Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Caída de producción y precio de hoja de coca genera migración de agricultores del VRAEM

Foto Orcopampa Al Día

Yuly Yaranga

El Estado de Emergencia Sanitaria y el aislamiento social obligatorio que viene acatando el país, también ha paralizado las actividades económicas en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), reduciéndose la producción de hoja de coca; esto ha motivado el retorno de gran cantidad de personas –empleados temporalmente en esta zona- a sus lugares de origen en la sierra de Ayacucho, Huancavelica y Apurímac.

Julián Pérez Mallqui, Secretario General de la FEPAVRAE, en entrevista con Noticias SER, informó que alrededor del 95% de la población del VRAEM vive de la producción de la hoja de coca y el estado de emergencia ha hecho que las actividades agrícolas se paralicen, causando “que los hermanos que han venido a trabajar en la cosecha de coca hayan migrado masivamente a sus lugares de origen porque no hay entrada, no hay trabajo”, señaló.

La presidenta  del Comité de Lucha de la Federación de Productores Agropecuarios de los Valles de los ríos Apurímac y Ene (FEPAVRAE), Ruth Villar, dijo que la población de VRAEM está acatando la cuarentena en un su totalidad, salvo algunos comercios que venden productos de primera necesidad. Manifestó que los productores no pueden cosechar sus cultivos de hoja de coca, tampoco comercializar porque el precio se ha reducido hasta 50 soles la arroba. “Nuestros hermanos productores ya no están cosechando la coca, porque está totalmente bajo (los precios). Antes de la cuarentena la arroba estaba sobre los 180 a 200 soles, hoy en día están vendiendo sólo para el chaccheo a 50  soles la arroba, ha bajado casi el 70%. El agricultor cocalero vive  de la producción de la hoja de coca y  quisiéramos que el gobierno se enfoque en ellos”, dijo.

En este contexto difícil, Pérez Mallqui, exhortó a las autoridades atender a la población del VRAEM. También indicó que ya se entregó al gobierno nacional la propuesta para reducir los espacios de cultivos de hoja de coca, proceso que debe estar acompañado de cultivos alternativos. “Ya habíamos iniciado el trabajo de empadronamiento obligatorio, vamos a seguir por ese camino y una vez que pase esto tendremos una reunión de urgencia, para tomar acuerdos y empezar a caminar de la mejor manera para no estar viéndonos en esta situación de desabastecimiento o simplemente no tener la economía   para poder enfrentar al hambre que es el principal problema del VRAEM”, refirió.

Por su parte Ceferino Chacas, Secretario General de los Comités de Productores Agropecuarios del Distrito de Sivia (Huanta, Ayacucho), informó que la mayor parte de los productores cocaleros que han cosechado sus cultivos de hoja de coca no los pueden vender porque están aislados y no hay compradores. Por otro lado, el dirigente cocalero solicitó a las autoridades locales a fin de que puedan apoyar a las personas que no son de la zona que llegaron antes del aislamiento social a trabajar al VRAEM. “Pediría a las autoridades apoyo para las personas que no tienen donde quedarse, no todos se han ido, algunos han quedado, recién habían llegado de sus pueblos y como no hay trabajo no tienen dinero para que puedan movilizarse, lo poco  que están trabajando es para un pago a largo plazo”, dijo.

Cafetaleros y cacaoteros

Carlos Oriundo, periodista del VRAEM, manifestó que el aislamiento social no solo está perjudicando a los productores cocaleros, sino también a los productores de cafetaleros y cacaoteros. “El café y el cacao al igual que la hoja de coca también ha bajado de precio, ahora está cuatro soles el kilo de café y cacao, los agricultores han optado en guardarlos. En el caso de la coca como no hay producción y por el miedo al contagio no hay compradores que acopian para la droga, no hay lo que llaman “vuelos” en los sitios que debería de haber”, expresó.