Noticias SER
Logo SER

La Cajamarca que se fue

Enviado el 30/01/2013

Jorge Pereyra

Antes de que llegara la minería, Cajamarca era una grácil y bella señorita recostada sobre el verde ropaje de un paisaje único, en el que el campo y la ciudad mantenían un equilibrio casi perfecto. Hoy en día, es una gorda prostituta envilecida por el dinero yanacochino.

Pero es mi ciudad y la amo. Aquí nací y aquí se enterrarán mis restos y mis recuerdos más queridos. Esta ciudad era mía y ahora me es ajena, extraña y he dejado de entenderla.

Para que Cajamarca vuelva a ser lo que pudo ser, tendrá que morirse como ciudad y renacer de nuevo como el ave Fénix. Es preciso, asimismo, que abandone el quimérico sueño del “progreso” que supuestamente le ha traído la minería contaminante e irresponsable.

Qué verde y extenso era mi valle. Pero, ahora, el dinero de los ejecutivos e “ingenierazos” mineros foráneos ha devorado en gran parte al antaño amplísimo valle. Sus casas, cual lujosísimos bunkers, pululan por toda la verde planicie cajamarquina como estrafalarios hongos de concreto y cristal que miran con desprecio a las indolentes vacas filosofales que pastan cerca.

Los campesinos de las partes altas, que fueron obligados a vender sus tierras a 100 soles la hectárea, también se han establecido en la campiña mutilándola y construyendo casas de ladrillo mucho más modestas con su respectiva mototaxi al lado.

La población de Cajamarca, que se cuadriplicó desde los primeros años de la década del 90,  es quizás la aglomeración más caótica y desorganizada que existe en el país. Atraídos por el cuento del “paraíso yanacochino” y del empleo masivo, miles de gambusinos, trabajadores foráneos, delincuentes, prostitutas y pobladores rurales se establecieron de manera acelerada en la periferia de la ciudad para ruralizarla y propiciar el colapso de los servicios de agua y desagüe, luz, recojo de basura, seguridad ciudadana, etc.

Estos nuevos habitantes no creen en reglas porque las autoridades no han podido o no han sabido imponerse sobre aquellos que no creen en las reglas. Cada uno hace lo que quiere y como lo quiere. Es una enorme partitura desafinada y cacofónica para cantarle a la viveza criolla, la ley de la selva y al pisoteo de las normas.

El tránsito caótico, informal e infernal es también otra de las 7 plagas de Cajamarca. Por las calles de la ciudad circulan más vehículos que peatones. Es imposible transitar, como antaño,  por las veredas ocupadas ahora por ambulantes y montículos de materiales de construcción. Y tenemos la absurda distinción de pagar tarifas de taxis y mototaxis que son las más caras del país, como si viviéramos en un sultanato petrolero.

No existen construcciones, por parte del gobierno, de viviendas multifamiliares para los sectores populares porque el valor de los terrenos es astronómico y prohibitivo. Por ello, el alquiler de casas y departamentos es el más estratosférico y caro del Perú. Y la razón de ello, además, es porque Yanacocha utilizó a la ciudad de Cajamarca como un enorme hotel para no construir su campamento y ahorrarse de este modo esta inversión.

El ladrillo sin revestir, burdo y tosco, exhibe su insolente omnipresencia por toda la ciudad. En tanto que el señorial y centenario adobe de las antiguas casas solariegas se bate en silenciosa retirada. Cajamarca es pues, en la actualidad, un difuso proyecto de ciudad, una urbe a medio construir, y una chimbotizada imagen de la huachafería y el mal gusto.

Hemos permitido que conviertan a nuestra señorita Cajamarca en una vieja desdentada y fea. En un grosero monumento a los edificios sin alma, a las hacinadas calles de Calcuta, a las más de cien casas de putería denominadas eufemísticamente “centros nocturnos”, a los “voladizos” para robar espacio público, a las azoteas desde donde nos agreden las canaletas con sus chorros de agua como si fueran cañones de acorazados, a las tapas del desagüe que se las roban para fundirlas, etc.

El que dice la verdad no miente ni ofende. Y yo tengo suficiente testosterona para gritar a voz en cuello que no me gusta ni acepto lo que han hecho con mi ciudad.

¡Señores de Yanacocha, devuélvanme mi ciudad!

Son 20 años de cambios bruscos, rápidos y desafortunados. Y, por ello, tenemos ahora una ciudad ingobernable, urbanísticamente trastornada, con servicios colapsados y una inseguridad ciudadana que asusta.

Esta es la Cajamarca que tenemos. Ya no existe la imagen romántica del cajamarquino de antaño. Somos extranjeros en nuestra propia tierra. Yo vine del extranjero para vivir y ser profeta en mi tierra, pero he notado que algunos han convertido a Cajamarca en amorosa madre de los foráneos y madrastra de sus propios hijos.

Cajamarca solía ser una verde belleza horizontal que empalagaba nuestra visión, con su cielo azul cobalto y sus blanquísimas nubes que engordaban el aire y pasaban lentas como si fueran un disciplinado rebaño de ovejas.

En esta idílica contemplación destacaba el sosegado tañido de sus campanas, la paz de sus calles, la perfección de sus cultivos, el dulce olor del capulí, la acaramelada resina del eucalipto, la tierra húmeda y olfativa, el bucólico mugido de las vacas, la luz intensa y juguetona del sol, el alegre color de las retamas y, sobretodo, la nirvánica quietud que nos infundía el manso paisaje.

Algún día, ella volverá a ser el verde telar en el que dormía, envuelta en sus glaucos tocuyos, la más hermosa doncella del harén de un celoso curaca caxamalca.

Comentarios (1)

Lo que ha pasado en Cajamarca

Lo que ha pasado en Cajamarca en los últimos 20 años también ha sucedido en Ayacucho, en Abancay, en Huánuco: un crecimiento rápido y desmesurado, semejante al que ocurrió en Lima entre los 60 y los 90. Nadie estaba preparado para este crecimiento casi compulsivo generado por los desplazamientos internos de la guerra sucia, primero, y, luego, por la aparición de la gran minería. Ni los políticos, ni los planificadores, ni menos la población nativa y la población migrante. Todos debemos hacer esfuerzos para integrarnos y construir nuestras ciudades. NO se trata de echar la culpa a los afuerinos, ni tampoco de atacar a los nativos. Todos los ciudadanos y nuestras organizaciones debemos ser responsables y no sólo las autoridades.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Artículos Anteriores
Comentario Destacado
Muy claro Jefrey, lo lamentable es que amplios sectores de la sociedad ayacuchana no muestra organizacion alguna, cosa que si hacen los que se benefician de la corrupcion. Entonces "a robar que el mundo se va a acabar" parece ser el modelo de la conducta social actual y futura Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)