Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Cibercorresponsal de La Mar

Organizaciones de La Mar solicitan intervención de SuSalud en el hospital de apoyo de San Miguel

Tras registrarse constantes abusos a los usuarios y usuarias por parte del personal de salud del Hospital de Apoyo de San Miguel, y debido a la infraestructura inadecuada que posee este nosocomio, las organizaciones de base, encabezadas por la Federación de Mujeres Indígenas de La Mar y el Comité de Transparencia y Vigilancia Ciudadana, están solicitando la intervención de la Superintendencia Nacional de Salud (SuSalud), así como de la Dirección Regional de Salud de Ayacucho (DIRESA)  y el Gobierno Regional de Ayacucho (GRA).

El documento solicitando la presencia de SuSalud fue presentado el pasado miércoles 10 de abril, en él indican que durante el 2018 se ha construido el hospital de contingencia con un monto de 2 millones de soles y que actualmente la infraestructura no brinda las garantías para las atenciones de salud.

Por otro lado, mencionan que la atención medica no es adecuada, porque los médicos especialistas trabajan 36 horas corridas sin descanso (día- noche-día) con el fin de acumular y cumplir sus 150 horas de trabajo en pocos días, para luego ausentarse. Esto genera que el nosocomio se quede sin los especialistas médicos que se requieren para atender a la población usuaria y sólo hay atención con médicos generales quienes no quieren atender situaciones de salud compleja.

Según los documentos presentados a SuSalud y la DIRESA, la mayor dificultad está en el servicio de emergencia, donde el personal no brinda el servicio adecuado y el trato es inhumano. Frente a ello, las organizaciones de base han sugerido a SuSalud que conforme un comité de vigilancia de usuarios o junta de usuarios de salud, con la finalidad de ver la calidad de atención y el buen trato al usuario, por lo que esperan una pronta respuesta a sus demandas, por parte de las instancias competentes.

Hospital
Foto: Interiores del Hospital de apoyo de San Miguel © Nelly Mejía