Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Comunidad de Chiquintirca y TGP llegan a acuerdos sobre proyectos de desarrollo social

La comunidad de Chiquintirca (San Miguel, La Mar) y la empresa Transportadora de Gas del Perú (TGP), retomaron el dialogo tras superar una serie de dificultades que provocaron la interrupción del proceso de negociación hace dos meses. La comunidad denunció que la actitud de TGP no había permitido avanzar en la atención de sus reclamos que consisten en el reintegro y sinceramiento del monto de pago por el derecho de servidumbre de los terrenos que viene ocupando el gasoducto de Camisea y la revisión del contrato con la empresa.

En la reunión del pasado 16 de mayo, los dirigentes de la comunidad campesina de Chiquintirca, a pedido de la TGP,  firmaron la transacción extrajudicial para la implementación del fideicomiso a favor de la comunidad, por un monto de 16.7 millones de soles, que serán destinados exclusivamente a proyectos de desarrollo social.

Por su parte, Manuel Figueroa Riveros, Vicepresidente de la comunidad  de Chiquintirca, precisó que el contrato ya está firmado de manera extrajudicial y después de 70 días, “como dice el contrato, se estarán ejecutando los proyectos de desarrollo”. Figueroa también manifestó que con este acuerdo se resuelve uno de los 16 puntos de la plataforma de demandas que tiene la comunidad y que debe ser atendida por TGP.

“Hemos quedado que la agenda número dos, que es la revisión del contrato de servidumbre quede suspendida y vamos a continuar con las siguientes puntos, como son los proyectos productivos y becas de estudio, ya luego nuevamente estaremos retomando la agenda”, explicó Figueroa.

TGP insiste en que se respete el contrato de servidumbre

En un comunicado emitido por la empresa TGP, refiere que a fin de continuar con el diálogo y como muestra de la buena voluntad, se acordó que ambas partes respeten los acuerdos alcanzados en los proceso de diálogo y mantener una convivencia pacífica.

TGP precisó que el contrato de servidumbre fue suscrito de mutuo acuerdo, cumpliendo el marco legal vigente y ratificado en setiembre de 2008 mediante Escritura Pública, tras una negociación transparente, donde la comunidad de Chiquintirca contó con la asesoría técnica y legal debida, donde participaron representantes del Estado y de la Defensoría del Proyecto Camisea, por lo que exhortó a los dirigentes de Chiquintirca a respetar dicho contrato.