estudios Peruanos, diciembre 2016-enero 2017). 377 páginas.

= = =
 

Comentarios (1)

Aporte que amplia la mirada

Aporte que amplia la mirada andina y sus actores desde la perspectiva de la mujer y como se relaciona a otro LOS PISHTACOS, y es notorio la pervivencia en el mundo andino los comportamientos que recrudecen la vida andina y que el PISHTACO es un personaje que responde a intereses externo y que cuenta con la venia de las esferas de poder.
Al margen , interesante leer.
VICTOR NIETO BONILLA, HISTORIADOR PERUANO

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Sin duda un buen recuento de los principales hitos administrativos que son conocidos documentalmente. Pero todo ello esta construido sobre una realidad física, territorial y ambiental que es más permanente y ciertamente anterior a los documentos. Es una cuenca bien definida con varias zonas ecológicas, sobre la que han forjado varias culturas, naciones y entidades políticas, algunas de las cuales, se sabe, se derramaron por encima de los límites de la cuenca como fueron los Tiwanacu, o ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto