Noticias SER
Logo SER

Saqueos fantasmas de una Lima insegura

Enviado el 31/10/2012

Yeiddy Chávez - Rosa Pizarro

La puesta en marcha de una medida municipal para prohibir el paso de camiones de carga hacia el ex Mercado Mayorista Nº 1 de Lima, tradicionalmente conocido como “La Parada”, generó acontecimientos violentos donde se registraron choques entre la policía y cientos de  mercenarios con palos, piedras, armas blancas y armas “hechizas”. Estos hechos, que duraron tres días, suscitaron temores inusitados en todo Lima, a pesar que los mismos se dieron en un espacio localizado que ni siquiera alcanza a todo un distrito.

Lo cierto es que la zona de “La Parada” es uno de los espacios más peligrosos de Lima Metropolitana, conocida por ser un lugar donde se convive con la delincuencia, la marginalidad y la informalidad. En este contexto, las imágenes de cientos de delincuentes haciendo frente a la policía montada no eran difíciles de prever, al menos para los que conocemos la zona. Sin embargo, lo inusitado fueron las imágenes en vivo, difundidas por los medios de comunicación y las redes sociales, de una violencia desmedida en contra de policías malheridos, de una Policía Nacional doblegada y arrinconada por centenares de delincuentes contratados por los comerciantes, la imagen de una zona “tomada” y “liberada” por delincuentes y matones, donde impera la ley del hampa.

Esto definitivamente pone en tela de juicio la seguridad y la capacidad de las fuerzas del orden, así como la noción de autoridad. ¿Quién manda en la ciudad?, era una de las preguntas que se repetía en las redes sociales.

Esta sensación de inseguridad además, tuvo como consecuencia no prevista un rumor generalizado de saqueos y robos en distintos distritos de la ciudad. Ninguno de los cuales fue comprobado cabalmente, tanto así que varias autoridades municipales tuvieron que salir a deslindar y desmentir estos acontecimientos, intentando dar tranquilidad a los vecinos. Lo cual indica que los rumores fueron producto de una histeria colectiva y de un pánico generalizado.

Personalmente, observamos a decenas de personas atemorizadas corriendo por la Avenida Venezuela en Breña huyendo de supuestos saqueadores o vándalos imaginarios, enseguida las tiendas comerciales y restaurantes cerraron sus puertas, los vecinos llamaron a la policía, las madres a sus hijos, mirándose todos y a todos con cierta desconfianza y sospecha. Lo paradójico del asunto es que no hubo saqueo ni existieron los saqueadores, parece que nunca existieron físicamente, pero si en la imaginación colectiva, producto del miedo y la inseguridad.

La imagen y sensación de una Lima sitiada y saqueada por todos lados por la población marginal, hace surgir formas de mirar al otro como sospechoso y como posible criminal, y por ende como ser humano al que se debe reprimir, castigar o en su versión extrema matar y desaparecer. En una ciudad como Lima con varios bolsones de pobreza que, en algunos casos se confunde con marginalidad, la sospecha recae sobre todos aquellos que pueden ser estigmatizados como: los pobres, los serranos, los desconocidos, los “raros”, entre otros. En este sentido, no es inusual pensar y sentir en general, que en cada barrio o esquina nos podemos encontrar con estos vándalos imaginarios.

La  idea de una ciudad en manos de “bandidos” y “hordas de delincuentes”, tal como ocurrió en el “gran miedo francés” del siglo XVIII generada por las clases aristocráticas para desestabilizar el nuevo régimen (1) nos trae a colación la siguiente pregunta: ¿Puede ser que, la generalización del pánico sea una estrategia diseñada por parte de los defensores del statu quo limeño? No sería descabellado pensar en una acción orquestada por parte de los opositores de la actual gestión municipal para dar la imagen de una ciudad en zozobra. No olvidemos que hay gremios como el del transporte público y partidos políticos relacionados con la revocatoria y con la corrupción de la gestión anterior que están muy interesados que así sea. Sin embargo, por ahora no indagaremos este tema.

Consideramos que la sensación de miedo y peligro inminente suscitado en los últimos días pertenece a un tema de fondo que es la percepción generalizada que “Lima es una ciudad insegura”. En la última encuesta de victimización realizada en Lima Metropolitana se encuentra que 7 de cada 10 limeños considera que existe inseguridad en las calles, en algunos distritos como El Agustino, Ate, Comas, La Victoria, San Juan de Miraflores y El Rímac esta percepción es compartida por más del 80% de entrevistados. Lo paradójico del asunto es que menos de la mitad de encuestados ha sido víctima directa e indirectamente de algún delito (2). Lo que indica que es más común y frecuente la imagen o la idea compartida de inseguridad en la ciudad que hechos concretos de delincuencia.

La imagen cotidiana que tenemos de Lima es una ciudad enrejada y custodiada por vigilantes privados. Las urbanizaciones se protegen de la “gente del cerro”, las calles se cierran y enrejan en búsqueda de seguridad, los guachimanes custodian cada esquina y cada espacio por menos inseguro que parezca como las universidades o las bibliotecas. Estamos frente a una ciudad peligrosa, ante gente sospechosa, por ende hay que protegerse. No queda otra. En una ciudad considerada peligrosa, “el miedo se convertirá en principio urbanístico. Es decir, hay un miedo construido en la ciudad y también una ciudad construida por el miedo” (3).

Notas:

1)    Lefebvre, Georges. El gran pánico de 1789. Edit. Paidós, Barcelona 1986.
2)    Ciudad Nuestra. Segunda Encuesta Metropolitana de Victimización 2012.
3)     Fernando Carrión Mena. "Percepción de inseguridad ciudadana" Boletín Ciudad Segura 15.Percepción de la inseguridad (2007): 1 http://works.bepress.com/fernando_carrion/243

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género