Noticias SER
Logo SER

Justicia doble cara

Enviado el 30/11/2016

La “justicia” nos va a pasar otra vez una gran factura. La tan nombrada reforma de ese sistema está mostrando su cara real: la que es doble. Los discursos que está mostrando, uno el de las fotos y el otro en los hechos, están a punto de ponerle fin a la promesa del Ejecutivo, incluyendo lamentablemente los esfuerzos de la ministra Pérez Tello, de reformar en serio nuestra cuestionada justicia.

¿Por qué? Nombremos solo dos cosas, la impunidad y el desgobierno judicial. El Consejo Nacional de la Magistratura está lejos de las medidas de cambio real que necesita. Y ahora la reforma sobre el CNM en el llamado “Acuerdo Nacional por la Justicia” es básicamente lo que los integrantes del Consejo están proponiendo: cambio normativo, sin investigar los graves hechos que han sumido a la institución en la mayor crisis de legitimidad de su historia. Lo cual es lógico, porque eso es someterlos a una rendición de cuentas que les costará el cargo, al menos a 4 de 7 de ellos. Lo que está en juego es tan delicado, que llama la atención que se esté dejando pasar, tanto por el Ejecutivo que prometió hacer algo efectivo, como por el Congreso, que con su mayoría fujimorista y sus aliados  apristas  ya había impedido la fiscalización a los consejeros el año pasado.

El desgobierno judicial ha mostrado su lado perverso -no principista- que echa por la borda los esfuerzos particulares de los magistrados y magistradas que quieren una institucionalidad diferente. Ha funcionado ante nuestros ojos, como jugada de ajedrez, una “elección” del representante del Poder Judicial para el Jurado Nacional de Elecciones, que le da paso al interinato como cabeza de este poder del Estado a quien representa aquello contra lo que el propio Poder Judicial luchó: la influencia de la dictadura fujimontesinista.

Ticona, sin acabar el mandato de 2 años como presidente de PJ para el que fue elegido, se va al JNE, con el voto de sus pares. Una “elección” (así, entre comillas, porque no fue transparente ni hubo real escrutinio público), que no está en la ley, que viola la norma de carácter público que estipula los 2 años en el cargo, en contra de una resolución administrativa firmada por el propio Ticona que prohibió a los presidentes de Cortes Superiores un año atrás postular a otros cargos porque dejarían en nada la responsabilidad para la que fueron elegidos. Y se fue, diciendo que lo hacía por su vocación de servicio, en medio de una avisada huelga judicial indefinida. ¿Vocación de servicio, para quién? El descubrimiento de una entrega, previa al día de la elección, de carros de lujo a todos los Supremos para el ejercicio de sus funciones condecoró el escándalo; que a pesar de lo grave que es, no era lo peor.

Lo peor, fue tener como consecuencia , al juez supremo De Valdivia Cano como cabeza interina del Poder Judicial. El juez de los tratos con Montesinos cuando formaba parte del JNE en la época de la dictadura. Y que acaba de asegurarse en vía judicial una indemnización por eso: ¡Indignante!.

¿Y así se busca, con estas autoridades, en el Acuerdo Nacional por la Justicia, impulsar una reforma? El doble discurso existe, escandalosamente, se quiera o no. Y ya todos nos dimos cuenta.

Esto nos va a pasar factura otra vez, y una muy grande. No solo por los casos judiciales de diversa índole que necesitan de un gobierno judicial que los priorice y los arranques de la impunidad con la herramienta del debido proceso; sino por los casos que vendrán. Brasil se viene aún con fuerza con el caso Lavajato y se avizora, en pocos meses, el conocimiento de los funcionarios peruanos de todo calibre de los tres últimos gobiernos que cayeron en las conocidas “propinas”. ¿Estamos, con todo esto, preparados para ello? ¿La justicia peruana responderá como la federal de Brasil? ¿Tendremos una “Forza Tarefa” para esos mega casos?

Los personajes de estas elecciones son solo una muestra de los razonamientos que priman dentro y fuera del Poder Judicial. Esas sinergias están quedando develadas… sí como el doble discurso de una reforma que hace rato hace agua. A pesar de eso, tanto el Ejecutivo como algunos grupos anti impunidad del Congreso podrían comenzar a cambiar esa historia que recuerda a lo que fue en los noventa la fórmula fujimorista: cambiar las cosas de tal forma que no cambie nada.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Pepe Tus reflexiones me parecen que siempre serán oportunas para reivindicar y resaltar personajes cuyo ejemplo merece ser considerado en un país con tantas carencias de ciudadanía, de principios y de valores a emular. Con todas las diferencias que pueden haber existido Javier Díez Canseco es uno de esos ejemplos. Solo lamento que se enfatice estos justos mensajes para responder a una persona cuyos comentarios infelices en muchos temas, y su intolerancia y su homofobia dejan mucho que ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces